jueves, 30 de diciembre de 2010

2010 HA SIDO UN RETO, 2011 LO SERA EL DOBLE EN EL CAMINO HACIA EL CAMBIO

Comité FMLN en Suecia

En comentarios de fin de año con amigos, estuvimos de acuerdo, que para una gran mayoría de salvadoreños cada día representa un reto de sobrevivencia en la diaria lucha por encontrar; como diría un religioso, el pan nuestro de cada día.

Esto es así, para los segmentos sociales de pequeños y medianos empresarios y capas medias para abajo, que con ingresos y salarios inapropiados e incluso exiguos, con malabares logran cubrir sus necesidades a fin de mes. Aún más difícil la tienen los que vedados de un trabajo fijo se desempeñan en lo que eufemísticamente se llama trabajo informal, que en realidad esconde el desempleo que galopa sobre la cabeza de la mitad de la población salvadoreña.

Esto tiene a la base la crisis global de la que El Salvador no escapa, pero en esencia es la herencia de los desgobiernos de derecha que impulsando políticas neoliberales privatizaron los recursos nacionales y pusieron en manos de transnacionales y privadas, rubros estratégicos como la telecomunicación, la energía, la banca, destruyeron el tejido agrícola y otros no menos importantes, como la educación y la salud han sido sujetos de mercado, pudiendo acceder a estos en calidad, quien mejor puede pagar. Así mismo la migración se convirtió en alternativa para millones de salvadoreños que hoy viviendo afuera, se han convertido en el único sostén seguro para la familia que le queda en el país, con las remesas familiares.

Este ha sido el panorama por el que el programa del FMLN con el Gobierno del Cambio, es el elemento más esperanzador para millones de compatriotas en el camino por revertir esta deformación social que afecta al 90% de los salvadoreños.

Por desgracia la realidad económica nacional es una gran limitante para imprimirle celeridad a la inversión social y la deuda, según analistas económicos, se estima que más del 60% del ingreso al fisco se destina a pago de intereses de deuda externa. Con el resto muy poco se puede hacer.

No obstante el 2010 ha sido un reto en donde la voluntad política ha priorizado la inversión social en rubros sensibles como educación, salud y seguridad. Los paquetes escolares han a la fecha beneficiado a 1 millón 367 mil 611 estudiantes desde parvulario hasta educación básica. Se ha iniciado la campaña contra el analfabetismo que en El Salvador alcanza el 17%; o sea que este esfuerzo está proyectado a favorecer a cerca de 700 mil personas mayores que no saben leer ni escribir.

En salud, el deterioro del Sistema ha sido tal que el gran proyecto del Gobierno del Cambio es transformar todo el Sistema y convertirlo en Sistema Único de Salud. En ese camino se ha empezado la reestructuración procurando llevar la salud al ciudadano y para ello se han comenzado a implementar los Equipos Comunitarios de Salud Familiar (ECOS) en los municipios más pobres y deprimidos del país. Este esfuerzo requerirá de 14000 nuevos profesionales de la salud, entre médicos, técnicos y promotores, para cubrir todo el territorio nacional.

La lucha contra la delincuencia, este año ha tenido a su base el fortalecimiento institucional de los entes encargados del combate a esta lacra, así como también la depuración de las instancias que al estar contaminadas y penetradas por el crimen, hacen inviable cualquier plan para llevar seguridad y justicia al ciudadano; llámense estas Policía, Fiscalía, Sistema Judicial y Penitenciario y otros colaterales.

Incluso la Fuerza Armada ha desarrollado un rol importante en la colaboración en tareas de seguridad pública, el 2010 se ha avanzado y zonas que antes estaban secuestradas por las pandillas, son hoy zonas recuperadas para sus habitantes. Comparativamente con el 2009 la PNC reporta una reducción del 14% en robos, las extorciones en un 13% y los homicidios en un 9%. Estos son resultados positivos que se relacionan con la implementación de nuevos métodos y estrategia del Gobierno del Cambio. Así mismo la aplicación de la Ley de proscripción de pandillas y delincuencia organizada será un instrumento importante para que por medio del estado de derecho se facilite el combate contra esta lacra social.

A nivel legislativo, en un ambiente que muchas veces ha sido ambivalente por el regateo de la derecha, se ha avanzado, pero están pendientes de aprobación una serie de leyes, tales como la Ley de Medicamentos y Productos Sanitarios, que le otorgue al Ministerio de Salud la potestad de decidir sobre cuales, que calidad y que precios tienen las medicinas que entran al país.

El pacto fiscal que garantice una imposición real y proporcional que le de fondos al Estado para que el gobierno realice su proyecto es un instrumento necesario a implementar el 2011

Esta será naturalmente, una parte, pues la renegociación de la deuda Externa debe de ser parte de la agenda económica; pues el país no puede recolectar solo para pagar renta. Amen que es necesario ver al Sur como elemento a asociar para nuestro desarrollo y transformación social dejando la dependencia casi absoluta que de entes crediticios como el FMI el BM y sus congéneres ha tenido El Salvador, cuyos condicionantes en vez de ayudarnos a encontrar nuestro propio desarrollo, nos ha convertido en piezas del neocolonialismo ejercido por las transnacionales.

El 2011 será pues, un reto duplicando al esfuerzo del 2010 en donde el gobierno y el FMLN tienen que unir esfuerzos para avanzar en el cambio e implementar la democracia participativa; pero sobre todo es un reto para toda la sociedad salvadoreña que con su participación y exigencias haga posible el cumplimiento del programa de gobierno 2009-2014.


No hay comentarios:

Publicar un comentario