jueves, 30 de julio de 2015

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DEL 31 DE JULIO DE 2015


Desde inicios de semana los salvadoreños han estado de nuevo sometidos a la incertidumbre ante el boicot al transporte público provocado por al menos una de las bandas criminales, llamadas acá pandillas, que aún causan intranquilidad y muerte en varias zonas del país.

Aunque los efectos directos de la ausencia de los autobuses propiciada por amenazas y acciones calificadas como terroristas, junto al asesinato de al menos 9 de sus motoristas a la fecha, no se reflejan en todo el país, el clima de zozobra se incrementa con el efecto incesante de los medios de comunicación que, en su mayoría, despliegan sus informativos y documentos gráficos para destacar las consecuencias en la población de esta nueva crisis; unos por el desmedido interés de aprovechar la ocasión para aumentar sus “ratings” o audiencias, otros defendiendo el propósito de informar a la población, y no son pocos los que traslucen otros intereses o motivaciones, ocultos o no, pero pretendiendo de manera abierta el desprestigio de las autoridades y debilitamiento de la imagen ante la población del actual gobierno.

En las zonas del país donde el sabotaje al transporte ha sido efectivo, diversas entidades de gobierno ligadas a la seguridad han recurrido a un plan contingencial para reducir en lo posible las dificultades enfrentadas por infinidad de salvadoreños que deben trasladarse para cumplir con sus obligaciones laborales, proporcionando vehículos de diversa modalidad para tal fin, con el acompañamiento y vigilancia de agentes de la Policía Nacional Civil y miembros del ejército, que se encuentran en las calles para la protección de la población.

Aunque este jueves ya la situación tiende a normalizarse en las zonas comprometidas, luego del entendimiento de la mayoría de empresarios o dueños de los buses con las autoridades de seguridad, quienes les garantizan la movilidad en sus recorridos.

Mientras tanto, diversas agrupaciones políticas, sociales y gremiales se han pronunciado contra esta acción calificada como desestabilizadora, y en sospechosa sintonía con las previas acciones encubiertas o no, de sectores de la oposición de extrema derecha, claramente identificada con quienes luego de perder el poder político, no escatiman sus esfuerzos para recuperar los privilegios y prebendas que gozaron por años mientras estaban en el ejecutivo.

El gobierno de Salvador Sánchez Cerén se ha pronunciado públicamente condenando esta nueva escalada violenta y de intimidación a la población ejecutada por criminales, reiterándose la voluntad de no cejar en los esfuerzos por derrotar la violencia y la conquista de la paz.

En tal sentido, Sánchez Cerén invocó de los partidos políticos su colaboración y apoyo ante esta eventualidad que requiere de la participación de todos. Es destacable que en días anteriores el mandatario había alertado de las intenciones de grupos ligados a la extrema derecha de pretender la desestabilización de este segundo gobierno del FMLN, tal como la derecha internacional se ha lanzado contra otros países gobernados por la izquierda, en especial en América Latina.

Por su lado, la jefa de la fracción legislativa del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, Norma Guevara, ha considerado a través de declaraciones publicadas en algunos medios locales, que le resulta curioso notar que ni la Asociación Nacional de la Empresa Privada, conocida por sus siglas ANEP, ni el partido Arena, de extrema derecha, se hayan pronunciado contra las acciones desestabilizadoras impulsadas por las pandillas, calificando tal actitud como silencio cómplice de parte de dichas entidades, mientras por otros medios descalifican al gobierno y exigen que resuelva los problemas de inseguridad del país.

Con anterioridad el partido de gobierno también había alertado de esos intentos sediciosos de los grupos políticos ligados a la oligarquía criolla y los intereses de las transnacionales que resienten la derrota continuada del neoliberalismo; por lo que no ha resultado difícil relacionar los efectos de la acción de grupos violentos, las campañas mediáticas de desencanto y frustración dirigidos a la población, y las demandas de renuncia de las autoridades elegidas legalmente, con las intenciones de botar los gobiernos progresistas, y recuperar el poder que usufructuaron por años hasta ser derrotados electoralmente en el entorno del avance de los gobiernos progresistas y populares en Nuestra América.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Nueva América en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


No hay comentarios:

Publicar un comentario