viernes, 31 de julio de 2015

La ignorancia como recurso electoral de Donald Trump

Editado por Maite González Martínez  -  RHC

Por Guillermo Alvarado

Si bien falta más de un año para los comicios presidenciales en Estados Unidos, el circo electoral está dando ya bastante de que hablar, sobre todo en las filas del Partido Republicano, donde el magnate y presentador de televisión Donald Trump está mostrando como el uso de la ignorancia puede ser un recurso de campaña provechoso en ese país.

En realidad son varios los problemas que tiene esa conservadora agrupación, entre ellos el abultado número de aspirantes a la nominación presidencial, 17 en total hasta ahora, que les impide avanzar hacia un voto unificado en su apuesta por recuperar la Casa Blanca.

La irrupción de Trump, un presentador de uno de los espectáculos más rupestres de la televisión estadounidense, el “reality show”, les pone sin embargo en un atolladero por el discurso de este hombre, que apela a las concepciones más retrógradas de esa sociedad, como el racismo, el miedo y, sobre todo, la ignorancia.

La primera andanada fue contra sus más cercanos vecinos del sur, los mexicanos, a quienes insultó de manera soez diciendo que envían a Estados Unidos lo peor del país: ladrones, asesinos, drogadictos y violadores.

Trump, a quien los medios llaman “el Donald”, quizás en alusión a donald duck, el Pato Donald, por sus salidas pseudo histriónicas, dijo que levantará un enorme muro en la frontera para evitar las migraciones y hará que México pague los costos de la edificación.

El caso es que al insultar a los mexicanos, lo hace también a toda la población hispana, que en 2012 representó el 10,2 por ciento de los votantes en Estados Unidos, y eso le provoca escalofríos a la dirección republicana que presiente que esa jugosa porción electoral pase toda a manos de su rival, el Partido Demócrata.

Donald, el candidato, no el pato, se ha apuntado también otras florituras, como decir que el cambio climático debido a la acción del hombre es una mentira, fabricada para hacer que la industria manufacturera estadounidense pierda competitividad en el mercado internacional.

Irritó, asimismo, a la comunidad científica al asegurar que las campañas de vacunación infantil son una de las causas del incremento del autismo.

Lo curioso es que sus desatinos parecen despertar simpatías entre los miembros del Partido Republicano, como se desprende de la última encuesta que lo sitúa a la cabeza de la intención de voto en las elecciones primarias, con 20 por ciento.

Si esto es una muestra de cómo piensa -si eso es pensar- una buena parte de esa agrupación política, ello resulta preocupante, no sólo para Estados Unidos, habida cuenta de la hegemonía económica, política y militar de la nación norteña.

Faltan unos 15 meses para las elecciones y según los analistas es poco probable ver a este señor en la Casa Blanca, pero es aleccionador ver cómo este magnate del espectáculo, con una abultada cuenta de miles de millones de dólares, utiliza la ignorancia como el pilar de su campaña proselitista, justamente en el país que se dice el más democrático del mundo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario