viernes, 4 de septiembre de 2015

La UE reclama ahora a los Estados que acojan a 160.000 refugiados

La nueva cifra cuadruplica los 40.000 extranjeros que, en verano, propuso sin éxito la Comisión. «Si no hay solidaridad, esta será reemplazada por el chantaje», avisó el presidente comunitario

Unos refugiados intentan meter a un niño en un tren en Budapest, ayer. REUTERS / LASZLO BALOGH

EL PERIÓDICO  -  SILVIA MARTÍNEZ / BRUSELAS
VIERNES, 4 DE SEPTIEMBRE DEL 2015

La incesante oleada de refugiados sigue desbordando a Europa y las autoridades comunitarias se han dado cuenta de que las cifras de reubicación temporal de solicitantes de asilo pactadas antes del verano para los países más afectados -Grecia e Italia- se han quedado manifiestamente cortas.

Por eso, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, propondrá a los estados miembros que cuadrupliquen el número de refugiados a realojar al pasar de los 40.000 inicialmente propuestos hasta los 160.000. Es decir, 120.000 personas más que los previstas antes de verano. Y eso pese a que en julio los gobiernos fracasaron y solo consiguieron comprometerse a reubicar 32.000.

Se trata de uno de los elementos que el Ejecutivo comunitario planea incluir en el nuevo paquete migratorio que Juncker desgranará el 9 de septiembre en el debate sobre el Estado de la Unión que se celebrará en el pleno de Estrasburgo.

AVISO DE TUSK 

El presidente de la UE, Donald Tusk, sí admitió que los gobiernos deben redoblar sus esfuerzos y acoger al menos a 100.000 refugiados de los países que necesitan un alivio por la presión que sufren. «Aceptar más refugiados no solo es un importante gesto de solidaridad real. Una distribución justa de al menos 100.000 refugiados entre los Estados es lo que necesitamos. Si los líderes no demuestran buena voluntad, la solidaridad se convertirá en un eslogan vacío y se verá reemplazado por el chantaje político, las divisiones y un nuevo juego de culpas», alertó.

Cuando la Comisión Europea presentó su primera propuesta de cuotas en mayo pasado ya avanzó que la cifra inicial era solo «un punto de partida». Tanto el número como la obligatoriedad fue contestada por algunos Estados miembros. Hungría se negó a participar y España criticó el peso de los criterios tenidos en cuenta y aceptó menos de la mitad de los refugiados propuestos. En total, los gobiernos solo aceptaron reubicar a 32.256 y acordaron tratar de llegar a los 40.000 antes de finales de este año. Desde entonces la situación no ha parado de deteriorarse. En Italia, en Grecia pero también en Hungría, que se ha convertido en la segunda vía de entrada hacia la UE para todos aquellos que huyen a través de la ruta de los Balcanes.

Unos refugiados intentan meter a un niño en un tren en Budapest, ayer. AFP / ISTVAN BIELIK

Por eso, la intención del Ejecutivo comunitario es extender el esquema para incluir también a Hungría. Según diversas fuentes, la propuesta incluiría redistribuir 39.400 demandantes de Italia, 66.400 de Grecia y 54.000 de Hungría. El Gobierno de Budapest, aunque volvió a criticar ayer el esquema, se mostró dispuesta a analizar la propuesta si reciben una oferta. El nuevo plan, acelerado ante la gravedad de la situación, también incluirá el ya anunciado mecanismo permanente. Un sistema más automático, que estará organizado bajo los mismos criterios y que se activará cuando surja una emergencia. Incluiría la posibilidad de exención siempre y cuando los Estados que se autoexcluyan aporten una contribución financiera.

PAÍSES SEGUROS 

Además, Bruselas presentará una lista de países seguros en la que se incluirá a precandidatos a la adhesión y aliados como Serbia, Turquía, Albania, Montenegro, Macedonia, Bosnia y Herzegovina o Kosovo. Las personas de estos territorios no tendrían derecho a protección o asilo político de forma que sus peticiones se podrán desestimar con rapidez e impedir que supongan una carga para un sistema de asilo ya desbordado. El plan se completará con propuestas en torno a la financiación, con un nuevo fondo para apoyar a los países africanos, y la aceleración de las repatriaciones por medio de vuelos coordinados por la agencia Frontex y una política de retorno más eficaz.

Bruselas quiere tener todo listo para el Consejo extraordinario de ministros de interior del 14 de septiembre pero no es el único actor que intensifica el trabajo. Hoy se reúnen los líderes de Polonia, Hungría, Eslovaquia y República checa, que conforman el grupo Visegrad y ayer Francia y Alemania anunciaron una iniciativa conjunta para lograr un reparto «justo» de refugiados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario