viernes, 2 de agosto de 2013

Cierre de embajadas EE.UU reaviva debate sobre seguridad de las sedes

Washington, 2 agosto (PL) El anuncio del cierre temporal de varias embajadas de Estados Unidos en países islámicos ante la posibilidad de una acción terrorista, reavivó hoy el debate sobre la protección de sedes diplomáticas y propiedades norteamericanas en ultramar.


El congresista republicano y presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, Ed Royce, dijo este viernes que él y su colega demócrata Eliot Engel se reunieron con el vicepresidente Joseph Biden, quien les informó acerca de las más recientes amenazas de la organización Al Qaeda contra los intereses de Washington.

Royce destacó la necesidad de ubicar las fuerzas militares necesarias y tener a mano los planes de contingencia para evitar incidentes como el atentado contra el consulado en Bengasi, Libia, el 11 de septiembre de 2012 en el que murieron cuatro funcionarios norteamericanos, entre ellos el embajador en Trípoli, Christopher Stevens.

El Departamento de Estado anunció que cerrará 17 embajadas y cuatro consulados en países musulmanes a partir de este domingo y posiblemente durante varios días, tras recibir amenazas "serias y creíbles" sobre actividades terroristas, y además emitió una alerta de peligro para los viajeros en tránsito por esas naciones.

La comisión que preside Royce discute un proyecto destinado a financiar un incremento sustancial del número de infantes de marina que garantizan la seguridad de las embajadas estadounidenses.

El Comité de Servicios Armados de la Cámara baja realizó este miércoles una audiencia a puertas cerradas sobre el caso Bengasi, en la cual el testigo principal fue el coronel de la infantería de marina George Bristol, jefe de una Fuerza de Tarea Conjunta de Operaciones Especiales con responsabilidad sobre esa área geográfica.

Con el fin de enfrentar las amenazas a las sedes diplomáticas en Europa y Medio Oriente, a principios de mayo pasado unos 500 marines procedentes de Camp Lejeune, Carolina del Norte, arribaron a la base aérea de Morón, España, y a la estación aeronaval de Estados Unidos en Sigonella, Italia.

La agrupación conforma una Fuerza de Tarea de Respuesta a Crisis y dispone de seis aviones de transporte V-22 Osprey, así como dos aeronaves cisterna KC-130 que le permiten trasladarse por vía aérea a grandes distancias sin necesidad de hacer escalas para reabastecerse ni solicitar permiso a los países por donde transiten.

mgt/rgh

No hay comentarios:

Publicar un comentario