lunes, 3 de septiembre de 2012

200 marines EE.UU. buscan a Zetas en Guatemala


Marines participan en la inauguración del programa "Más Allá del Horizonte 2012", en una base militar en Cobán. foto edh
EDH - 2 de Septiembre de 2012
La Operación Martillo en las costas de Centro y Sudamérica se inició en enero pasado en el Atlántico de Honduras y de allí se trasladó a Guatemala
GUATEMALA. Doscientos marines estadounidenses están en Guatemala dentro de la Operación Martillo para localizar actividad del cártel de Los Zetas, informó la revista mensual estadounidense Wired.
En la misión, que al principio se anunció solo como unos ejercicios militares conjuntos, participa personal de la armada, de los guardacostas y agentes federales estadounidenses para bloquear las rutas de transporte de los estupefacientes.
"La participación de los marines en la operación incluye perseguir a los narcotraficantes con helicópteros UH-1N Huey. El contingente de la marina tiene cuatro de esos helicópteros y los marines portan armamento", dijo Earnest Barnes, vocero del Comando Sur de las fuerzas de la Marina estadounidense a la publicación Wired.
Es la primera vez después de 50 años que los marines operan directamente en ese país.
El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, confirmó en su momento a periodistas que los militares estadounidenses realizarán los operativos en conjunto con las fuerzas de aire, mar y tierra del Ejército guatemalteco.
La Operación Martillo, una estrategia de combate frontal al narcotráfico impulsada por Estados Unidos con la participación de los gobiernos de Centroamérica y el Caribe, se inició en enero pasado en el Atlántico de Honduras y de allí se trasladó a Guatemala, y ha dado como resultado la incautación de 25 toneladas de cocaína y otros narcóticos, y la captura de 50 personas.
El 90 % de la cocaína que llega al mercado estadounidense pasa por Centroamérica y México.
Por su posición geográfica, Guatemala es utilizada como puente por los cárteles del narcotráfico que transportan la droga desde Sudamérica hasta el mercado de Estados Unidos, que es el principal consumidor, según reconocen las autoridades.
Pérez Molina dijo que como resultado de las "efectivas" estrategias impulsadas por el Ejército guatemalteco desde los primeros meses de este año, se logró tomar el control de las carreteras y fronteras del país, lo cual "obligó a los narcotraficantes a desplazarse hacia Honduras". En ese vecino país, donde la Operación Martillo se inició en los primeros meses de 2012, se forzó a los narcotraficantes que operaban en el Golfo de Honduras a que "cambiaran de rutas y se trasladaran al Pacífico" de Guatemala, agregó el mandatario.
"Desde principios de año sabemos que los narcotraficantes se desplazan por la Costa Sur, por eso se han hecho más esfuerzos en el Pacífico", agregó.
El informe de este año de la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos (INCSR) del Departamento de Estado informa que la unidad especial antipandillas expandió su presencia para cubrir el oeste de Guatemala, la parte oriental del país incluyendo las fronteras con El Salvador y Honduras y la región fronteriza con México, asiento de la Cuenca del Petén, el depósito más importante de hidrocarburos que ha desatado una fiebre del petróleo.
"Las organizaciones de narcotraficantes que incluyen al cártel de Sinaloa y a Los Zetas siguieron llevando a cabo operaciones en el país", advirtió el informe 2012 de INCSR.
Hablando de petróleo, el pasado miércoles la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro designó a ADT Petroservicios SA de CV, perteneciente a Francisco Antonio Colorado Cessa, Pancho Colorado, considerado el pasado 12 de junio como un narcotraficante que presta apoyo material a Los Zetas para lavar dinero.
El artículo de Wired firmado por Robert Beckhusen aclara que si bien los marines "técnicamente no usan sus armas excepto en defensa propia", eso no es una garantía de que no se involucren en el conflicto. "Sólo porque los marines no están autorizados oficialmente a detener a los narcotraficantes –sino sólo para detectarlos– no significa que no sean arrastrados al conflicto. La guerra antidrogas es caótica e implica ir tras los grupos criminales que en su mayoría no usan uniformes ni se identifican como miembros de los cárteles. Tampoco es válido decir que EE.UU. no está ya involucrado en una guerra de tiroteos en Guatemala, con consecuencias potencialmente malas", escribió Beckhausen.
Tan potencialmente delicadas que la periodista canadiense Dawn Paley escribió para Upside Down World Today que "la guerra antidrogas de Guatemala está siendo utilizada como una fachada para deforestar tierra para las compañías petroleras".
"Mientras la cobertura de los medios ha enfocado su atención a las atrocidades y a las incursiones del crimen organizado, una nueva fiebre del petróleo está ocurriendo en el Petén, la misma región crecientemente militarizada del norte codiciada por los grupos criminales", escribió Paley una periodista independiente especializada en recursos naturales que colabora para diarios como Globe and Mail y Vancouver Sun, entre otros.
InSight Crime, un centro de estudios financiado por George Soros, publicó el miércoles pasado en su página electrónica que la presencia de unos 170 marines en Guatemala podría llevar a las fuerzas de seguridad de Estados Unidos a "una confrontación directa con las pandillas que operan en el país, especialmente Los Zetas".—AGENCIAS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario