miércoles, 29 de agosto de 2012

Colombianos conocen primeros detalles sobre cómo será el diálogo de paz


En medio de la cautela del Gobierno, que solo ha confirmado que ha habido contactos "exploratorios" con las FARC, la cadena de radio RCN divulgó hoy el texto del acuerdo para "iniciar conversaciones directas e ininterrumpidas".

LPG -  EFE
Miércoles, 29 agosto 2012 16:02

Los colombianos conocieron hoy los primeros detalles sobre cómo será el diálogo que el Gobierno colombiano y las FARC se proponen llevar a cabo en busca de la paz, que ha generado grandes expectativas y también temor y rechazo.

En medio de la cautela del Gobierno, que solo ha confirmado que ha habido contactos "exploratorios" con las FARC, la cadena de radio RCN divulgó hoy el texto del acuerdo para "iniciar conversaciones directas e ininterrumpidas" con el compromiso de "poner fin al conflicto como condición esencial para la construcción de la paz estable y duradera".

El documento, de cuatro folios y seis puntos generales, establece que los delegados del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) formalizarán la mesa de conversaciones en Oslo y luego la trasladarán a La Habana, que será la sede permanente del diálogo.

Los Gobiernos de Cuba y Noruega, como garantes, y los de Venezuela y Chile, como acompañantes, apoyarán las conversaciones, de acuerdo con la información de RCN.
"Es un conjunto de países muy equilibrado", subrayó a Efe por teléfono León Valencia, director de la Corporación Nuevo Arco Iris (CNAI), un centro de estudio sobre el conflicto y la paz.

El experto explicó que Cuba, que ha acogido varios diálogos colombianos de paz, y Venezuela, que ha facilitado acercamientos con fines parecidos, les "dan mucha confianza" a las FARC.

Noruega y Chile también le "dan mucha confianza" al Gobierno colombiano, continuó Valencia.

El director de la CNAI observó que, además, el Ejecutivo siempre ha tenido la acogida cubana y mantiene ahora una "buena relación" con el presidente venezolano, Hugo Chávez.

La participación de este país, rechazada de plano por el expresidente Alvaro Uribe (2002-2010), fue igualmente bien valorada por la exsenadora Piedad Córdoba, líder de Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP), que ha facilitado la entrega de una veintena de rehenes de las FARC en los últimos años.

La presencia de Chávez "es importante (...) en la medida que Colombia es un país limítrofe", apuntó Córdoba durante una reunión con la prensa convocada en Bogotá.

Córdoba y el CCP consideran que es factible un alto el fuego bilateral y reclaman la incorporación al diálogo del Ejército de Liberación Nacional (ELN), la otra guerrilla activa en Colombia.

Según el acuerdo, La Habana será la "sede principal" de las conversaciones, pero podrá haber "reuniones en otros países" y "se podrá de común acuerdo invitar a otros" a que se sumen al proceso.

Sin embargo, la inauguración de las conversaciones tendrá lugar en Oslo, en una fecha no precisada en el texto, pero que podrá ser el 5 de octubre próximo, según el canal internacional de televisión Telesur y otras fuentes periodísticas.

Santos solo ha confirmado que "se han desarrollado conversaciones exploratorias con las FARC para buscar el fin del conflicto" y que los resultados "se darán a conocer en los próximos días".

En una breve declaración en Barranquilla (norte), Santos dijo hoy que "así sea más difícil, (este Gobierno) quiere buscar la paz por encima de estimular la guerra".


La agenda del diálogo, según el documento divulgado por RCN, abarca los temas de "política de desarrollo agrario integral", "participación política", "fin del conflicto", "solución al problema de las drogas ilícitas", "víctimas" e "implementación, verificación y refrendación".

En el texto se abordan asuntos como un cese el fuego y de hostilidades "bilateral y definitivo", la dejación de armas y la reinserción de los guerrilleros, incluso en la política, como oposición y mediante los movimientos que surjan del acuerdo final.

El expresidente conservador Belisario Betancur (1982-1986), que autorizó durante su mandato un proceso de paz con las FARC que avanzó hasta un alto el fuego pero fracasó, pidió hoy a los colombianos no escandalizarse por lo que se avecina.

"No nos escandalicemos y dejemos que las cosas vayan evolucionando", pidió el exgobernante, que afrontó uno de los peores hechos del conflicto interno: la toma en 1985 del Palacio de Justicia por el ya desaparecido Movimiento 19 de Abril (M-19).

"Antes de que (ex) guerrilleros pronuncien discursos en el Congreso, habrá llegado la paz", dijo hoy a RCN.

El expresidente Uribe, dedicado a desmentir una información del diario El Tiempo en la que se afirma que durante su Presidencia también hubo acercamientos a las FARC, incluyó hoy en su cuenta de twitter un comentario de uno de sus más cercanos colaboradores acerca de las conversaciones de paz que propicia el actual Gobierno.

"Desde una esforzada Seguridad sin "Paz", parte Colombia hacia una alegre "Paz" sin seguridad", escribió José Obdulio Gaviria. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario