miércoles, 29 de agosto de 2012

Paso destructivo de Isaac, continúa peligro y alerta


NUEVA ORLEANS, 29 (ANSA) - El huracán Isaac golpeó el estado de Luisiana con capacidad destructiva e hizo sentir su fuerza a través de una montaña de agua en Mississippi y Alabama, con pérdidas superiores a los 1.500 millones de dólares, antes de degradar a tormenta, pero manteniendo su peligrosidad.

    Aunque se mueve a menos de 10 kilómetros por hora, según las previsiones Isaac podría ser violento todavía por un par de días antes de perder total fuerza y reducirse a una depresión tropical.

    Desde las primeras horas de su llegada, más de 650 mil personas, muchas de ella en Nueva Orleans pero también en otros estados, quedaron sin electricidad, destacó el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal. Para volver a la normalidad serán necesarios varios días, pues habrá que esperar que el viento, que alcanza los 113 kilómetros por hora, descienda por debajo de los 50.

    El responsable de Protección Civil del Sudeste de Luisiana, Timothy Doody, contó que la marejada causada por Isaac elevó la altura del río Mississippi casi dos metros y medio, y admitió que se trata de un nivel "mayor al previsto".

    La buena noticia es que los sistemas de defensa de las inundaciones construidos luego del paso devastador de Katrina, del cual hoy se cumplen siete años, con una inversión de más de 14 mil millones de dólares, alrededor de Nueva Orleans hasta ahora funcionan.

    "El sistema federal de diques está bien", declaró el alcalde de la ciudad, Mitch Landrieu, quien agregó que "no existen riesgos. Todo está funcionando como debe ser". Además "no hay gente refugiada en los techos que pueda lejanamente acercarse al recuerdo de Katrina", un huracán de categoría tres, mientras que Isaac es "sólo" de categoría uno.

    Muy distinta es la situación en el condado de Plaquemines Parish, al sudeste de Nueva Orleans, donde se rompieron diques y se levantó una ola que superó los cuatro metros de altura.

    El presidente de ese distrito, Billy Nungesse, confirmó que el huracán "golpeó más duro de lo que la gente pensaba".

    Agregó que hay informaciones según las cuales en la margen este del río Mississippi "hay personas en los techos de sus casas, y tres o cuatro metros de agua".

    "Fue peor que Katrina", destacó Nungesse.

    Cientos de personas fueron evacuadas de esas zonas, en particular de Boothville Venice, y albergadas en un centro en Belle Chasse, donde esta mañana se hablaba de 20, 30 personas todavía bloqueada en las azoteas en espera de ser evacuados.

    Las imágenes difundidas por las redes sociales muestran a poblados sumergidos, con los socorristas obligados a usar sus motos acuáticas.

    Las preocupaciones crecían esta noche en Guste Island, donde se registra la rotura de los diques, con las operaciones de búsqueda y rescate ordenadas sobre la marcha.

    El presidente Barack Obama hizo saber que se comunicó con los gobernadores de Luisiana, Mississippi y Alabama, y con el alcalde de Nueva Orleans, a quien le pidió que informe a las autoridades federales necesidades que pudieran surgir luego de Isaac.

    "El gobierno federal está listo", agregó Obama, en campaña con miras a su reelección.

    Nueva Orleans, que hoy tenía una figura espectral, sin vehículos en las calles, se preparaba a transcurrir las próximas horas con emergencia. El alcalde Landrieu declaró el toque de queda desde el atardecer al amanecer de mañana.

    Igual medida tomaron algunos comisarios en diversos condados cercanos a la ciudad porque, como afirmó el responsable de seguridad en Saint Bernard Parish, James Pohlmann, en esta situación "no queremos a nadie en las calles"

DP-DS/ACZ 
29/08/2012 23:04 


No hay comentarios:

Publicar un comentario