sábado, 14 de abril de 2012

Acuérdense de Abril

FÉLIX LÓPEZ

(Granma) Dice la sabiduría popular latinoamericana que en los Estados Unidos no ocurren golpes de Estado, porque en ese país no existe una embajada norteamericana. Y no es una broma. La prueba está en las huellas dejadas por la diplomacia gringa en todos los intentos por derrocar a presidentes incómodos en la historia de América Latina. Y su máxima expresión ocurrió hace exactamente una década, en abril del 2002, durante el golpe de Estado fascista contra el presidente Hugo Chávez.

De ese hecho histórico, por la ejemplar trascendencia de la victoria popular contra la oligarquía fascista, existen dos imágenes que entraron para siempre en la iconografía revolucionaria: una, la fotografía del presidente Chávez que regresa victorioso a Miraflores, rodeado de los jóvenes paracaidistas que lo rescataron de la muerte. La otra, la de los soldados leales de la Guardia de Honor, que ondearon una bandera y sus boinas rojas desde una azotea de Palacio, para indicarle al pueblo que estaban con ellos y que los acompañarían en la victoria.

En Cuba, diez años después de aquellos tres días de indignación, incertidumbres y zozobra, celebramos como nuestra aquella victoria de nuestros hermanos venezolanos. Porque vivimos al pie del televisor o pegados a la radio el hilo de los acontecimientos. Fidel había tenido la posibilidad de hablarle a Chávez vía telefónica y sabemos hoy cuánto se hizo desde esta Isla para que los golpistas no consumaran el plan de asesinar al líder bolivariano. Mientras esos dos hombres hablaban, miles de cubanos estaban conectados emocionalmente con la Patria de Bolívar¼ Finalmente, volvió a cumplirse la profecía de que Abril no era un buen mes para los gringos en América Latina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario