viernes, 5 de julio de 2013

PERSEGUIDOS DE LA ERA GLOBAL

Jorge Gómez Barata

Todos los perseguidos de la era global han sido fichados por Estados Unidos que debutó con Juan Antonio Noriega (1989), ex hombre fuerte de Panamá, primera ocasión en que se invadió un país para capturar a su gobernante  y llevarlo a Estados Unidos donde fue juzgado y condenado.

En  2001, tras el derribo de las Torres Gemelas de Nueva York tocó el turno a Mohammed Ben-laden, fundador de Al Qaeda que, tras una persecución de más 3 500 días fue ubicado y ejecutado por un comando de tropas especiales el 11 de mayo de 2011 en Abbottabad, Pakistán.

En vista del incremento de las necesidades represivas globales, en 1988 las potencias crearon la Corte Penal Internacional cuyo primer reo VIP fue Slobodan Milosevic, ex presidente de Serbia que en 2001 fue entregado por las autoridades de su país a la Haya donde murió en marzo de 2006 mientras era juzgado.

En 2011, aprovechando el confuso clima creado en la región de África del Norte por la llamada Primavera Árabe, las potencias de la OTAN estimaron llegado el momento de ajustar cuentas a Muammar al-Gaddafi, ex líder revolucionario libio. Derrotado y perseguido Al Gaddafi fue linchado por sus captores.  

No menciono a Che Guevara y Arafat porque como a otros líderes revolucionario se les aplicó una receta convencional, la misma que a Francisco Madero (1913), Augusto César Sandino (1934), Jorge Eliecer Gaitán (1948) o la utilizada para sacar de circulación a: Omar Torrijos (1981) Jaime Roldós (1981), Zamora Machel (1986) otros líderes que forman una interminable galería de personalidades perseguidas por la entente internacional formada por las oligarquías, los  imperios y sus servicios especiales.

Al hombre del momento; el australiano Julian Assange, fundador de WikiLeaks  acaba de sumarse Edward Snowden (Carolina del Norte 1983), ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos convertido en la persona más acosada del mundo y eje de un conflicto de proporciones impredecibles.

Por lo que se sabe, se trata de un joven del linaje de los talentos, graduado de computación en Maryland. En 2004, con 21 años ingresó en el ejército de los Estados Unidos del cual fue dado de baja ese mismo año por razones de salud. Sucesivamente se involucró con la NSA y la CIA en calidad de experto en seguridad informática.

Como parte de la Comunidad de Inteligencia, además de los Estados Unidos, trabajó en Suiza y Japón, pasando en 2009 a la empresa privada, no a cualquiera sino a una consultora al servicio de la NSA. Más tarde fue contratista con la firma Booz Allen Hamilton que también trabaja para el espionaje estadounidense.

Con una vida holgada y ordenada, salario de 200 000 dólares anuales+ prestaciones; por motivaciones personales asociadas, según ha dicho a una toma de conciencia, reveló secretos asociados a acciones de espionaje global con lo cual desafió una estructura de poder cuyas posibilidades y ausencia de escrúpulos conoce y a cuya venganza se expone. 

De momento, privado de su pasaporte, confinado al área internacional de un aeropuerto moscovita, Snowden ha quedado varado en una posición sumamente difícil sobre todo después que el gobierno norteamericano y sus socios europeos se atrevieron a secuestrar al presidente Evo Morales, incluso a poner en peligro su vida para impedir que saliera de Moscú.

Tratándose de un tema de un asunto en progreso, habrá nuevas entregas. Allá nos vernos.

La Habana, 05 de julio de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario