miércoles, 13 de noviembre de 2019

EL RESCATE DE EVO MORALES


Jorge Gómez Barata

Tras conocer que bajo presión militar y para evitar derramamientos de sangre, Evo Morales renunció a su cargo de presidente de Bolivia, el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, le ofreció asilo político y, al recibir su aceptación, organizó una virtual “operación de extracción” contra reloj, para salvar la vida del mandatario depuesto. Una complejidad añadida se deriva de la mediterraneidad tanto de Bolivia como de Paraguay.

Inmediatamente, las secretarías de Relaciones Exteriores y Defensa, así como la Fuerza Aérea de México, organizaron un operativo de rescate. Simultáneamente, se adelantaron gestiones con las cancillerías de Bolivia y Perú para obtener tanto los permisos de vuelos, como que el salvoconducto para que el expresidente pudiera salir de su refugio y abordar el avión enviado por México. En tales diligencias participó el presidente electo de Argentina Alberto Fernández, quien contactó con los mandatarios Martín Vizcarra de Perú y Mario Abdo Benítez de Paraguay.

La primera disposición de los encargados de la operación, fue habilitar el avión que había sido utilizado por el expresidente Enrique Peña Nieto y que la nueva administración traspasó a la Fuerza Aérea Mexicana. Se trata de una moderna nave de uso civil, Gulfstream 550, capaz de realizar el vuelo de cerca de 15.000 kilómetros en ida y regreso a Perú, Bolivia y Paraguay en alrededor de 24 horas.

En la capital peruana el aparato partió a Bolivia pero tuvo que retornar a Lima en espera del permiso para ingresar en el espacio aéreo de Bolivia y llegar hasta Chimoré en Cochabamba a unos 1 500 kilómetros de Lima donde el expresidente Morales abordó la nave.

De regreso a Lima, con Evo a bordo, al aparato se le fijó un estrecho corredor para llegar a Lima, ya en la capital peruana, se le comunicó que, por consideraciones políticas, con el expresidente como pasajero, no podría atravesar el territorio peruano. Afortunadamente, Paraguay concedió autorización para viajar hasta Asunción donde fue abastecido de combustible.

Debido a las negativas de Perú y Ecuador, se trazó una ruta de regreso sobre el mar. No obstante, por el hecho de que Paraguay carece de costas. Debido a que el Ecuador de Lenin Moreno negó permiso de sobrevuelo, fue necesario acudir a Brasil cuyo gobierno concedió autorización para, por una ruta con trazado milimétrico, bordeando la frontera con Bolivia, la nave pudiera salir al Océano Pacifico y, volando sobre el mar, poner rumbo a México, lo cual aumentó en varios miles de kilómetros el recorrido y retrasó la llegada.

No obstante, las dificultades mencionadas y otras, el presidente López Obrador y el canciller Ebrard insistieron en que no hay queja alguna respecto a los países que, por sus propias consideraciones, no autorizaron el sobrevuelo de la nave mexicana y tampoco conflicto con Estados Unidos que no intervino ni enjuició la actuación de México que, según el canciller, fue puesta en conocimiento de la Organización de Estados Americanos y las Naciones Unidas.

En este contexto se recordó la tradición mexicana respecto al derecho de asilo y entre otros ilustres exiliados se mencionaron a José Martí, Giuseppe Garibaldi, decenas de españoles durante la Guerra Civil, entre otros Luis Buñuel y León Felipe, además de Víctor Raúl Haya de la Torre y Rigoberta Menchú, así como cientos de chilenos y argentinos. También pudo aludirse a Lev Trotski, perseguido por Stalin y a Carlos Prío, presidente cubano que en 1952 fue derrocado por Fulgencio Batista.

En julio de 1955 Fidel y Raúl Castro llegaron a México, inicialmente no como exiliados y debido a sus actividades conspirativas, en junio de 1956, fueron detenidos por la Policía Federal. La situación fue saldada por la intervención del expresidente Lázaro Cárdenas quien intercedió ante el presidente Adolfo Ruiz Cortines, quien virtualmente les otorgó la condición de refugiados. El 25 de noviembre del propio año, Fidel y Raúl y otros 80 expedicionarios, dejaron México a bordo del yate Granma.

Los exitosos esfuerzos del gobierno mexicano para rescatar a Evo Morales están siendo complementadas por la convocatoria de los mecanismos de la OEA para esclarecer el golpe de estado y tratar la situación creada en Bolivia.

México y su presidente le cumplieron a América Latina. Gracias. Allá nos vemos.

La Habana, 13 de noviembre de 2019


……………………………………………………………………..
El presente artículo fue publicado por el diario ¡Por esto!

López Obrador, sobre la llegada de Evo Morales: "Debe sentirse en México como en su casa"


RT   -   13 nov 2019 13:28 GMT

El mandatario mexicano dijo que su país acogerá a los refugiados políticos que se encuentran en la Embajada de México en La Paz y evaluará la situación en Bolivia antes de fijar una postura sobre el nuevo Gobierno boliviano emanado del golpe de Estado.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Edgard Garrido / Reuters

El presidente de México, Andrés Mánuel López Obrador, dijo este miércoles que su Gobierno cumplió con un "deber político y moral" al otorgar asilo político a Evo Morales, presidente depuesto de Bolivia, quien tuvo que salir de su país tras un golpe de Estado.

"Nosotros cumplimos con un deber político y moral, hicimos lo que consideramos justo y humano. Tampoco tengo nada que ocultar", afirmó. "Y lo considero un buen gobernante, esa es mi opinión, aunque esto no es lo que nos llevó a tomar la decisión que tomamos. Le dimos asilo porque estaba en peligro su vida y teníamos que actuar de manera consecuente". 

El presidente señaló que su administración tiene todavía el compromiso de traer a México a los bolivianos que están en al Embajada de México en La Paz y solicitaron asilo político. Además, celebró la tradición de México para dar refugio a los perseguidos políticos.

También explicó que su administración evaluará los acontecimientos que ocurren en Bolivia antes de fijar una postura, sobre el reconocimiento al nuevo Gobierno emanado de un golpe de Estado.

"Nosotros tenemos que apegarnos a los principios de la política exterior de México, de nuestra tradición diplomática. Es un timbre de orgullo lo que se ha hecho. Ningún país en el mundo tiene un historial tan consecuente y digno en materia de asilo como nuestro país", afirmó el mandatario mexicano en alusión al asilo político concedido a Evo Morales. 

Además, el mandatario mexicano defendió la decisión tomada, luego de que algunos de sus opositores cuestionaran dicha medida, criticando el coste de ofrecer asilo al expresidente boliviano.

"Lo demás es menor y mezquino, quién paga los gastos, que por qué se les da casa y alimentos, y cosas por el estilo que demuestran una actitud muy elemental, muy propia del conservadurismo", dijo..
En este sentido, arremetió contra sus adversarios políticos conservadores. "Ayudan estas cosas a que emerja lo que está oculto, por ejemplo el racismo", manifestó López Obrador. 

"Ahora con esto del asilo a Evo me sentí muy respaldado, porque fue una operación conjunta muy bien llevada a cabo por la Secretaría de la Defensa y la Secretaría de Relaciones Exteriores, porque salieron muy bien las cosas", resaltó el presidente. "No fue fácil actuar a tiempo, porque el avión se envió con anticipación. Porque era cosa de horas. A partir que se da la instrucción se prepara todo (...) a lo mejor no iban a dejarlo llegar si hubiera salido tarde".

También resaltó los logros de Evo Morales, en el terreno económico y social. "Bolivia era de los pueblos más atrasados del continente. Estos que tienen obsesión por el crecimiento económico saben cuánto fue? De 4 % en promedio. Pero no fue crecimiento solamente, fue desarrollo", señaló.

Cuando se le cuestionó a López Obrador si tenía previsto reunirse con Evo Morales, dijo que le gustaría que se diera ese encuentro, aunque, dijo, es respetuoso de las actividades del presidente boliviano depuesto.

"Yo quiero que él tenga tiempo y libertad para sus cosas, soy respetuoso de sus tiempos, de su agenda. Él debe sentirse en México como en su casa. Si me pidieran reunirme con otro personaje a lo mejor no, con Evo, si se pudiese establecer la comunicación, claro que sí", apuntó.

martes, 12 de noviembre de 2019

Cómo la OEA de Luis Almagro llevó al golpe de Estado contra Evo Morales (y el papel humanitario de México)


Javier Buenrostro *

RT   -    12 nov 2019 11:57 GMT


Después de semanas de presión de los grupos opositores en Bolivia y un bien orquestado proceso de desestabilización que incluía a las élites económicas bolivianas, medios de comunicación afines a ellas, falsas demandas laborales de grupos de represión como la Policía y en última instancia la participación determinante del Ejército, el presidente Evo Morales fue obligado a dimitir después que habían secuestrado a familiares de miembros del Movimiento al Socialismo (MAS), quemado su casas o los habían ultrajado de distintas maneras. Con una profunda responsabilidad democrática y con el ánimo de no causar víctimas inocentes (al contrario de Sebastián Piñera en Chile), Evo decidió dar un paso al costado para evitar una guerra civil y un baño de sangre en Bolivia.


Esas circunstancias son especialmente graves porque a pesar de tener una ventaja de poco más de diez puntos en el resultado electoral, Evo había accedido a que se realizarán nuevas elecciones y encontrar una salida democrática al laberinto boliviano. Eso no fue suficiente para la oposición. No. Ya tenían un plan trazado y no se movieron un ápice de él. Los militares que habían estado agazapados salieron para forzar la renuncia del primer presidente indígena de la nación más indígena del hemisferio americano.

Pero los actores bolivianos no son los únicos en la trama. No. Sabemos de las políticas injerencistas que ha tenido Estados Unidos en el continente por décadas, desde el final de la Segunda Guerra Mundial por lo menos. Esta vez no parece ser la excepción como ya lo ha comentado Noam Chomsky, entre varios otros analistas políticos. En esta ocasión ya Trump ha aseverado que la renuncia de Evo Morales debe ser un mensaje para países como Venezuela o Nicaragua. También ha habido otro actor internacional cuyas declaraciones y posiciones que ha tomado en la región se han convertido en preocupantes dado su cercanía con las posiciones de Estados Unidos. Me refiero a la Organización de Estados Americanos (OEA) que encabeza el uruguayo Luis Almagro.

La OEA estuvo convalidando las posturas opositoras para la anulación de las elecciones, debido a irregularidades que se encontraron en una reducida cantidad de las actas en una auditoría que había solicitado el propio Morales. Esta siempre fue una medida diseñada para que la oposición desplegara una narrativa de fraude electoral y sus protestas ganaran tiempo y oxígeno para que la desestabilización creciera.

La OEA, que nació en 1948 para proteger los intereses de los Estados Unidos durante la Guerra Fría, ha tenido una historia de bajas y altas en su historia, aunque son más los valles que las crestas. Uno de los puntos más bajos fue en Punta del Este (Uruguay) en 1962 cuando se decidió la expulsión de Cuba del organismo, siendo México y la propia Cuba las únicas naciones que votaron en contra de dicha resolución. En los últimos años, desde que la dirige Luis Almagro, la OEA ha mostrado ser un organismo con una profunda parcialidad a favor de las derechas latinoamericanas y los intereses regionales de Estados Unidos. Apoyaron abiertamente el golpe de Estado fracasado en Venezuela que, como todos sabemos ahora, se gestó en Washington a donde fue a recibir instrucciones Juan Guaidó en diciembre del año pasado.

En las últimas semanas hemos atestiguado acontecimientos en la región andina que muestran el doble rasero de la OEA. En el caso de Chile, con centenas de miles protestando en las calles contra el gobierno de Piñera –que ejerce una represión brutal contra los manifestantes con decenas de muertos y centenares de detenidos–, la OEA mantuvo un silencio brutal, con tímidas recomendaciones para mantener el orden democrático. En cambio, después del triunfo electoral de Evo por más de diez puntos, la OEA estuvo convalidando las posturas opositoras para la anulación de las elecciones, debido a irregularidades que se encontraron en una reducida cantidad de las actas electorales en una auditoría que había solicitado el propio Morales. Esta siempre fue una medida diseñada para que la oposición desplegara una narrativa de fraude electoral y sus protestas ganaran tiempo y oxígeno para que la desestabilización creciera. Destacar que el discurso pasó rápidamente de irregularidades (OEA) a fraude (oposición) a pesar que instituciones como el Center for Economic and Policy Research (CEPR) con sede en Washington señaló que "ni la OEA ni ningún partido político pudieron demostrar irrgularidades sistemáticas o extendidas en las elecciones del 20 de octubre".

La OEA no tuvo ningún reconocimiento de la acción de Morales de convocar elecciones, a pesar que esta medida era lo que pretendidamente se buscaba en un principio. Mantuvo un silencio sepulcral que le dio tiempo a los opositares de perseguir a los miembros del MAS y a los militares de ponerle el ultimátum al líder aymara.

A pesar de no contar con evidencia de un fraude electoral, Evo accedió por voluntad propia a que se convocaran a nuevas elecciones respondiendo a algunos cuestionamientos legítimos y a muchas protestas orquestadas. La OEA no tuvo ningún reconocimiento de la acción a pesar que esta medida era lo que pretendidamente se buscaba en un principio. No. Mantuvo un silencio sepulcral que le dio tiempo a los opositares de perseguir a los miembros del MAS y a los militares de ponerle el ultimátum al líder aymara. Después del pronunciamiento militar nuevo silencio, dejando en claro su aprobación al golpe de Estado mientras el mundo entero protestaba por la situación en Bolivia.

También México estaba indignado y consternado. Tanto el presidente López Obrador como el canciller Marcelo Ebrard dedicaron la clásica conferencia mañanera de este lunes para dejar en claro el posicionamiento de México, el cual fue que se ha alterado el orden constitucional de Bolivia y que bajo ninguna circunstancia se aceptará un gobierno de orientación militar. AMLO cuestionó el silencio de la OEA y la conminó a tener una reunión urgente para tratar el tema. Un par de horas después Luis Almagro afirmó que no se aceptaría ninguna "salida inconstitucional". Como si un golpe de Estado que derroca a un presidente en funciones no fuera algo "inconstitucional". Cuanta hipocresía.

En las horas subsecuentes y gracias a esta complicidad de la OEA, el Ejército ha salido a las calles y ya ha empezado la represión contra aquellos que apoyan a Evo Morales, sobre todo en La Paz y el Alto. Ante el peligro que corría su integridad física, México decidió ofrecer a Evo asilo político que aceptó por lo que el gobierno mexicano mandó un avión a Bolivia por él. El periplo de vuelta ha resultado más complicado porqué Perú decidió de último momento cerrarle el espacio aéreo y se tuvo que hacer una larga escala en Paraguay. Al momento de escribir estas líneas Evo Morales viene viajando ya hacia México acompañado de Álvaro García Linera. Posteriormente vendrán seguramente otros líderes del MAS.

López Obrador reivindica una tradición histórica que nos llena de orgullo a la mayoría de los mexicanos (obviamente no a la derecha más conservadora), con este apoyo humanitario ante la barbarie de un militarismo religioso que está pecando de violencia y un revanchismo exacerbado.

Con esta acción México ha revivido lo mejor de su historia en cuanto a la política exterior: el asilo a los perseguidos políticos. José Martí, Víctor Raúl Haya de la Torre, León Trotsky, los exiliados españoles y de Europa del este en los 30s, Jacobo Árbenz, los de las dictaduras militares de los 70s en Argentina, Chile y Uruguay, son solo algunos de los casos en que México abrió sus fronteras y sus brazos. López Obrador reivindica una tradición histórica que nos llena de orgullo a la mayoría de los mexicanos (obviamente no a la derecha más conservadora), con este apoyo humanitario ante la barbarie de un militarismo religioso que está pecando de violencia y un revanchismo exacerbado.

Este martes la OEA ha convocado a una reunión para tratar la situación en Bolivia. Ante su preocupante actuación en las últimas semanas (meses diría yo) sería deseable que Luis Almagro rindiera un amplio informe a los países integrantes, ya que parece que sigue una hoja de ruta que defiende los intereses particulares de Washington y no hay una neutralidad responsable que contribuya a la región en su conjunto.

Tal vez sea momento de empujar mucho más a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que pudiera representar mejor los intereses de Latinoamérica y cuya Presidencia pro tempore recaerá por primera vez en México a partir de 2020. Esta designación fue hecha por unanimidad semanas atrás conscientes del papel que México está jugando en la región gracias al  liderazgo de López Obrador. El asilo a Evo le ha dado la razón muy pronto a quienes comparten esta visión. Habrá que ver también cuál será el peso real del Grupo de Puebla, asociación progresista latinoamericana creada en julio de este año.

Por lo pronto, ¡bienvenido a México, Evo! Ojalá tu estancia solo sea temporal para que puedas regresar pronto y más fuerte a tu patria.

* Historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México y McGill University.

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de RT.

ESPAÑA: PSOE y Podemos sellan un preacuerdo para un Gobierno de coalición


Iglesias será vicepresidente, después de que Sánchez levantase el veto con los resultados del 10-N.  -   Pactan 10 asuntos para un Ejecutivo progresista que esperan que aguante cuatro años

El Periódico   -   Juan Ruiz Sierra / Iolanda Mármol / Miguel Ángel Rodríguez
Madrid - Martes, 12/11/2019 - 16:57

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, y de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, han firmado este martes en el Congreso un preacuerdo para un Gobierno de coalición entre ambas formaciones. / DAVID CASTRO /EFE VÍDEO

Felices, exultantes, como si los viejos desencuentros, las desconfianzas larvadas y las acusaciones mutuas se hubiesen desvanecido por arte de magia, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han sellado este martes en el Congreso un preacuerdo para una coalición de gobierno progresista. Por sorpresa, ambos han comparecido para dar cuenta del pacto, alcanzado en tiempo récord, han firmado el documento y se han fundido en un abrazo inmenso que ha dejado perplejo a más de uno. Finalmente, el preacuerdo concede la vicepresidencia al jefe de los morados y el resto de la estructura del nuevo Ejecutivo se desconoce. Ambos han insistido en que  se trata de una cooperación para cuatro años que se articula a través de acuerdos en diez grandes materias. En las próximas horas, ambos buscarán el apoyo de más fuerzas parlamentarias para poder salvar la investidura, que en segunda votación solo necesita más 'síes' que 'noes'.   

"Este proyecto político es tan ilusionante y esperanzador que supera cualquier desencuentro. Nuestro país necesita con urgencia un gobierno que eche a andar lo antes posible. Este gobierno va a ser rotundamente progresista, por sus integrantes y por su trabajo. Lo único que no cabrá será el odio y la confrontación entre españoles"; ha sentenciado el jefe del Ejecutivo en funciones.

Preacuerdo PSOE-Podemos para un Gobierno de coalición

"Este es un acuerdo para cuatro años, de legislatura, y nace con el propósito de abrirse a otras fuerzas parlamentarias que permita no solo la investidura sino una legislatura. El PSOE trabajará para ello. Apela a la generosidad y responsabilidad de todas las fuerzas. España necesita un gobierno estable y lo necesita ya", ha dicho tras firmar el acuerdo, que ha dado las gracias a Pablo Iglesias dos veces durante su corta intervención, sin preguntas.

Por su parte, el secretario general de Podemos ha asegurado que "lo que en abril era una oportunidad histórica se había convertido en una necesidad histórica". "Hemos alcanzado un preacuerdo para conformar un Gobierno de coalición en España que combine la experiencia del PSOE con la valentía de Unidas Podemos, que trabaje por el diálogo para afrontar la crisis territorial", ha explicado. 

Momentos después, ha querido agradecer a Sánchez su "su generosidad y predisposición para formar un Gobierno". "Es el momento de dejar atrás cualquier reproche. Es un verdadero honor poder trabajar desde el Gobierno de nuestro país. Sánchez sabe que podrá contar con toda nuestra lealtad y que nos vamos a dejar lo mejor de nosotros mismos" ha concluido.

Detalles de la negociación

Ambos líderes negocian desde el lunes. El preacuerdo, al contrario también de lo que ocurrió tras las generales de abril, no incluirá un veto a Iglesias y se estructura en torno a un decálogo de acciones y compromisos, según explican fuentes moradas a EL PERIÓDICO. Además, según fuentes socialistas, podría incluir también a la presidencia del Congreso. 

El secretario general de Podemos sería vicepresidente junto a Nadia Calviño en el campo económico, según el anuncio que hizo Sánchez durante el debate electoral. Aún está por ver que la actual vicepresidenta, Carmen Calvo, vaya a continuar en su puesto.

El documento firmado por los dos líderes comprende un decálogo de ejes prioritarios para el futuro Ejecutivo. Entre ellos, destaca la "prioridad garantizar la convivencia en Catalunya y la normalización de la vida política" fomentando el diálogo y "buscando fórmulas de entendimiento y encuentro, siempre dentro de la Constitución". Además, comprende consolidar el crecimiento y la creación de empleo, la lucha contra el cambio climático, la protección del derecho a la vivienda o garantizas "la seguridad, la independencia y la libertad de las mujeres a través de la lucha decidida contra la violencia machistas". 

Aritmética parlamentaria

PSOE y Unidas Podemos no alcanzan  la mayoría parlamentaria necesaria para sacar adelante un Gobierno de coalición. Tendrá que buscar alianzas con Más País, favorable al desbloqueo progresista, con el PNV y los minoritarios no independentistas, que ya se mostraron proclives a apoyar un Ejecutivo bicolor.  Además tendrán que explorar la posibilidad de que Cs vote a favor si no quieren, como subrayan los socialistas, que la investidura dependa de ERC.

Pero los naranjas, un día después de la dimisión de Albert Rivera, han tardado poco, menos de una hora, en rechazar un voto a favor de este acuerdo. "Ciudadanos no puede apoyar que Sánchez y Podemos lleven las riendas del Gobierno de España. Es nefasto y contrario a los intereses de la mayoría de los españoles", ha señalado Cs en un comunicado oficial. La abstención de los 10 diputados naranjas no sería suficiente para garantizar la investidura de Sánchez, así que la salida, en principio, pasa ahora por lograr que los 13 parlamentarios de ERC no voten en contra. Los socialistas siempre se han mostrado contrarios a depender del independentismo catalán, pero tampoco han cerrado la puerta del todo a esa posibilidad. Los republicanos, por su parte, han mostrado su predisposición a no bloquear.

PSOE y Podemos alcanzan un principio de acuerdo para un Gobierno de coalición por primera vez en España


RT   -    12 nov 2019 13:10 GMT

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, podría entrar en el Ejecutivo encabezando una de las tres vicepresidencias diseñadas por el presidente en funciones.


El PSOE y Podemos han llegado a un acuerdo para la formación de un Gobierno de coalición en España. "El compromiso de ambas formaciones es propiciar una propuesta para desbloquear la situación en España" ha dicho el presidente en funciones justo antes de proceder a la firma del documento.

Posteriormente, Iglesias ha dicho que se han comprometido con un Gobierno que "combine la experiencia del PSOE con la valentía de Unidas Podemos", que sea la "mejor vacuna contra la extrema derecha". También ha dicho que es "tiempo de dejar atrás cualquier reproche", en alusión a las negociaciones fallidas de la anterior legislatura, y que "es un verdadero honor poder trabajar desde el Gobierno para mejorar la vida de nuestros compatriotas". Además, ha señalado que van "a buscar el apoyo de otros grupos a este acuerdo para afrontar la legislatura".

El último en tomar la palabra ha sido de nuevo Sánchez, que ha afirmado que el acuerdo que hoy han presentado "no fue posible" tras los anteriores comicios aunque estuvieron "cerca de lograrlo". "Somos conscientes de la decepción entre los votantes progresistas", ha dicho, y ha recalcado que "el proyecto político es tan emocionante que supera cualquier desencuentro" que hayan podido tener. Ha definido al futuro Ejecutivo como "un Gobierno rotundamente progresista" en el que "lo único que no cabrá será el odio y la confrontación entre españoles". 

El presidente en funciones ha anunciado que se trata de "un acuerdo para cuatro años, de legislatura", que "nace con el propósito de abrirse a otras fuerzas políticas", porque ya "no hay motivos para más bloqueos". Ha finalizado calificando al nuevo proyecto de "ilusionante, emocionante y esperanzador".

Aunque no se ha hablado de cargos y nombres durante la comparecencia, un gran número de medios españoles dan por hecho que Iglesias entraría en el Ejecutivo ocupando una las tres vicepresidencias que habría diseñado Pedro Sánchez.

Un preacuerdo de diez puntos

El acuerdo entre ambas formaciones se ha plasmado en un documento que contiene diez puntos y que afirma que las dos fuerzas han "alcanzado un preacuerdo para conformar un Gobierno progresista de coalición" y que "comparten la importancia de asumir el compromiso en defensa de la libertad, la tolerancia y el respeto a los valores democráticos".

En los diez puntos se perfilan las políticas que serán ejes del futuro Ejecutivo bicolor: combatir la precariedad laboral, luchar contra la corrupción, combatir el cambio climático, profundizar en las políticas feministas y garantizar la convivencia en Cataluña, se encuentran entre ellos.

Acuerdo dos días después de las elecciones

Este anuncio se conoce tan solo dos días después de que se celebraran las elecciones generales del pasado 10 de noviembre que dejaron el Parlamento más fragmentado de las últimas décadas. El Partido Socialista (PSOE) fue el gran ganador de la jornada, pero con solo 120 diputados necesita lograr respaldos para alcanzar los 176 diputados, que representan la mayoría absoluta, que le permitan gobernar.

Así, PSOE y UP sumarían 155 diputados, a los que con toda seguridad se sumarían los asientos de algunas de las fuerzas minoritarias del Congreso. De este modo, la investidura de Sánchez dependerá de la posición que asuma el partido independentista catalán Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Ciudadanos (Cs).

Las primeras reacciones

Uno de los primeros políticos en confirmar la noticia, momentos antes de la comparecencia de Sánchez e Iglesias, ha sido Alberto Garzón, coordinador Federal de Izquierda Unida (IU), formación incluida en Unidas Podemos. Garzón ha dicho que "hoy es un día de celebración".

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha celebrado que haya habido "por fin, sentido común" y ha calificado al acuerdo de una "obligación" para hacer "frente al avance de los discursos de odio y la extrema derecha".

Pablo Casado, líder de PP, ha comparecido ante los medios para valorar el anuncio de este martes: "Un Gobierno radical no es nada de lo que necesita España", ha dicho. "A Sánchez ya no le preocupa que Iglesias esté en su Gobierno", ha explicado y ha reiterado que, bajo su opinión, "lo lógico es que Sánchez hubiera asumido responsabilidades" tras los resultados de las elecciones generales.

Por su parte, Santiago Abascal, líder del partido de extrema derecha Vox, ha dicho que "el PSOE se abraza al comunismo bolivariano" y que harán responsable a la formación de Sánchez "de cada daño que produzcan a la convivencia y al orden constitucional".

Gobierno de México explica la complicada travesía de Evo Morales para salir de Bolivia


RT   -   12 nov 2019 13:15 GMT

El presidente depuesto viaja en estos momentos al país norteamericano luego de que varios países de Sudamérica negaron el permiso para que la aeronave mexicana sobrevolara su espacio aéreo.


El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ofreció una conferencia junto a su gabinete tras conceder asilo político a Evo Morales, el presidente depuesto de Bolivia por un golpe de Estado, con el objetivo de describir el "periplo" que vivió el avión mexicano que recogió al exmandatario boliviano.

Se espera que Evo Morales llegue a suelo mexicano a las 11:00 horas, tiempo de México (GMT-6).

Marcelo Ebrard, titular de la secretaría de Relaciones Exteriores, explicó que el presidente López Obrador dio la orden de mandar a un avión del Ejército mexicano a recoger a Morales en Bolivia, pero se enfrentaron a una serie de problemas legales con los trámites para sobrevolar el espacio aéreo de varios países. 

"A raíz de ello se instruyó que se trasladara una aeronave de la Fuerza Aérea para pasar a Bolivia por Evo Morales", dijo el canciller mexicano.

"Ha sido un periplo por distintos lugares y decisiones políticas", añadió.

El avión viajó desde México a Perú. Ahí hizo escala en Lima para luego viajar a Bolivia, pero el caos político en la nación boliviana provocó que se negara el permiso para recoger a Evo. La aeronave tuvo que regresar a Perú y esperar autorización para ingresar a Bolivia.

"Ayer nadie nos pudo decir quién está a cargo en Bolivia", explicó el canciller mexicano.

La odisea sudamericana

Una vez con la autorización para ingresar a Bolivia y con Evo Morales ya a bordo del avión mexicano, la ruta que tenían prevista para trasladar al presidente depuesto era viajar por Perú y después tomar aguas internacionales. Originalmente se tenía el permiso de Perú, pero con Evo Morales ya en el avión, el canciller peruano notificó a Ebrard que por decisiones políticas el Gobierno peruano decidió cancelar el permiso.

Ante la negativa del Gobierno peruano, Ebrard habló con el canciller de Paraguay, que accedió a que el avión mexicano descendiera en la ciudad de Asunción, para cargar combustible y evitar que ocurriera una tragedia con Evo Morales ya dentro en el avión. Esto, en medio de un clima de tensión en el que los simpatizantes del presidente depuesto custodiaban el aeropuerto donde abordó el avión, en Bolivia.

De este modo, el avión hizo escala en la capital paraguaya. Sin embargo, Paraguay declinó de último minuto la salida del avión mexicano, pero las gestiones de la embajadora mexicana en Paraguay permitieron que la aeronave saliera de dicho país.

Posteriormente, las autoridades de Bolivia impidieron que la aeronave mexicana sobrevolara de regreso el espacio aéreo de dicha nación, por lo que se tuvo que solicitar permiso a Brasil y luego a Perú.

Al filo de las 2:00 horas, tiempo de México, la aeronave partió con rumbo a México, pero hubo un nuevo contratiempo, para rodear Ecuador, luego de que el Gobierno ecuatoriano se negara a permitir el paso de la aeronave. A partir de ahí, el viaje se dio a través de aguas nacionales, por lo que no se esperan más contratiempos. 

Tras la compleja travesía, se espera que Evo Morales llegue a México a las 11:00 horas, tiempo de México.

"Es como un viaje por la política latinoamericana, de cómo se toman las decisiones y los riesgos que se corren", comentó Ebrard. 

México rechaza tensiones con EE.UU. por asilo de Evo

Cuando se le cuestionó al secretario de Relaciones Exteriores mexicano, si el asilo político concedido a Morales no provocará tensiones diplomáticas entre México y EE.UU., el canciller respondió que la relación entre ambos países viven un buen momento, debido a que no existe una relación de sumisión.

"La buena relación con EE.UU. no debe basarse en la sumisión, sino en el respeto", dijo Ebrard. "Por lo tanto no esperamos un reclamo de la posición que México ha tomado de acuerdo a su Constitución. No lo hemos tenido y no lo esperamos".

El Gobierno de EE.UU., a través del presidente Donald Trump, calificó el derrocamiento de Evo Morales en Bolivia como "un momento significante para la democracia en el hemisferio occidental".

lunes, 11 de noviembre de 2019

Solicitud de México: OEA convoca a reunión urgente por crisis en Bolivia


En un comunicado, la Secretaría General de la OEA, cuyo titular es Luis Almagro, llamó a la pacificación de Bolivia y al respeto al Estado de Derecho.

La Página  -   Agencias  -  11 noviembre 2019 10:19 AM

La Organización de Estados Americanos (OEA) rechazó cualquier salida inconstitucional a la situación en Bolivia y convocó a una reunión de emergencia para abordar la crisis, que ha escalado en la renuncia de Evo Morales a la presidencia del país sudamericano.

En un comunicado, la Secretaría General de la OEA, cuyo titular es Luis Almagro, llamó a la pacificación de Bolivia y al respeto al Estado de Derecho.

«En este sentido, la Secretaría General solicita que en forma urgente se reúna la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia, a los efectos de asegurar el funcionamiento institucional y nombrar nuevas autoridades electorales que garanticen un nuevo proceso electoral», señaló.

México solicitó reunión

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, anunció este lunes que pedirá a la Organización de los Estados Americanos (OEA) una “reunión urgente” para evaluar la situación en Bolivia tras la renuncia de su presidente, Evo Morales.

“Vamos a solicitar en consecuencia también reunión urgente de la OEA. Porque a pesar de la gravedad de los acontecimientos, lo que hubo ayer frente al pronunciamiento militar y las operaciones militares, fue el silencio”, dijo el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en la conferencia matutina desde Palacio Nacional.

Ebrard consideró que el artículo más “esencial” que fundó la OEA es “la defensa de las libertades y la democracia”.

“¿Cómo entonces se puede guardar silencio frente a un acontecimiento de esta gravedad?”, continuó Ebrard, y por ello pedirá esta “reunión urgente” del organismo para que se pronuncie sobre la situación en Bolivia.

Recordó que México es “miembro” y estimó que muchos países coincidirán con él en cuestionar el “silencio” de este organismo ante el “pronunciamiento del Ejército exigiendo la renuncia del presidente en turno”.

“Hoy pediremos reunión urgente para tratar este tema porque es una interrupción de la vida democrática de un país”, dijo Ebrard, que afirmó que México está pendiente del tipo de gobierno que se configura tras la renuncia de Morales y buena parte de su equipo.

El canciller reafirmó la postura de México de “reivindicar, demandar el respeto al orden constitucional y la democracia en Bolivia”.

“El presidente de Bolivia electo de acuerdo a la Constitución de Bolivia para terminar su periodo en enero de 2020 es Evo Morales. Él presentó una renuncia para evitar una guerra civil. (…) Estos son los hechos”, remarcó el canciller, quien dijo que México solo verá con “buenos ojos” un Gobierno en Bolivia que “emane de un proceso electoral legítimo”.

Este domingo, la Organización de Estados Americanos (OEA) recomendó la repetición de la primera ronda de las elecciones en un informe y Morales ya había anunciado que los comicios se volverían a celebrar con un órgano electoral renovado, pues el jefe de Estado acordó la destitución de todos los miembros del Tribunal Supremo Electoral.

Pero poco después, y ante las presiones de policías y militares, Morales confirmó su renuncia a la Presidencia después de casi 14 años en el poder, en un video desde algún lugar indeterminado.

Ello tras haber dimitido en cascada la mayoría de su Gobierno, ante la oleada de protestas de las últimas semanas tras las acusaciones de fraude en los comicios del pasado 20 de octubre.

Mártires de la UCA


Miguel Concha

La Jornada   -   9 de noviembre de 2019

Cortesía de la UCA

El próximo 13 de noviembre se cumplen 30 años de la masacre de los seis jesuitas de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas de San Salvador, y dos de sus trabajadoras, por efectivos del batallón de élite Atlacatl. Se tiene además noticia de que la Corte Suprema de Estados Unidos despeja el camino para extraditar, por fin, al coronel salvadoreño que ordenó su muerte. Ellas y ellos son, Elba Ramos, ama de llaves; su hija adolescente, Celina; Ignacio Ellacuría, rector; Ignacio Martín-Baró, vicerrector y jefe del Departamento de Psicología; Segundo Montes, profesor de teología; Juan Ramón Moreno, director espiritual y ex presidente de la Conferencia de Religiosos de Panamá y Nicaragua; Amando López, profesor de filosofía, y Joaquín López y López, director de los Colegios Fe y Alegría de El Salvador.

En entrevista concedida el pasado 24 de octubre al semanario estadunidense National Catholic Reporter (https://www.ncronline.org), el P. Jon Sobrino S.J., quien venturosamente se libró de ser ejecutado, por encontrarse en esos días en una conferencia de teología en Tailandia dirigiendo un taller sobre Jesús crucificado, recuerda el coraje que le dio el asesinato de las dos primeras personas, pues al fin y al cabo el de los jesuitas en aquellos días era hasta cierto punto previsible, pero el de las dos mujeres inocentes resultaba totalmente inexplicable.

En un mundo entonces políticamente polarizado entre el oriente, ateo y comunista, y el occidente, cristiano y democrático, era muy fácil, en efecto, estigmatizar en bloque a los partidarios de la teología de la liberación como absolutamente marxistas y comunistas. Y un informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas (1993) planteaba que el objetivo principal de la agresión era el rector Ellacuría, y que los demás fueron asesinados para eliminar testigos. Recuerdo que entonces la Universidad Nacional Autónoma de México publicó, de manera extraordinaria, en los principales diarios de circulación nacional una esquela en la que subrayaba la saña con la que los soldados se habían cebado contra la cabeza de Ignacio Ellacuría, destruyéndola a culatazos, como símbolo de la aversión que le producía su pensamiento estructural sobre la injusticia y la violencia de la oligarquía salvadoreña. Vano intento por tratar de aniquilar la libertad de pensamiento y el compromiso ético de la inteligencia por la verdad y la justicia, pues hoy en día son muchas las investigaciones que se han venido haciendo para comprender mejor y desarrollar su pensamiento, y muchas de las cátedras e instituciones académicas que, sobre todo en Iberoamérica, llevan su nombre o se encuentran inspiradas por él. Prueba de ello es el libro Ignacio Ellacuría en las Fronteras, coordinado por Óscar Arturo Castro Soto, Luis Mauro Izazaga Carrillo y Helena Varela Guinot, de la cátedra de análisis de la realidad política y social, del Tecnológico Universitario del Valle de Chalco, que también lleva su nombre, y que próximamente será presentado en varias sedes y exposiciones, dentro y fuera del país.

Como explica Jon Sobrino en el reportaje mencionado, para Ellacuría los males que debían superarse, y que de alguna manera desgraciadamente siguen, eran obvios: pobreza, empeoramiento de la explotación, la escandalosa brecha entre ricos y pobres, la destrucción ecológica, así como la perversión de los avances reales en democracia y la manipulación ideológica de los derechos humanos. Como explican los autores del libro mencionado, para Ellacuría Las violaciones a los derechos humanos son en sí mismas aspectos negativos de la historia y la humanidad tiene que liberarse de ellos. Sin embargo, el proceso de liberación tiene que caminar hacia algo distinto, hacia la utopía de un mundo mejor. Así, la liberación no es la libertad en abstracto, sino el tránsito de una situación negativa a otra positiva en permanente reconocimiento y construcción histórica (p. 11). Por ello, en repetidas ocasiones habló contra la deshumanización, la degradación y la prostitución del espíritu, sobre las cuales se decía y todavía se dice muy poco.

Para Sobrino, como para Ellacuría, su mentor, para sanar a una civilización que está muy enferma, necesitamos de alguna manera el aporte de los pobres y las víctimas. Y por cierto, a propósito de Jesús crucificado, del que se ocupaba Sobrino en Tailandia, mientras sus hermanos eran salvajemente ejecutados, el 15 de octubre pasado, con ocasión del 40 aniversario del Centro de Estudios Sociales y Culturales Antonio de Montesinos, el teólogo español Juan José Tamayo recordaba en un conversatorio que cuando sacaban de su habitación el cadáver de Ignacio Ellacuría, cayó inesperadamente de uno de los estantes sobre su cuerpo el libro de Jüngern Moltmann El Dios crucificado, la cruz de Jesucristo como base y crítica de toda teología cristiana, el cual quedó impregnado con la sangre del rector recién sacrificado. Lo que desde entonces dejó profundamente impresionado a su autor.