miércoles, 9 de abril de 2014

Pájaros sicóticos …

ADRIANA VEGA

La red social  Zun Zuneo creada y falsificada por la Agencia de Inteligencia Americana que  conocemos como CIA, ha montado un matorral de marañas  para ocultar su auténtico origen sostenido por energías  financieras. Estos promotores del espionaje mercantil crearon un todopoderoso creativo tan mendaz e ignorante que en poco tiempo se convirtió en un despojo que nadie reclama.

ZunZuneo hoy perimida, funcionó como  una red social móvil que permitía intercambiar información utilizando el servicio de mensajes cortos (SMS). Su nombre fue derivado del zumbido de una especie cubana de colibrí, llamada zunzún.

 En esta red ilegal de comunicaciones  financiada y dirigida por USAID, participó un empleado de la Embajada de USA. La Prensa nicaragüense obtuvo el dato de que este programador de sistemas era personal nuevo en la Embajada Americana, razón por la cual algunos periódicos se comunicaron con el vocero de la Embajada estadounidense en Managua, Thomas Hamm, pero sólo fueron atendidos en directo por el buzón de voz. En una investigación de la agencia de noticias AP se descubrió que los hermanos nicaragüenses Mario Bernheim y Noy Villalobos fueron los creadores de la red que burló el control de las autoridades nicaragüenses y  por el gobierno de los EEUU.

Joe McSpedon, funcionario del gobierno de USA, se reunió en 2010 con un equipo de especialistas de alta tecnología —entre ellos Bernheim—, para crear esta red social destinada a socavar al gobierno de Cuba. El trabajo de Bernheim era crear una red de mensajería de textos a través de celulares, que pudieran llegar a cientos de miles de cubanos con el propósito de alentar una sublevación dentro de la Isla.

Una de las bases de operaciones de la red estaba en Managua, otra en San José y  la principal en Washington. USAID, de acuerdo con la investigación de AP, declaró su satisfacción por la forma en cómo operó la red, que no llegó a alcanzar sus objetivos, pero que funcionó sin que en Nicaragua advirtieran lo que acontecía.

De acuerdo con el diario nicaragüense La Trinchera, el organismo regulador de las Telecomunicaciones en Nicaragua, TELCOR, “no cuenta con medios para dar seguimiento a una operación tan sofisticada, lo que lleva a pensar que el estado nicaragüense no tiene la capacidad de dar seguridad al país en contra de los delitos informáticos”.

Cuba expresa, asegura y confirma  que EEUU ha creado otros servicios similares.

Como es habitual, una vez descubierto y con el nombre de Yoani Sánchez que se ha vuelto millonaria  traicionando a su natalicio, la corporación relegada terminará brindando a la ciencia la oportunidad de un estudio serio acerca de sus orígenes, crecimiento, funcionamiento y muerte repentina, lo que tradicionalmente aterra a la CIA, acostumbrada a vivir en  sombras hoy alcanzables y lejos de la mirada de  sus documentos internos como “personal no autorizado”.

ZunZuneo quedará en la historia de la CIA como una de su más chapucera, chapuzota e impresentable entre todas las operaciones de guerra cultural contra la Revolución Cubana.  Será otro hijo de nadie surgido por generación espontánea y rápidamente desaparecido de los titulares de la prensa mundial, como se intentará hacer, no lo duden, con este monumento al zambulle imperial que es ZunZuneo, junto a una oscura exaltación ornitológica.

En su afán por pasar inadvertida, mimetizarse, disolverse y alojarse en las entrañas de los sistemas a los que espía, la CIA controla y pretende destruir cometiendo los más escandalosos pecados de ingenuidad y ridiculez. Es lo que viene a la mente cuando se lee que a los genios invencibles de los equipos creativos de la CIA no se les ocurrió nada mejor que disfrazar de zunzún cubano a su red social. Un incomparable ejemplo de sutileza y creatividad diseñado, especialmente, para levantar sospechas. Pero el haber intentado izar los gorjeos de twitter en Cuba, revela una arista interesante de la psicología de la Agencia: su irresistible pasión ornitológica, atavismo quizás de sus salidas depredadoras. En coloquial se le dice “Salir volando”

Desde 1948, casi a la par del nacimiento de la Agencia, se puso en práctica una de las más amplias operaciones secretas para influir sobre la prensa mundial, la que luego sería conocida como “Operación Sinsonte” (Mockingbird, en inglés). La característica "políglota" del cenzontle (o sinsonte) llamó la atención del cantautor cubano Silvio Rodríguez, quien lo nombra en el comienzo de su canción La Maza, incluida en el álbum Unicornio, de 1982. Aparece también en la primera estrofa del tema "guajiro" de Orishas. "Yo nací en una rivera allá en el medio del monte Y te canto mi guajira, como la canta el sinsonte".

 Por supuesto que éste nombre era tan refinado que delataba, de inmediato, los objetivos a alcanzar. Partiendo del hecho reconocido de que el sinsonte macho puede imitar el canto de las demás aves y tener en su repertorio entre cincuenta y doscientas variantes del mismo, los sesudos expertos en “guerra política encubierta”, como la bautizase George Kennan, procuraban imitar, desacreditar, manipular y falsear información pública, con toda la elegancia parasitaria de un sinsonte.

Mediante la “Operación Sinsonte” la CIA logró controlar y poner a su servicio a una buena parte de la prensa del  “Mundo Libre”. Sus peones, entre los que se encontraban periodistas de la fama de Joseph Alsop, Phillip Graham, Walter Pincus, William Pawley, Henry Luce y Hal Hendrix, se ocupaban de la dirección de la Agencia en órganos tan prestigiosos e influyentes como “The New York Times”, “Washington Post”, “Time Magazine” y CBS. Al poco tiempo de ser nombrado Frank Wisner como director de la Oficina de Proyectos Especiales de la CIA, encargada de  esas tareas, la misma llegó a controlar alrededor de más de veinte de los más “heroicos” medios noticiosos norteamericanos.

A inicios de los años 50  la maquinaria informativa secreta de la CIA, satisfecha a partir de “Sinsonte”, tuvo su bautismo internacional  en las guerras culturales e informativas que se bifurcaron en los golpes de Estado contra gobiernos “discrepantes” y que gozaron golpes hacia sus gobiernos con sospechosa sincronización, en Chile, Nicaragua, Honduras, Cuba, Irán, Guatemala, Argentina y otros países

La inefable Agencia, con sus eufóricos cerebros creativos  de siempre, tal vez siga en maniobra con redes sociales semejantes a Zunzuneo, en varios países, “hostiles, poco amistosos o indiferentes”, según sus categóricas y no menos radiantes programaciones.  

Hoy,la tenebrosa Agencia  ha quedado desnuda tras el hundimiento de Zunzuneo y su  inclinación por lo tornadizo, verá si  el gobierno de los Estados Unidos que es el “amo” de todo este escándalo  asumirá  el compromiso por la descubierta torpeza de la CIA. No le queda más remedio, tras las  revelaciones de AP que se empeñó a fondo, con todo su poder global, en esconder esta operación dirigida contra la Revolución Cubana. Empresas fantasmas en España e Islas Caimán y la participación de la Agencia para el Desarrollo de los Estados Unidos (USAID), incluso el apresurado desmantelamiento de Zunzuneo, en el 2012, lo atestiguan.

 “Como se expresa en la Directiva de Seguridad Nacional  han de entenderse como ‘operaciones encubiertas’ todas las actividades, con excepción de conflictos armados que involucren a las fuerzas militares y las acciones de espionaje y contraespionaje, conducidas y patrocinadas por el Gobierno(USA) contra grupos o Estados extranjeros hostiles y de apoyo a grupos o Estados extranjeros amistosos hacia los Estados Unidos, que han de ser planeadas y ejecutadas de manera tal que nuestra responsabilidad en ellas no sea evidente para personal no autorizado y que, de ser descubiertas, permitan al Gobierno de los Estados Unidos la negación plausible de cualquier responsabilidad, especialmente las operaciones que incluyan toda acción relacionada con la propaganda, acciones preventivas directas, incluyendo el sabotaje, anti-sabotaje, las medidas de demolición y evacuación, la subversión contra Estados hostiles, incluyendo la asistencia a movimientos de resistencia, guerrillas y grupos de liberación formados por refugiados, y por último, el apoyo a los elementos anticomunistas locales en países amenazados del Mundo Libre.”  Un aquelarre de corte imperial.

ZunZuneo pasará a la historia de la guerra infinita de los gobiernos norteamericanos contra Cuba como una pieza  de teatro burlesco o un gran Titanic partido al medio.  Ningún gobierno norteamericano pudo llegar a los cubanos de manera respetuosa y constructiva; ni ha aceptado su ordenamiento constitucional, ni su forma de gobierno soberanamente elegido por el pueblo desde una votación participativa cuyos diputados se eligen desde la cuadra y el barrio. Es más, los quieren colonizados como a Puerto Rico cuyos habitantes van a las guerras tremendas pero no son considerados “americanos”. Está más que claro que, tras el eterno sermón de  libertades y derechos, los gobiernos pitiyanquis intentaron e intentan imponer a los cubanos sus propias recetas políticas y económicas. Y está claro  que eso es inadmisible e inaceptable.  En esa República el voto es de los ciudadanos y la soberanía también.

ZunZuneo, además, deja una lección más para las redes sociales, el acceso a Internet y a toda la tecnología de nuestra época que no es un lujo, sino un deber y un derecho, que semejantes operaciones del imperio no pueden sufragar, establecer o vetar para los ciudadanos del país. La verdad es revolucionaria como dicen los cubanos y  los revolucionarios no deben hacerse un nudo en la garganta por el contacto con el mundo real. Es allí y no en una campana de cristal, donde se foguean las virtudes y se hacen las revoluciones.

Internet es el campo de batalla de nuestra época y la voz masiva y libre de los cubanos no puede estar ausente. Y eso es lo que buscaban, en el fondo, operaciones como la de ZunZuneo y les salió el tiro por la culata.

Bs. As. 6 de abril de 2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario