jueves, 16 de septiembre de 2010

Más de lo mismo: Carlos Alberto Montaner y la Conferencia de las Américas del Miami Herald

Por Pedro González Munné

Tomado de Kaosenlared

Lo confieso, hace mucho perdí el respeto por el egregio teórico del exilio cubano, el cual desde las alturas de Madrid predicaba la contrarrevolución apuntalado con jugosas subvenciones de la CIA. Ahora devenido Miamense frustrado, siempre buscando la payola ya perdida en Europa, la cual, aunque limitada, se sigue esparciendo por aquí. A quien prefería ser cabeza de ratón allá que cola de león aquí, ahora le toca ser cola de ratón en esta finca con semáforos.

Hace años compartimos un programa radial de Bernadette Pardo, él decía desde París y yo en pleno Miami. Su descalabro fue tal que no se presentó a la revancha del siguiente día. Pero me costó caro: uno de los próceres de los 60, desertor entonces y traidor persistente, admirador apasionado de Don Carlos Alberto, se esmeró en destruir el financiamiento de nuestro periódico La Nación Cubana y levantar una ola de calumnias en mi contra, tan perfecta, que sus ecos aun resuenan en La Habana.

Pero, el final de la Conferencia de las Américas ha sido perfecto con su presentación. El Miami Herald, uno de los periódicos más racistas y reaccionarios que he conocido, quebrada su confianza con los lectores del sur de la Florida por sus respaldo a los grupos de interés que han destruido la calidad de vida de esta comunidad y parcial con quienes promovieron el despido de colegas que intentaron exponer las estafas y componendas políticas del área, no podía tener mejor orador que este ilustre personaje.

Pero volviendo al discurso de 15 páginas a dos espacios de la Conferencia, Montaner se enfocó en complacer al 'exilio' histórico batistiano y recordar los años iniciales de la Revolución con los errores de la década de los 60. De la actualidad copió las páginas recientes de El Nuevo Herald: la situación económica en Cuba es difícil, se reubica medio millón de trabajadores hasta llegar al 10 por ciento de la fuerza laboral, hay opiniones diversas dentro de la sociedad cubana -esa idea es muy original-, se abandona el paternalismo y estimula la producción..., y algo más: Raúl está en el poder y Fidel se recuperó.

Este regreso al 'batistianismo' de Montaner, como hijo pródigo regresando al redil después de sus años en Madrid lo muestra como lo que es y nunca fue: un amanuense fuerte en Google y siempre sintonizado a la fuente del billete.

Don Carlos, un consejo para su discurso improvisado y sin soluciones: usted y muchos como usted no tienen idea de lo que sucede en La Habana, porque siguen apostando a la Apocalipsis y apuntalando al Muro de las Lamentaciones de Miami, base de sustento durante 50 años, pero la Revolución sigue, el pueblo cubano encontrará su camino, como en el pasado y sobre todo...sin ustedes.

Una lamentable pérdida de tiempo este mediodía, allá los que pagaron $100 dólares por comerse una pechuga de pollo fría e insípida y espantarse sus 30 minutos de sandeces.


No hay comentarios:

Publicar un comentario