lunes, 16 de enero de 2012

Instruye Funes revisión de textos de fuerzas armadas salvadoreñas


Monumento a los casi 1000 muertos en el Mozote. (internet)

El Mozote, El Salvador, 16 ene (PL) El presidente Mauricio Funes instruyó hoy a las fuerzas armadas la revisión de su interpretación de la historia a la luz del reconocimiento de las violaciones a los derechos humanos durante el conflicto armado.

  El mandatario hizo el anuncio durante su discurso en un acto en este poblado del oriente de El Salvador por el XX Aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz el 16 de enero de 1992 en la capital de México.

En la conmemoración, Funes solicitó perdón a los familiares de las víctimas de una masacre cometida por el ejército en este caserío y varios aledaños durante una operación contrainsurgente en diciembre de 1981.

Aquí se cometieron un sinnúmero de actos de barbarie y violaciones a los derechos humanos: se torturó y ejecutó a inocentes; mujeres y niñas sufrieron abusos sexuales, expresó y recordó que cerca de un millar de pobladores fueron asesinados en la zona.

Funes subrayó que como Jefe del Estado, como Presidente Constitucional de la República, como Comandante General de las Fuerzas Armadas, reconoce que tropas del Batallón de Infantería de Reacción Rápida Atlacatl cometió la matanza.

Precisó que esos crímenes fueron cometidos en los cantones de El Mozote, El Pinalito, Ranchería, Los Toriles, Jocote Amarillo, Cerro Pando, La Joya y Cerro Ortiz, el 10, 11, 12 y 13 de diciembre de 1981.

A esta descripción de los hechos y al pedido de perdón, quiero agregar que ha habido responsabilidades específicas que deben citarse, de acuerdo con lo expresado por el informe de la Comisión de la Verdad (de Naciones Unidas en 1993), dijo.

Añadió que del documento surgen responsabilidades, entre ellas del teniente coronel Domingo Monterrosa, comandante del batallón, y otros oficiales.

Funes apuntó que la revisión de la historia ordenada a las fuerzas armadas "debe reflejarse en los textos y símbolos con que se forman los cuadros militares".

El primer objetivo de este cambio es "fortalecer el rol profesional, despolitizado y desideologizado de la Fuerza Armada y su integración profunda en el seno de la sociedad salvadoreña", agregó.

El segundo, aportar a la pacificación de los espíritus, factor imprescindible para fortalecer la democracia, la justicia y la paz social, indicó.

A 20 años de los Acuerdos de Paz estamos ante una institución militar diferente, profesional, democrática, obediente al poder civil, y no podemos seguir enarbolando y presentando como héroes de la institución y del país a jefes militares que estuvieron vinculados a graves violaciones a los derechos humanos, aseguró el Presidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario