domingo, 3 de junio de 2012

Movilizaciones de estudiantes marcan agenda

BUENOS AIRES, 3 (ANSA) - Los movimientos estudiantiles en Chile, Colombia y México protagonizaron las movilizaciones más imponentes en la región durante 2011 y consiguieron instalar en la agenda pública el debate sobre el futuro de la educación en sus respectivos países, afirmó el Observatorio Social de América Latina (OSAL).

    Los nuevos movimientos estudiantiles latinoamericanos, con su grado de politización y de capacidad reflexiva expresan "una generación que nació con la caída del Muro de Berlín", sintetizó OSAL, en su última edición dedicada a las protestas universitarias, que distribuye Clacso en América Latina.

    La protesta estudiantil a partir de la "revolución pingüina" en Chile ha adquirido una creciente visibilidad, en especial por la proyección internacional que adquirió su líder Camila Vallejo, destacó el informe elaborado por varios analistas latinoamericanos.

    En el caso de las protestas estudiantiles de Colombia, el informe analiza "el abrazo a las universidades" y "la marcha de las antorchas", ciclo de protestas que se canalizó en denominada "la toma de Bogotá".

    Las protestas universitarias se articularon en "una jornada continental" acordada por los estudiantes chilenos y con otros movimientos latinoamericanos para el 24 de noviembre.

    Mauricio Archila, profesor titular de la Universidad Nacional de Colombia e investigador del Centro de Investigación y Educación Popular, en su ensayo destacó el carácter pacífico "y las formas simbólicas y lúdicas de las protestas" como "los abrazatones y los besatones".

    "Algunas de estas iniciativas, como la de abrazar a los policías en vez de enfrentarlos con violencia fueron espontáneas y tuvieron mucho impacto en la opinión pública", explicó Archila.

    Ricardo Vega Ruiz, investigador de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, en su ensayo aborda "la indignación y la protesta" que estalló en ese centro académico a partir de mayo de 2010, debido al giro "neoliberal" de la nueva rectora, Esther Orozco.

    Sin embargo, "para hacerle frente al desmantelamiento progresivo del proyecto universitario, la movilización estudiantil por si misma es inadecuada e insuficiente", advirtió Vega Ruiz en su análisis para OSAL.

    El devenir futuro del proyecto educativo de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México depende en gran medida -para Vega Ruiz- de las elecciones para la renovación del Jefe de Gobierno del Distrito Federal de julio próximo.

    El actual Jefe de Gobierno Marcelo Ebrard (2006-2012) estuvo marcado por "la injerencia en los asuntos internos de la Universidad Autónoma", criticó Vega Ruiz.

AEF-DS/ACZ 
03/06/2012 20:46 


No hay comentarios:

Publicar un comentario