lunes, 17 de octubre de 2011

Movimiento de indignados plantea interrogantes en EE.UU.

Washington, 17 oct (PL) A un mes de comenzar las protestas, el movimiento "Occupy Wall Street" plantea hoy interrogantes sobre su futuro en Estados Unidos y si sus reclamos serán escuchados por políticos y financistas.

Un comentario del diario The New York Times señala que hay que ver si las protestas logran afianzar en la agenda nacional el tema de la desigualdad en momentos en que el país se acerca al año electoral 2012.

Suscrito por Nicholas D. Kristof, el comentario del Times asevera que para los estadounidenses fue "fascinante" la frustración de los egipcios a protestar en la plaza Tahrir, pero aún muchos no comprenden el resentimiento de sus compatriotas.

Según el autor hay coincidencia con las manifestantes de la Plaza Tharir. El sistema político-económico aprieta al 99 por ciento de las gentes.

En Estados Unidos lo que impulsa fundamentalmente a los demandantes es la desigualdad económica pero también hay más desigualdad que en Túnez o Egipto, sostiene.

Al ilustrar este parámetro plantea que los 400 estadounidenses más ricos tienen un mayor valor neto combinado que otro 150 millones de compatriotas.

Cita estadísticas oficiales asegurando que el uno por ciento de la población ingresó a sus arcas el 65 por ciento de los beneficios alcanzado durante años de expansión de 2002 a 2007.

En sus valoraciones sostiene, además, que la desigualdad "es un cáncer en nuestro bienestar nacional".

El sábado último, el grupo pasó una prueba de fuego cuando extendió sus protestas a prácticamente los 50 estados del país, en una demostración que acompañó el mundo.

Las demostraciones ganaron el respaldo de muchos estadounidenses enfrentados ahora a carencias económicas y de empleos a causa de las políticas de los grupos financieros del país.

Algunos analistas como Todd Gitlin, investigador político y académico de la Universidad de Columbia, consideran que han obtenido el respaldo popular mucho más rápidamente que el movimiento antibélico, o el movimiento de los derechos civiles.

Esto es indicativo de que el mensaje está calando en la población y que la inequidad y la falta de empleo, llegaron para quedarse como temas que medirán los electores en 2012.

Pese a que algunos sectores plantean la falta de liderazgo visible de esta tendencia, analistas plantean que otras protestas como la de los derechos civiles del siglo anterior tuvieron similar comienzo y sentaron pautas en Estados Unidos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario