lunes, 7 de marzo de 2016

Sociólogo mexicano que presenció muerte de Berta Cáceres ya rindió su declaración

5 marzo, 2016  - Redacción CRITERIO - redaccion@criterio.hn

México.- Gustavo Castro Soto el mexicano que presenció el asesinato de la ambientalista hondureña,  Berta Cáceres, ya ha rendido su declaración como testigo protegido, resguardado por el Gobierno de Honduras, informó su hermano Oscar Castro Soto.

Gustavo Castro es testigo clave del asesinato de Berta Cáceres y se ha pedido protección internacional para él

También dijo que luego del mortal ataque, las personas de la comunidad “acompañaron a mi hermano, lo han tenido todo el día en la Fiscalía de DDHH de Honduras, acompañado de abogados del COPINH”,(Coordinadora General del Concejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras).

Oscar Castro Soto, narró que los asesinos cuando entraron a la casa de la ambientalista, ubicada en el municipio de La Esperanza, departamento de Intibucá al occidente de Honduras, dispararon a matar.

“Creyeron que mi hermano estaba muerto, porque sangraba de la cabeza por una bala que lo hirió en la oreja y lo abandonaron”.

Gustavo Castro Soto de 52 años es un sociólogo, autor del libro ‘Las Aguas Negras de la Coca Cola‘, y de acuerdo a las primeras investigaciones, se encontraba en Honduras pues se había ofrecido para impartir cursos de capacitación ecológica al movimiento dirigido por Cáceres, por lo que

“Estaban preparando una reunión con actores internacionales que llegarían a la comunidad, donde se están construyendo represas de generación de energía hidroeléctrica, vinculadas con explotación minera”, señaló su hermano.

Gustavo, es miembro del consejo de coordinación del Movimiento Mexicano de Afectados/as por las Presas y en Defensa de los Ríos (MAPDER), la Red Latinoamericana contra las Presas y en Defensa de los Ríos, sus Comunidades y el Agua (REDLAR).

Además, pertenece a la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA) y el Movimiento Mesoamericano contra el Modelo Extractivo Minero (M4) y al ser el único testigo del asesinato de la coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), podría aportar los elementos clave que permitirían esclarecer el crimen en el que fue ultimada Berta Cáceres quien recientemente había recibido en Washington el prestigioso premio Goldman por la defensa de ambiente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario