sábado, 14 de abril de 2012

LA VERDAD SOCIAL

Jorge Gómez Barata
—Dice Hugo Chávez que: “Fidel Castro es cristiano en lo social”. –Afirme mientras abrazaba al padre Jacinto.  
— ¡Es verdad! Lo social es una zona de convergencia entre la Iglesia, el poder y la sociedad civil. Fíjate que al etiquetar su posición en asuntos temporales, la Iglesia adoptó el término: “Doctrina Social”. “Lo social —dice el jesuita Fernando Bastos de Ávila —es aquella parte de la realidad en constante cambio y llena de contradicciones”. En lo social la Iglesia no está limitada por dogmas ni misterios, sino que se atiene a la realidad y puede comportarse de un modo dialectico. Existe una verdad social; Fidel la conoce y la promueve; la Iglesia también.
—Sin embargo –comenté– el cardenal Ortega reduce al mínimo sus pronunciamientos de en materia social…
—El cardenal Ortega no pierde tiempo predicando a los conversos. La obra social de la Revolución Cubana es magnífica y es difícil subirle la parada, una intervención de la Iglesia en esa área pudiera ser redundante. En todo caso quedan ciertos espacios que puede cubrir con acciones concretas y con la promoción de sus preceptos. La Revolución y la Iglesia, al menos desde Vaticano II, optan por los pobres, promoviendo no sólo la caridad sino los derechos.
— ¿Cuál entonces cree usted que son los acentos en la labor de la Iglesia cubana?
— Además de la labor misionera y la evangelización, está la cuestión ética, la promoción de los valores tradicionales: la honestidad, la solidaridad, la protección de la familia, la condena al libertinaje, la piedad hacía los más vulnerables que no son solo los pobres sino también los condenados y naturalmente la defensa de su credo en torno a asuntos puntuales: aborto…en fin.     
—Regresemos al planteo original: ¿Cómo se puede ser cristiano en lo social y ateo o agnóstico en lo demás?
—Del mismo modo que se puede ser ateo en cuanto a la posición ante la religión y ser un hombre o mujer bueno y probo, solidario y caritativo. De los Diez Mandamientos los ateos pueden suscribir por lo menos ocho, cuyo contenido es ético. Ya te he explicado otras veces que la fe no es un paquete que se toma o se deja completo, sino un conjunto de preceptos y acciones que se asumen a gusto.
—Explíquese padre.
—La religión son tres cosas: la fe, una zona donde imperan los misterios y los dogmas; es un ámbito reservado para aquellos que creen sin dudar. También es una institución, la Iglesia propiamente dicha con sus fundamentos es decir la Teología, las jerarquías, las órdenes y las escuelas, el papado y es una doctrina social. Hay religiosos que no practican como debieran pero asumen impecablemente la doctrina social…
—También hay comunistas que no van a las reuniones o se comportan de un modo liberal…
— No mezcles las vacas con los caballos…La Iglesia prefiere que la fe se ostente y se exhiba, desearía que los religiosos practicaran, pero no tiene nada en contra de quien prefiera vivirla en la intimidad. En definitiva no importan las razones que se tengan para hacer el bien, lo importante es que se haga. Al apostar por lo pobres, como lo ha hecho Fidel, es ocioso si lo hace en nombre de la fe o de la Revolución. Te acuerdas cuando te expliqué la diferencia entre consubstanciación y la transubstanciación y la imagen utilizada por Lutero al decir que el hierro y el fuego se unen cuando llegan al rojo vivo…
—Invocar a Lutero puede complicarlo.
—Venir tan seguido a verme puede complicarte ti.
—Ya no.
—Lo mismo digo. Ya no. Es bueno que así sea.
— Allá nos vemos padre.
—Allá nos vemos.        
La Habana, 15 de abril de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario