lunes, 30 de junio de 2014

Nueva ley de inversiones foráneas en Cuba

Por Francisco Forteza


Foto Internet

 LA HABANA, 28 (ANSA) - Una nueva ley de inversiones extranjeras cobró vigencia en Cuba tras amplios esfuerzos oficiales por atraer más capitales de ese perfil, considerados cruciales para el desarrollo de la economía nacional.

    El gobierno del presidente Raúl Castro aprobó en marzo pasado la nueva legislación, pero su vigencia comenzó este sábado día 28 de junio. El lapso, desde su aprobación hasta su validez legal, ha sido aprovechado por las autoridades para explicar sus alcances en numerosos contactos bilaterales, conferencias en Cuba y viajes de especialistas a otros países.

    Las acciones más recientes en ese sentido fue un encuentro titulado Cubaindustria 2014, en La Habana, finalizado el viernes y que reunió alrededor de 2.000 empresarios y profesionales de 29 países, que recibieron conferencias de ministros, tuvieron contactos con empresarios estatales cubanos de diversas ramas, y recorridos por entidades del país.

    El encuentro tuvo el objetivo de mostrar los fines de la legislación, entre estos la "promoción de la gestión empresarial" en el país, y la búsqueda de "transferencias de tecnología, de innovación y de capital humano, y el establecimiento de mejores prácticas en los servicios y para el incremento de la productividad industrial" según sus organizadores cubanos.

    Salvador Pardo Cruz, ministro de Industrias, dijo a los asistentes que la nueva ley es "una de las acciones de mayor connotación estratégica en el proceso de actualización del modelo económico cubano".

    Una finalidad del gobierno es crear "fuertes alianzas" tecnológicas con socios extranjeros en ramas que considera como "muy deficitarias" en el país, como la de producción de envases y embalajes, el reciclaje de materias primas, la fabricación de equipos electrónicos y electrodomésticos, las producciones químicas y sus derivados, de equipos médicos, de textiles, sus confecciones y accesorios, así como productos de higiene, perfumería y cosmética.

    Un gran problema de la economía cubana, tanto en el sector agrícola como en el industrial, son las bajas producciones atribuidas, en muchos casos, a baja productividad a causa de pocos estímulos económicos y mala organización. El otro la gran necesidad actual de mantener relativamente altas importaciones en un mercado internacional de precios muy altos.

    Un ejemplo es que las compras en el exterior, por ejemplo, de alimentos, aún roza los dos mil millones de dólares al año, en espera de que la producción nacional agropecuaria se incremente como efecto de los cambios que comenzaron en 2008, que en el área rural , entre otros factores, llevaron a la entrega de tierras estatales en usufructo, a más de 170.000 granjeros.

    Con objetivos idénticos, las autoridades cubanas despacharon delegaciones oficiales para explicar la legislación, entre algunos de los países que han colocado tradicionalmente dineros en el mercado cubano, como España, Rusia, China, Canadá y varios latinoamericanos y Brasil.

    La necesidad de inversiones extranjeras con capitales "nuevos" del mercado nacional parece perentoria. El gobierno ha reiterado que para mantener los objetivos de desarrollo de la economía con las transformaciones en marcha, el Producto Bruto Interno deberá crecer en alrededor de un 7% anual para acumular así de un 25 a un 30% de sus recursos para inversiones.

 BY2/ACZ 
28/06/2014 21:35 


No hay comentarios:

Publicar un comentario