viernes, 21 de septiembre de 2018

Esta es "el arma milagrosa que ayudará a Pekín a ganar la guerra comercial con Washington"


RT  -   19 septiembre 2018 18:32 GMT

A principios de septiembre empezaron los suministros de crudo bajo contratos de futuros en yuanes que Pekín sacó al mercado en marzo.

Imagen ilustrativa. Pixabay / 756crystal

Este mes de septiembre han empezado los suministros de crudo bajo contratos de futuros en yuanes que Pekín sacó al mercado en marzo y que son el "arma milagrosa" de China en la guerra comercial con EE.UU., sostiene un artículo analítico de la agencia Prime.

El pasado 7 de septiembre, un total de 600.000 barriles de petróleo de marcas de Oriente Medio fueron entregados a los propietarios de los contratos de futuros para septiembre, en la primera ejecución física de futuros denominados en la moneda china.

"Sin mirar a Washington"

El comienzo de los suministros físicos de este petróleo "es un gran avance para Pekín", ya que los contratos de futuros se comercializan en la Bolsa Internacional del Comercio Energético de Shanghái (Shanghai International Energy Exchange, SIEE) exclusivamente en yuanes, recuerda el artículo, para explicar que el uso de esta divisa en las transacciones internacionales en el mercado petrolero "es de particular importancia durante la guerra comercial que se está desatando entre EE.UU. y China".

Por un lado, las refinerías de petróleo y las compañías petroquímicas en China, tanto públicas como privadas, pueden utilizar los futuros para suministrar a sus refinerías las materias primas necesarias y evitar riesgos.

Por otro lado, la SIEE se ha convertido en una plataforma internacional donde los participantes chinos y extranjeros en el mercado de la energía pueden realizar transacciones con un instrumento de intercambio líquido "sin tener en cuenta a Washington y al dólar estadounidense", subraya el artículo.  

Además, los expertos creen que los contratos de futuros de crudo de Shanghái reflejan factores fundamentales (demanda y oferta en la región de Asia y el Pacífico) y son capaces de satisfacer las necesidades de la economía real.

La tercera plataforma

Aunque esta venta de futuros empezó solo hace cinco meses, su liquidez está creciendo a un ritmo acelerado, destaca la agencia.

  • Para el 31 de agosto, el volumen de negociación en la bolsa de Shanghái superó los 11 millones de contratos (1 contrato son 1.000 barriles), alcanzando los 5,39 billones de yuanes.

  • De esta manera, la cifra promedio fue de 14.800 contratos por día, superando en este aspecto a la bolsa de Dubái (DME), lo que convierte a la SIEE en la tercera plataforma de comercialización de petróleo más grande del mundo, solo detrás de la estadounidense NYMEX y la británica ICE.

"Hoy es el petróleo, mañana serán otros bienes"

Organizaciones internacionales influyentes como la AIE y la OPEP reconocen la importancia del crudo de Shanghái para el mercado mundial del petróleo, si bien apuntan que aún es demasiado pronto para hablar de él como un referente mundial comparable al Brent o al WTI. Sin embargo, esta valoración subestima "el impacto de la economía china en el mercado mundial del petróleo y las ambiciones de Pekín", sostiene Prime.

"Hoy, China compra petróleo con la moneda que ellos mismos emiten. Mañana, con el yuan se venderán gas, productos derivados del petróleo, metales y otros bienes", pronostica Prime, para subrayar que antes solo EE.UU. "podía permitirse esto".

El uso de la divisa china en el mercado del petróleo puede "socavar la posición del dólar estadounidense como principal moneda de reserva mundial", asevera la agencia, para concluir que el "petroyuán" se convertirá en "un arma milagrosa que ayudará a Pekín a ganar la guerra comercial con Washington".

miércoles, 19 de septiembre de 2018

DISCULPAS A LOS AMIGOS DE MONCADA LECTORES



Debido a consecuencias de afectaciones imprevistas de salud enfrentadas por miembros de la familia, he debido reducir y casi suspender los envíos de informaciones y trabajos de lectura acostumbrados desde hace 4 días; aunque aún se mantienen las condiciones, estas se encuentran en fase de recuperación progresiva; por lo que de igual manera se empezarán a compartir algunos materiales valiosos retrasados y las del día de manera paulatina.

Deberemos adaptarnos a limitaciones con el tiempo y movilización, por lo que a la vez de anunciarlo, pido disculpas por no haber anticipado que esto ocurriría antes.

Con saludos fraternales, abrazos a todos

JMZ

viernes, 14 de septiembre de 2018

El huracán Florence se cobra sus primeras víctimas en EE.UU.


RT  -   14 septiembre 2018 20:01 GMT

Hasta el momento, las autoridades han informado de la muerte de cuatro personas en Carolina del Norte.

Árboles dañados después del paso del huracán Florence por Wilmington, Carolina del Norte. 14 de septiembre de 2018. Jonathan Drake / Reuters

El Huracán Florence llegó a Carolina del Norte y ya se reportaron cuatro muertes relacionadas con este fenómeno climático. Según informó la NBC, en el condado de Pender, una mujer con una afección médica pidió asistencia, pero los médicos no pudieron llegar a tiempo debido a los grandes árboles que bloqueaban la ruta y murió.

A su vez en Wilmington, otra mujer y su hijo fallecieron cuando cayó un árbol en su casa. Por su parte, el padre y marido de ambos fue trasladado con lesiones al New Hanover Regional Medical Center.

La cuarta víctima falleció al enchufar un generador de electricidad en el condado de Lenoir. A esto se sumó que hay 600.000 hogares sin electricidad y miles de personas debieron ser evacuadas.

Si bien Florence h disminuido su velocidad bajando a categoría 1, se mantiene en gran parte en el mar y ha acrecentado su tamaño lo que hace que siga alimentando la tormenta y provoque un oleaje muy peligroso. "El huracán Florence es poderoso, lento e implacable", dijo al respecto el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper.

Frente a esta situación y las probables inundaciones que sobrevendrán, 9.700 efectivos de la Guardia Nacional y civiles fueron desplegados para asistencia humanitaria. Cuentan con vehículos de alta mar, helicópteros y botes. También fueron cancelados –hasta el domingo– más de 2.100 vuelos.

Florence tocó tierra en Carolina del Norte este viernes a las 11:15 GMT, con vientos máximos de 150 kilómetros por hora. Se prevé que provoque una intensificación de las lluvias, desbordamiento de ríos y un encrespamiento del oleaje costero en Carolina del Norte, del Sur y Virginia, que junto a Georgia y Maryland ya han declarado el estado de emergencia.

LO NUNCA VISTO


Jorge Gómez Barata

Estados Unidos, un territorio incorporado a las corrientes civilizatorias más avanzadas como parte del Nuevo Mundo, una colonia cuya primera ciudad, San Agustín fue fundada por el gobernador de La Habana, realizó la primera revolución anticolonial, adoptó la primera Constitución, y fundó la primera democracia, no obstante, practicó la esclavitud hasta 1865. Al sublevarse contra la dominación británica, las 13 Colonias de Norteamérica se unieron para formar un solo estado.

La Guerra Civil (1861-1865) librada por diferencias internas, básicamente económicas, dividió al país, ocasionó cerca de un millón de muertos, y la pérdida de enormes riquezas. Entre sus resultados figura la adopción de las enmiendas Decimotercera (1865) que abolió la esclavitud, Decimocuarta (1866) que estableció el trato igualitario para todos los estadounidenses y permitió a ex esclavos acceder a la ciudadanía, y la Decimoquinta que les otorgó el derecho al sufragio (1869).

El debate en torno a la esclavitud, la Guerra Civil, y la lucha por las enmiendas le costó la vida a Abrahán Lincoln, el primero de los cuatro presidentes estadounidenses asesinados por razones políticas, el segundo fue James Garfield, ultimado en 1881 por Charle Guiteau, hecho que al parecer no tuvo origen político. Le siguió William McKinley, quien, en septiembre de 1901, fue baleado por el anarquista de origen polaco León Czolgosz. El cuarto fue John F. Kennedy, asesinado en 1963 en Dallas por Lee Harvey Oswaldo, quien según la versión oficial actuó en solitario. 

Entre los años cincuenta y sesenta, los Estados Unidos fueron traumados y divididos, entre otros hechos de relevancia nacional, por el movimiento a favor de los derechos civiles, la Guerra en Vietnam, y el escándalo Watergate, que conllevó a la renuncia del presidente Richard Nixon.

Lo que nunca había ocurrido en los Estados Unidos, donde la oposición es legal e incluso se practica abiertamente el cabildeo político, es que desde dentro del gobierno, se conspire contra el presidente, y menos aún se aluda a la existencia de un “movimiento de resistencia” como acaba de trascender en virtud de un artículo anónimo recientemente publicado por el diario The New York Times.

En torno a ese artículo ha llegado a mencionarse la palabra golpe de estado, expresión que nunca antes había aparecido asociada a los Estados Unidos.

 También es una novedad que The New York Times, el más importante diario de los Estados Unidos y probablemente del mundo, haya abierto sus páginas para publicar un anónimo contra el presidente de los Estados Unidos, lo cual, según Steve Bannon, ex estratega del mandatario, constituye “un ataque directo a las instituciones…”

Según algunos juristas, en este caso, para The new York Times puede tratarse no solo de proteger una fuente de información periodista, lo cual forma parte de las mejores tradiciones estadounidenses, protegida por la Primera Enmienda, sino de encubrir información respecto a una conspiración contra el presidente, lo que puede originar la intervención del Departamento de Justicia, el FBI, y el Servicio Secreto.

En Estados Unidos donde la traición esta descrita en la Constitución y “… Solamente consistirá en tomar las armas contra ellos o en unirse a sus enemigos, dándoles ayuda y facilidades…”, el autor del artículo de marras no tiene de qué preocuparse de ser enjuiciado por esa felonía extrema.

No obstante, se trata de una situación inédita y extremadamente peligrosa, no solo para Estados Unidos sino para todo el mundo, que sería profundamente impactado por una crisis política e institucional en ese país. Allá nos vemos.

La Habana, 12 de septiembre de 2018

……………………………………………………………………………..
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto!

EU.-ELECCIONES EN USA


Por Dr. Néstor García Iturbe

En los primeros días del mes de noviembre se efectuarán en Estados  Unidos las elecciones conocidas como de “medio término” donde  sacarán a votación  todos los cargos  de representante, un tercio de los puestos en el Senado, un número de Gobernadores y una buena cantidad de cargos a nivel de Estado.

Esta elección resulta de gran importancia pues  existen toda una serie de circunstancias que la rodean  que pudieran determinar relevantes eventos dentro de Estados Unidos, entre otros, el “impeachment” del propio presidente Donald Trump, poner en juego sus aspiraciones de contar con un Congreso que lo respalde en sus propósitos y además también pone en juego sus aspiraciones de reelección en el 2020.

Esto lo conocen Trump y sus enemigos, por lo tanto no debe sorprendernos que en estos meses la propaganda anti-Trump se incremente y que comiencen a salir a la luz pública las cosas más horribles que puede haber hecho el actual presidente, que en realidad no se diferencian en mucho a las que hicieron otros que también estuvieron en la Casa Blanca.

La táctica de los enemigos de Trump es no darle tregua, que todos los días tenga que ocuparse de una denuncia, sea esta cierta o no, pues sus contendientes saben que si Trump puede dedicar un tiempo a la campaña electoral, todo estará perdido para ellos.

¿Qué es lo que se está jugando?

¿Será que Trump quiere implantar el socialismo en Estados Unidos?

Nada más alejado de la realidad. Tanto Trump como sus enemigos quieren mantener el dominio del mundo en manos de Estados Unidos.

Los pobres del mundo no ganan nada con esta competencia, es de tontos ponerse al lado de unos o de otros. Gane quien gane, nosotros no ganamos.

La diferencia  está en que los GLOBALISTAS han estado creando condiciones durante decenas de  años para dominar al mundo mediante sus inversiones, convenios e influencia en otros países, cuyas economías y dirigentes actuarán siempre de acuerdo con Estados Unidos.  Es por eso que en los últimos veinte años las inversiones de Estados Unidos en el exterior totalizan 53 trillones de dólares. Junto con el dinero va la tecnología y un mercado apreciable, el estadounidense, donde se limitara la fabricación de mercancías que ahora se realizan en otros países, a un costo más barato.

Frente a los GLOBALISTAS están los que como Trump quieren ver a “ Estados Unidos grande otra vez” con una industria potente, que controle el mercado internacional, que les permita fijar los precios de mercancías y materias primas.

Los INDUSTRIALISTAS pretenden dominar el mundo de esa forma.  No quieren socios, como los GLOGALISTAS, sino quieren subordinados. Están en contra de todo acuerdo o tratado internacional donde cada país tenga un voto o ellos tengan que someterse a lo que decida la mayoría, su idea es hacer convenios individuales donde siempre Estados Unidos reciba un trato preferencial.

Las sanciones comerciales contra China y otros países van dirigidas a crearles dificultades en las exportaciones que después se reflejen en disminución  de la producción, el incremento del desempleo y la disminución de las utilidades, lo cual afecta directamente a las empresas estadounidenses que realizaron  sus inversiones en los “países hambreados” aprovechando la mano de obra barata y otras condiciones favorables para sus inversiones, que ahora la política Trump de “Hacer America Grande otra vez” pone en peligro los planes futuros de los inversionistas-

Es una batalla entre dos fracciones del “stablisment” sobre como dominar el mundo.

En otras circunstancias las elecciones de “medio término” tendrían una importancia  relativa, pero en medio de esta sangrienta batalla por el poder adquieren mayor relevancia.

Además de la prensa, resaltando los errores de Trump, su entrega a los rusos y las inmoralidades que ha cometido, comenzaremos a ver encuestas donde el triunfo está asegurado para los oponentes de Trump, algo similar a lo que leíamos cuando Hillary era la que querían saliera  presidente.

Ya se están publicando libros y películas, financiadas por los GLOBALISTAS, sobre los desaciertos de Trump, su estilo de dirección poco democrático y algún que otro funcionario que utiliza el anonimato para denunciar sus desafueros, algo que por el método utilizado huele a CIA.

En estas elecciones Trump no solamente tiene que asegurar ganarle a los demócratas, sino también sustituir  a los republicanos que no coinciden con sus ideas y representan un freno a todo lo que él presenta en el Congreso.

Un problema a tomar en consideración en estas elecciones es la abstención. que siempre se pone de manifiesto en los sufragios estadounidenses, más en la elecciones de medio término que en las presidenciales.

En las últimas elecciones, las del 2016 tenían derecho al voto 324,3 millones de personas, se inscribieron para votar 231,6 millones e hicieron su voto efectivo 137,1 millones. Una abstención del 41 por ciento de los inscritos y del 55 por ciento de las personas con  derecho al voto.

Algunos politólogos plantean que los demócratas son más propensos a la abstención que los republicanos, pues estos últimos son más militantes. Este problema de la abstención se pone también de manifiesto en las primarias de cada partido.

Otro aspecto a tomar en consideración, pues influye en el resultado de las elecciones, es el por ciento de desempleo, tanto nacional como por estado. En agosto del 2018 este indicador registró el 3,9 por ciento a nivel nacional, una disminución significativa al 8.1 obtenido en  los últimos meses de Obama. 

Este indicador,  tiene gran  importancia a nivel de estado, por ser estas elecciones para seleccionar representantes de los estados. Un estado cuyo desempleo sea bajo, casi asegura que votará por el candidato del partido que está en el poder.

La composición étnica de los votantes y el porciento de desempleo de los mismos  también es un indicador a observar. El desempleo entre los negros ha disminuido en casi el 50 por ciento y entre los latinos en un 35.

Otro indicador importante es el salario medio, que ha tenido un aumento del 0.02 por ciento, mientras que los productos de la canasta básica han aumentado su costo en el 0.01 por ciento.

Los indicadores aquí mencionados se publican mensualmente, mientras que otros, también relacionados con la situación económica de la población se publican trimestral o semestral, pero para tener una idea de quién puede ganar una elección deben tenerse en cuenta.

Influyen también  en el resultado de las elecciones problemas nacionales que se reflejan en las comunidades locales, pues los votantes consideran pueden resolver votando por uno u otro candidato. El problema de la inmigración, la posición de Estados Unidos en el conflicto entre Israel y Palestina y otros que constituyen una amplia gama de problema.

Siempre habrá una sorpresa de última hora que tratará de influir en las elecciones, los demócratas tienen preparada la investigación de Muller sobre las vinculaciones de Trump con los rusos. Considero que Trump también debe tener algo preparado, pero en estos momentos no tengo idea de lo que pudiera ser.

Estos indicadores son los que reflejan lo que está sufriendo el votante, un libro, un artículo, un escándalo tiene vida limitada, en un círculo determinado,  en caso de que el votante tenga acceso al mismo, o le de credibilidad. En estos momentos la utilización de las redes sociales se consideran mucho más efectivas para transmitir un mensaje  y tratar de influir en las elecciones que cualquier medio de prensa.

¿Quién ganará las elecciones de noviembre?

Analice los datos de Septiembre, porque los de Octubre le llegarán muy tarde y casi seguro que usted mismo podrá responder.

La Habana, 12 de septiembre 2018

GRUPO EL HERALDO  sarahnes@cubarte.cult.cu

Trump dice que los huracanes de Puerto Rico mataron a unas 20 personas y no 3.000 como señalan los informes oficiales


El presidente de EE UU asegura que la cifra de un estudio universitario es falsa y habría sido inventada para dañar su imagen

EL PERIÓDICO  -  Ricardo Mir de Francia
Washington - Jueves, 13/09/2018

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.  / KEVIN LAMARQUE (REUTERS)

A Donald Trump le bastaron solo unas horas en la presidencia para demostrar que es capaz de falsear la realidad sin ningún rubor para convertir cualquier fracaso aparente en una victoria épica. Sucedió durante la ceremonia de su investidura. Aquel evento registró una asistencia de público más que modesta, pero el nuevo presidente se pasó meses diciendo que había sido la investidura más concurrida de la historia. Esa tendencia a mentir o a exagerar la realidad ha sido una de las constantes de su mandato, ya sea para tergiversar asuntos triviales o episodios con enorme carga emocional, como es ahora el caso. Trump ha negado que 3.000 personas murieran en Puerto Rico como consecuencia de la respuesta deficiente de su Administración al huracán María, una cifra que se habrían inventado los demócratas para dañar su imagen.

“No murieron 3.000 personas en los dos huracanes que golpearon Puerto Rico. Cuando yo abandoné la isla, después de la tormenta, había entre seis y 18 muertos. Los números casi no subieron con el paso del tiempo”, ha escrito Trump en Twitter. “La cifra de 3.000 la crearon los demócratas para hacerme quedar tan mal como fuera posible mientras yo recaudaba con éxito miles de millones para ayudar a reconstruir Puerto Rico”, ha añadido el republicano. Sus palabras han desatado una tormenta de indignación en la isla, donde las últimas familias tardaron 11 meses en recuperar el suministro eléctrico. “Señor presidente fueron personas de carne y hueso las que murieron por su respuesta. Su falta de respeto es horrorosa”, le ha dicho la alcaldesa de San Juan, Carmen Cruz.

Lo más sorprendente es que la cifra de 2.975 muertos, registrada en los seis meses posteriores al impacto del María, sale de un estudio encargado por el Gobierno federal a la Universidad George Washington y es la que aparece en los informes oficiales de la tragedia. A modo de comparación, durante el Katrina que anegó Nueva Orleans en 2015 murieron un máximo de 1.800 personas. En Puerto Rico, sin embargo, no ha sorprendido a nadie. Tras la tormenta, buena parte de las infraestructuras de la isla quedaron devastadas. Millones de personas quedaron sin agua, luz y combustible durante meses, lo que provocó graves repercusiones también en los hospitales.

Lejos de volcarse con el que es uno de los territorios más pobres de EE UU, una isla con graves problemas de liquidez y sometida a unas políticas de austeridad aterradoras, la respuesta federal fue lenta y desdeñosa. Las ayudas quedaron estancadas en los puertos, se contrató a compañías sin experiencia para reparar el tendido eléctrico y llegaron muchos menos equipos de emergencia de los que la situación requería, según han reconocido los informes oficiales.

Trump nunca aceptó la debacle y ha seguido presumiendo de aquella gestión. “Hicimos un gran trabajo en Puerto Rico, por más que no haya sido apreciado”, volvió a decir esta semana, justo cuando los huracanes vuelven a amenazar a EE UU, en este caso a su costa este. El Florence se acerca peligrosamente a las Carolinas, donde 1.5 millones de personas ya han sido evacuadas.