jueves, 14 de marzo de 2013

NO HAY MONARCA COMO UN PERIODISTA HONRADO

Por Pedro Martínez Pírez

Cuba, el país de Nuestra América que desde hace más de medio siglo enfrenta una guerra mediática que cuesta millones de dólares a los contribuyentes en Estados Unidos, celebra este jueves el Día de la Prensa Cubana.

Y lo hace para evocar la publicación del periódico “Patria”, fundado por José Martí en la ciudad de Nueva York, el 14 de marzo de 1892, como parte de sus acciones para lograr la independencia de Cuba, objetivo supremo por el cual caería en combate tres años y dos meses después en la región oriental cubana.

José Martí es, sin duda, el mejor periodista cubano de todos los tiempos, y honrarlo en esta fecha, como se hizo el pasado 28 de enero en el aniversario 160 de su nacimiento en La Habana, constituye un deber sagrado de todos los cubanos.

En la Mayor de las Antillas el acto central por la efeméride se realizó en la provincia oriental de Holguín, ganadora de la emulación que cada año fomenta la Unión de Periodistas de Cuba, en la cual se agrupan en estos momentos unos cuatro mil afiliados.

Muchos organismos cubanos organizan también actos con motivo de la fecha, entre ellos el Centro de Estudios Martianos, la Sociedad Cultural José Martí y la Oficina del Programa Martiano que dirige el doctor Armando Hart Dávalos, figura histórica de la Revolución y gran divulgador del pensamiento y la obra del más universal de los cubanos.

En el colectivo internacionalista de Radio Habana Cuba los afiliados de la Unión de Periodistas no son únicamente cubanos, están con nosotros colegas nacidos en Argentina, Brasil, Estados Unidos, Francia, Guatemala, Haití, Líbano, Perú, y este día recordamos a algunos periodistas fallecidos como el cubano Orlando Castellanos, la paraguaya Dora Guillén y el salvadoreño Roque Dalton, quienes laboraron en la emisora cubana de ondas cortas que desde hace años transmite también por internet.

Cuba es un país donde a partir del triunfo de la Revolución los periodistas no son asesinados, de ahí el recuerdo permanente hacia el colega ecuatoriano Carlos Bastidas Argüello, quien fue ultimado en La Habana por la policía de la dictadura de Fulgencio Batista el 13 de mayo de 1958. Bastidas, de 23 años de edad, había estado varias semanas en la Sierra Maestra, compartió con Fidel Castro y transmitió por la emisora creada por el Ché Guevara, Radio Rebelde, con el pseudónimo de Atahualpa Recio.

Lo único que afecta la celebración del Día de la Prensa en Cuba proviene de Miami, donde una mafia anticubana ha estimulado durante muchos años al gobierno de Estados Unidos no solamente a mantener el criminal bloqueo económico, comercial y financiero, y otras agresiones contra Cuba, sino a dedicar millones de dólares en financiar una radio y una televisión destinadas al derrocamiento de la Revolución Cubana, medios injerencistas que en un acto de suprema alevosía, dieron el nombre de José Martí.

Y los periodistas cubanos también hoy sienten la ausencia de Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González, cinco compatriotas, los cuatro primeros en prisión y el último cumpliendo una sanción adicional en Estados Unidos, todos víctimas de un juicio amañado en el cual mucho tuvo que ver el papel de periodistas mercenarios y medios de prensa anticubanos de Miami.

De ahí que la alegría por la fecha no sea completa, por la miserable utilización del nombre de José Martí para la agresión radial y televisiva contra Cuba, y la ilegal retención en el territorio del imperio de cinco legítimos martianos que sacrificaron su libertad para impedir actos terroristas contra los pueblos de Cuba y Estados Unidos.

Por eso en una fecha como la de hoy, aniversario de la fundación en Nueva York del periódico “Patria”, recordamos a José Martí, quien vivió en el monstruo y le conoció las entrañas, y ejerció el periodismo con la verdad y la ética como premisas, y aseguró que “no hay monarca como un periodista honrado”.

La Habana, 14 de marzo de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario