martes, 6 de agosto de 2013

"Jihadistas", cada vez más fuertes en Siria

Por Alberto Zanconato

   BEIRUT, 6 (ANSA) - Los "jihadistas" han reforzado su presencia en el norte de Siria en los últimos meses y se hacen cada vez más fuertes en el terreno, tal como lo confirmó hoy la conquista de la base aérea de Mennegh, en el norte de Aleppo, por parte de esos grupos.

   En cambio, los fundamentalistas parecen debilitados en otra región, en Homs, donde siguen los combates intensos tras la conquista de fuerzas leales a Bashar al Assad y de la milicia chiíta libanesa de Hezbolá de la localidad de Qusayr, a diez kilómetros de la frontera con Líbano, que era estratégica para el paso de armas y milicianos en contra del régimen.

   Precisamente desde Qusayr, hubo el pasado 6 de junio una breve llamada a la pareja del enviado del diario La Stampa, Domenico Quirico, quien había desaparecido el 9 de abril.

   Sobre la suerte del periodista, la canciller italiana, Emma Bonino, dijo hoy tener esperanzas de lograr que regrese a casa sano y salvo, aunque eso "sea muy difícil, porque los grupos que combaten son muy diversos".

   También son diferentes las nacionalidades de los "jihadistas" reunidos en Siria para combatir lo que consideran una "guerra santa" de los sunitas en contra del presidente alauita, Bashar al Assad.

   Chechenos, según fuentes de la Iglesia Ortodoxa de Aleppo, son al parecer los secuestradores de dos obispos de esa confesión raptados el pasado 22 de abril cerca de Aleppo: el sirio Yohanna Ibrahim y el greco-ortodoxo Boulos Yazij.

    Pero el rol más importante entre los fundamentalistas es el de los milicianos iraquíes. En abril pasado, Abu Bakr al Baghdadi, el jefe del Estado islámico de Irak y afiliado a Al Qaeda, declaró que también el Frente Al Nusra, principal grupo jihadista sirio, entró a formar parte de su red.

   Esa red había sido nombrada Estado islámico de Irak y del Levante, pese a que el líder de Al Qaeda, Ayman al-Zawahri, no reconoció la fusión entre los dos grupos.

   En tanto, el primer ministro chiita de Irak, Nuri al Maliki, cuyo país es víctima comúnmente de sangrientos atentados por parte de extremistas sunitas, advirtió hoy que "los grupos terroristas son una amenaza a la unidad territorial de Siria".

Precisamente con Al Baghdadi tenía una cita el padre jesuita Paolo Dall'Oglio el pasado 28 de julio, cuando partió desde la ciudad de Raqqa para reunirse con él en un lugar desconocido, según reportaron a ANSA activistas que lo vieron entrar a Siria desde la frontera turca.

   Con él, según las mismas fuentes, el jesuita quería mediar la liberación de algunos rehenes así como una tregua entre grupos jihadistas y milicianos kurdos, que combaten desde hace semanas en el noreste de Siria.

    Hoy, combatientes jihadistas atacaron con tanques y armas un puesto kurdo en la provincia de Al Hasakah, informó el Observatorio Nacional para los Derecos Humanos en Siria (Ondus).
    Otros enfrentamientos, según la misma fuente, se produjeron hoy en las cercanías de Aleppo, en la localidad de al-Qenaya.

ZC-MZU/ACZ
06/08/2013 19:55 


No hay comentarios:

Publicar un comentario