domingo, 3 de junio de 2012

El hombre que mata mosquitos con su sangre

AMSTERDAM, 3 (ANSA) - El entomólogo holandés Bart Knols creó una nueva técnica que le permite matar con su propia sangre los mosquitos que lo pican, un sistema que podría convertirse en una herramienta útil en la lucha contra enfermedades como la malaria y el dengue.

    "Matar mosquitos con la propia sangre es una nueva técnica radical", aseguró desde la sede de In2Care, su laboratorio de la localidad holandesa de Wageningen.

    Por la mañana, el entomólogo tomó un comprimido cuya composición precisa no revela, ya que está en espera de obtener una patente que le permitiría utilizar un medicamento de un modo distinto al de su objetivo inicial: solo explica que se trata de uno de los muchos tratamientos utilizados para ahuyentar las pulgas de los perros.

    La sustancia bloquea el sistema nervioso de las pulgas y no afecta a los perros: cuando la descubrió Knols se preguntó si sería igualmente eficaz con los mosquitos, y qué pasaría si en lugar de tomarla un perro la tomara una persona.

    El investigador no descubrió bibliografía al respecto, salvo el caso de un chino que quiso suicidarse consumiendo el producto y no lo logró: así pensó que estaría a salvo de consecuencias letales si ingería la píldora en cuestión.

    Luego, obviamente falto de voluntarios, decidió intentar un paso más: tomó la píldora y metió la mano en una jaula llena de mosquitos transmisores de la malaria y el dengue. El asombroso resultado fue que todos, uno a uno, murieron tras picarlo.

    El efecto del veneno para los mosquitos duró 18 horas y finalmente desapareció. Superviviente de la experiencia, Knol busca ahora un inversor para realizar ensayos clínicos en cientos de voluntarios, de modo que el medicamento sea autorizado para uso humano.

    "Tal vez Bill Gates -dijo a la prensa holandesa- podría interesarse. Invierte millones en la lucha contra el paludismo, y este comprimido podría ser una nueva arma esencial".

    Entretanto, investigadores de la Universidad de Colorado que efectuaron estudios semejantes distribuyeron también un producto para tratar parasitosis en Africa, y comprobaron que acelera la muerte del mosquito portador del paludismo.

    Se trata, remarcan algunos observadores, de un producto "altruista", ya que no se puede salvar del contagio a la persona picada, pero sí evitar que el mosquito siga difundiendo la enfermedad. Sin embargo, mientras Knol espera su patente otras voces advierten que hay que ser prudente, porque no es infrecuente que un producto prometedor revele en las pruebas clínicas efectos contraproducentes que luego limitan su efectiva aplicación a gran escala.

    Asimismo, para lograr una auténtica protección el comprimido depende de que cada persona lo tome regularmente sin olvidar sus dosis periódicas.

GDC-DS/ACZ 
03/06/2012 19:27 


No hay comentarios:

Publicar un comentario