viernes, 4 de septiembre de 2015

Fabio Di Celmo, ¿culpable por amar a Cuba?

El joven italiano fue víctima de la serie de atentados terroristas que ocurrieron en 1997 en la capital cubana orquestados desde Estados Unidos

3 de septiembre de 2015 23:09:12

El joven Fabio Di Celmo junto a su madre Ora Bassi. Foto: Archivo

El jueves 4 de septiembre de 1997 el joven italiano de 32 años Fabio Di Celmo tenía a las nueve de la mañana una reunión de negocios en La Ha­bana Vieja. Al demorarse por problemas en el tráfico, canceló la cita y se dirigió al hotel Copacabana, don­de su padre, Giustino, había alquilado una habitación.

Desde allí se comunicó telefónicamente con dos amigos suyos desde la infancia, En­ri­co Gallo y Francesca Ar­geli, quienes re­cien­te­men­te habían contraído matrimonio y estaban en Cuba de luna de miel, precisamente porque el propio Fabio los había convencido de que era un buen lugar para iniciar la vida de casados.

Giustino, quien permanecía en la habitación, oyó a su hijo proponerle a los dos jóvenes verse en el lobby bar del hotel para decidir el lugar donde almorzarían juntos, a manera de despedida, ya que la pareja tenía pasajes de regreso a Italia para las tres de la tarde. Era ya mediodía cuando el Di Celmo más joven partió al encuentro de sus amigos. Fue la última vez que su padre lo vio con vida.

Entretanto, el mercenario de origen salvadoreño, Ernesto Cruz León, contratado por el terrorista Luis Po­sada Carriles, se agazapaba en un ba­ño del hotel Copacabana para activar una potente bomba. En ese momento no le atormentaban las consecuencias de sus actos, solo pensaba en el dinero que iba a recibir. Además, co­mo había oído decir al “combatiente por la libertad” Orlando Bosch, autor intelectual del sabotaje al avión cubano en Barbados y compinche de Posada, todo aquel que represente al régimen comunista cubano, sea de­portista, músico, personal de salud o dis­capacitado, debe ser castigado.

Fabio, con pasos rápidos, llegó al lobby bar, donde ya los dos jóvenes lo aguardaban. Los huéspedes comenzaron a invadir los salones del hotel, el lobby bar se fue llenando de co­men­sales. Cruz León deslizó dentro de uno de los ceniceros del local el me­canismo criminal.

En su habitación Giustino escuchó una ex­plosión. A los pocos minutos le telefonearon des­de la carpeta del hotel para decirle que su hi­jo se hallaba gravemente herido y lo trasladaban a la Clínica Central Cira García, junto con el ma­trimonio que lo acompañaba, quienes ha­bían salido ilesos.

Giustino se dirigió inmediatamente al centro hospitalario. Un galeno le comunicó que Fabio había fallecido.

EL LÍBERO

Fabio Di Celmo nació en Génova, Italia, el primero de junio de 1965. Sus amigos lo re­cuerdan como una persona muy sencilla, ex­tremadamente de­licado con las compañeras. Si­mone Riveruzzo, su compañero de equipo en el fútbol, rememora: “No era de muchas palabras, sin embargo siempre estaba listo para reír y bromear... Contaba a menudo sus viajes a Cuba y de ello hablaba con entusiasmo. Amaba a este país y a su gen­te, soñaba con traernos un día a esta Isla”.

También amaba al fútbol. Co­men­zó a ju­gar desde los siete años. In­te­gró el Libertas y otros equipos genoveses, pero su trayectoria más recordada fue en el Sciarborasca, su último colectivo. No se comportaba como un líbero tradicional, más bien como un volante mixto, presto para la de­fensa, letal para el ataque. Su ideal no era el mítico Gaetano Scirea, intentaba parecerse más a Lothar Matthaus y a Matias Sammer.

LOS ASESINOS

Al ser capturado por las autoridades cubanas, el mercenario Cruz León delató sus co­nexiones con Po­sada Carriles, lo que a nadie ex­trañó, ya que el connotado terrorista había de­clarado una vez: “Con cualquier hecho den­tro del territorio cubano en contra el régimen de La Habana, me responsabilizo totalmente”. Un repo­rtero le preguntó por aquellos días si lamentaba lo de Fabio Di Celmo: “Es triste de que alguien haya muerto, estaba en el lugar equivocado en el mo­mento equivocado”.

En el cementerio de Arenzano, Génova, en la lápida de una tumba, persiste una perenne denuncia: “El 4 de septiembre de 1997, una bomba asesina de un mercenario salvadoreño apagó la vida del joven Fabio Di Celmo”. Ini­cialmente, se leía “una bomba americana asesina”, pero las autoridades italianas exigieron que se omitiera el gentilicio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario