lunes, 12 de agosto de 2013

CHEVRONADAS

ALFREDO VERA

Chevron es, como empresa, la caracterización  más genuina del imperialismo: una transnacional petrolera acostumbrada a aplicar los métodos típicos para ganar la mayor cantidad de dinero posible con los procedimientos más drásticos y agresivos que acerquen a sus insaciables ambiciones.

Es uno de esos pulpos de infinitos tentáculos, acostumbrado a depredar todo lo que se le ponga por delante y arrasar con normas y leyes, agredir soberanías y mancillar a quienes osen limitar su voracidad.

Con el nombre de Texaco primero y Chevron después, se situaron en la amazonía y depredaron un extenso territorio, incluyendo poblaciones enteras, provocando enfermedades, muerte y desolación.

La inicial chevronada fue menospreciar los efectos de su criminal operación, negarse a reparar los daños e ignorar el reclamo de sus víctimas que se vieron obligados a demandarla judicialmente.

La siguiente chevronada  ocurre durante el proceso judicial, cuando la empresa imperial pretende manipular a su antojo las acciones, los tribunales, las resoluciones, apelaciones y resultados, en un juego perverso para chantajear a todos cuantos se les ocurra, tanto en Ecuador como en su país sede: loa Estados Unidos, calculando dónde pueden sacar más ventaja de su terrible poder financiero.

Y como les va mal, porque los daños causados a la población y el territorio son evidentes e indiscutibles, aplican la última chevronada: Invertir todo el dinero y poder necesarios para desatar su más reciente jugarreta consistente en atacar, desprestigiar, agredir y desacreditar al Ecuador.

Aunque este conflicto dura un montón de años y se inició como reclamo de los pobladores amazónicos, su guerra agresiva la extienden a todo el Ecuador pretendiendo abarcar inclusive al gobierno actual y dar un tinte  politiquero a su maledicencia, reclutando adhesiones en la extrema derecha de todas partes, incluyendo a elementos despreciables y apátridas de nuestro propio Ecuador.

Se juntan con la OXI para hacer causa común, unir fuerzas de la misma naturaleza y calaña e impulsar una guerra al más puro estilo imperial pensando que les será fácil doblegar y aplastar a este pequeño país.

Las chevronadas se riegan por casi una docena de países y en todas partes ellos pretenden imponer sus caprichos y prepotencias, utilizando su ilimitado poder fáctico y mediático, que se extiende y desparrama por todo el mundo.

Ahora toca al pueblo ecuatoriano levantarse, unirse y aprestarse a defender nuestra integridad, soberanía, respeto y dignidad.

Con seguridad contaremos con la solidaridad y apoyo de otros pueblos, en particular de nuestro propio continente suramericano, latinoamericano y hasta segmentos importantes del pueblo norteamericano.

Más temprano que tarde demostraremos que somos capaces de resistir y vencer las chevronadas por fieras que parezcan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario