jueves, 13 de diciembre de 2012

Alianza por la definitiva independencia

POR ROBERTO BASTIDAS

LA HABANA – Concluía 1895 cuando Eloy Alfaro tomó la iniciativa de convocar para el 10 de agosto de 1896 un Congreso Internacional Americano, a celebrarse en México,  en homenaje al Primer Grito de independencia en Hispanoamérica. Entre los puntos principales de la agenda figuraban buscar fórmulas conjuntas para contribuir a la emancipación cubana, estrechar las relaciones entre las naciones del continente y afianzar la paz.
Apenas tomó posesión de la jefatura del Gobierno de la República andina, Alfaro reafirmó su compromiso  y dispuso que el Coronel León Valle Franco organizara una expedición militar con veteranos de las guerrillas liberales ecuatorianas con el fin de apoyar a los insurrectos cubanos.
Aunque tal empresa no llegó a concretarse, el gesto solidario fue altamente valorado por los revolucionarios de la Isla, quienes recibieron otro enorme estímulo moral del bravo ecuatoriano cuando atrajo la atención pública internacional al escribir una memorable carta a la Reina Regente de España, María Cristina, demandando la independencia de Cuba.  Ese suceso  tiene el mérito histórico de constituir la única manifestación pública de un jefe de Estado en favor de la Revolución cubana durante la Guerra de 1895.
El General Alfaro supo conjugar su amor al pueblo ecuatoriano y  sus afanes de justicia con un ejemplar espíritu internacionalista que se expresó especialmente en su generosa solidaridad con Cuba.
El destacado patriota sostuvo relaciones de amistad con los hermanos Maceo, Máximo Gómez, Flor Crombet, Francisco Carrillo y Eusebio Hernández, a quienes conoció en Panamá a fines de la década del 70 del siglo XIX, cuando concluyeron las acciones bélicas en la manigua cubana con la derrota del Zanjón, que obligó a los principales jefes mambises a peregrinar por tierras americanas en busca de apoyo para reanudar la lucha.
También cultivó una entrañable amistad con José Martí, a quien encontró por primera vez en Nueva York. Ese fue el cimiento del compromiso de Alfaro con los esfuerzos por la independencia de Cuba, junto con su afán por la refundación de Ecuador de su país
Tuvieron que transcurrir  cien años para que otra vez, desde Ecuador, con total compromiso, se defienda a la Isla gigante repartidora de luces y sueños.
En Caracas, durante la Oncena Cumbre del ALBA,  el presidente ecuatoriano Rafael Correa fue categórico al condenar  la eventual exclusión de Cuba en la Cumbre de las Américas que se realizo en Colombia.
“Propongo que si Cuba… no es invitada a esa Cumbre de las Américas, ningún país del Alba…asista a dicha cumbre”, dijo Correa, y agregó “hay que insistir en el levantamiento al bloqueo criminal contra el pueblo cubano… y rechazar esta prepotencia… de tratar de excluir a Cuba de los diferentes foros regionales”, por lo que en caso de acudir a esa reunión “un tema central… tiene que ser el levantamiento del bloqueo a Cuba”.
¡Qué hidalguía!, ¡qué ejemplo!, ¡qué digna postura la de una nación que hoy puede hablar con voz propia!
Este 10 de Diciembre viajó a Cuba para dar un abrazo solidario a su homólogo de Venezuela, quien se sometió  a una nueva intervención quirúrgica por la presencia de células cancerosas en la misma zona donde fue operado meses atrás.
Rafael Correa, quien vino acompañado del canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, y del Secretario Nacional de Comunicación, Fernando Alvarado, llegó en la mañana al aeropuerto internacional José Martí de la capital de Cuba, donde fue recibido  por el ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, y el embajador ecuatoriano en La Habana, Edgar Ponce.
Antes de regresar a su país, el jefe de Estado ecuatoriano comentó a “EL TELEGRAFO” en el aeropuerto Internacional José Martí, que encontró al líder bolivariano muy bien y con excelente estado de ánimo. “Siempre dispuesto a dar la batalla más dura con mucho optimismo, con mucha fe”, refirió.

Rafael Correa precisó que vino hasta La Habana para dar un abrazo solidario, no solo de Ecuador, sino de toda la patria Grande a Hugo Chávez, a quien calificó como extraordinario ser humano y un presidente histórico, que cambió la historia de Venezuela y parte de la de América Latina.

El primer mandatario de Ecuador también se refirió al encuentro que realizó con el presidente cubano, Raúl Castro, con quien dialogó sobre la situación en América Latina, Cuba y Ecuador.

Agregó que en la reunión conversaron, además, sobre los devastadores efectos del paso del huracán Sandy por el oriente de la Isla, especialmente en la provincia de Santiago de Cuba, y manifestó que su país “arrimará el hombro” junto a Cuba, que ha ayudado tanto a Ecuador y a América Latina.

Rafael Correa indicó que en su breve visita a la nación caribeña se entrevistó también con el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro. “Es impresionante toda la información que maneja”, expresó el presidente ecuatoriano al referirse a la conversación entre ambos sobre temas de la actualidad internacional.
 En relación a una pregunta sobre la acusación de Estados Unidos de que en Cuba se violan los derechos humanos, aseveró que eso se debe a la doble moral que existe a nivel mundial y consideró que uno de los principales y más grandes desafíos que enfrenta la humanidad en el siglo XXI es luchar contra los poderes imperiales y mediáticos.
 “Así seas el tipo más comprometido con los derechos humanos, con la democracia si no eres incondicional, si no te sometes va a existir ese linchamiento mediático, la campaña constante de autoritarismo, de dictadura... Uno de los desafíos del siglo XXI es que por fin se inaugure la justicia en la humanidad y se acabe esa doble moral terrible”, subrayó.
Sobre el tema, precisó Correa que es Estados Unidos el que viola constantemente los derechos humanos y puso como ejemplo el caso de los cinco antiterroristas cubanos condenados injustamente desde hace más de 14 años en el norteño país, y a quienes no se les respeta sus garantías fundamentales.
 Durante su permanencia en Cuba, el jefe de Estado ecuatoriano recorrió la embajada de Quito en La Habana, donde fue recibido por todo el personal de la legación diplomática y se reunió con estudiantes de su país que cursan estudios en la Escuela Latinoamericana de Medicina.
Y ahí,  tuve el honor de presenciar el empalme de miradas de dos caudillos, seguro estoy que el más joven le comentaba “Continuo tu obra “y el viejo luchador con su inmemorable hidalguía de Ecuatoriano, respondía “VIVA LA REVOLUCIÒN CIUDADANA Y ALFARISTA. “
 
El legado imperecedero de Alfaro se erige en los principios que defiende Correa: es una alianza indestructible en el camino de la verdadera y definitiva independencia, es por eso y por muchas cosas más que el pueblo ecuatoriano te reelegirá para un nuevo periodo, gracias Correa por  devolvernos la Patria. 
El primer mandatario aprovechó la ocasión para felicitar el trabajo del embajador ecuatoriano, Edgar Ponce, y especialmente el desempeño con los educandos de la nación sudamericana, a quienes garantizó trabajo seguro en su país cuando concluyan su preparación en la Isla.
 “No me saques sin razón, no me envaines sin honor”, así permanece escrita en su empuñadura la espada del General Alfaro que fue entregada al mandatario ecuatoriano Rafael Correa.
Alfaro está vivo, forma parte del presente de dignidad que vive Ecuador. Como afirmó el Presidente: “Con usted la Patria vuelve, con usted estamos haciendo esta Revolución que nada ni nadie la podrá detener".
En el siglo XIX, Eloy Alfaro (1842-1912) manifestó un explícito compromiso con la independencia de la Mayor Isla del Caribe. En pleno siglo XXI Rafael Correa reconoce abiertamente  su admiración por la Revolución cubana y su entrañable amistad con el Comandante Fidel, y sin tapujos ni temores, continua defendiendo la verdad y la dignidad de los pueblos reafirmando su carácter antiimperialista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario