domingo, 3 de abril de 2016

EU.- ELECCIONES.- Se acercan las elecciones

Por Dr. Néstor García Iturbe

En estos momentos, en que prácticamente faltan varios meses para que se efectúen las elecciones presidenciales en Estados Unidos, considero que los expertos en esta materia pudieran hacer un listado de aquellos aspectos que seguramente va a influir en el resultado de las elecciones, sin llegar a predecir  quién será el ganador.

Decía un politólogo estadounidense…   que las elecciones son como un partido de básquetbol que se encuentra empatado, se decide en el último minuto. Ambos equipos van anotando tantos, provocando fauls, cometiendo faltas y gana el que más habilidad demuestre y mejor  haya administrado sus recursos, que pudiera, no ser el mejor de los dos equipos.

En el caso que nos ocupa, es importante tomar en consideración la situación de la economía en Estados Unidos, que casi unánimemente se ha declarado como un factor  principal en estas elecciones. 

Formando parte de este aspecto, se encuentra el nivel de desempleo, no el que oficialmente se informa, sino el real, el que incluye todos los que no tienen empleo, o no están empleados por ocho  horas, o los que se consideran están empleados, pero devengan un salario  muy inferior al que requieren para vivir, no solamente los que están buscando trabajo.  Tomando en consideración todas estas variantes, pudiéramos decir que el desempleo se encuentra  encima del 8 por ciento, y que son los latinos, los negros y otras minorías los que más lo sufren.

Si una buena parte de la población no tiene empleo, no puede pagar la hipoteca de su casa, no puede pagar el seguro, incluyendo el de salud, tiene problemas para pagarle  a su hijo a una escuela  aceptable o sus estudios  universitarios, si el universitario no recibe ayuda del gobierno o de una fundación, los problema pudieran provocar  que abandone la universidad. Los gastos imprescindibles de la casa se convierten en otro problema, la comida, la electricidad, el teléfono, la calefacción y hasta la gasolina del auto. Esta es la realidad en que viven aproximadamente 41 millones de personas en Estados Unidos y que no se podrá cambiar antes de que se lleven a cabo las elecciones

En una sociedad donde las personas están acostumbradas al derroche y vivir sin problemas, la situación de la economía puede decidir una elección, solamente por el simple hecho de buscar al que le ofrece mayores oportunidades .  Aquí se pone de manifiesto la llamada filosofía del péndulo, también mencionada por los estadounidenses, llegar hasta un lugar y regresar al lugar totalmente opuesto.

Los que vivían por encima  de la línea de la pobreza y ahora están entre los millones que viven por debajo de esta, seguramente aspiran a que la próxima elección les permita nuevamente regresar al lugar que ocuparan anteriormente y eso decidirá su decisión al votar.

Algunos indicadores nacionales pudieran incrementar la inseguridad del votante, la Deuda Nacional, el desbalance Comercial, el Presupuesto Nacional, el incremento de precios de los principales alimentos, la presencia en varios teatros bélicos. Todo esto implica que la economía va caminando por una senda que  difícilmente termine en un lugar donde el ciudadano se sienta confortable.

Estos problemas ya no son exclusivos de los latinos, los negros y las minorías, pues  desde hace algunos años el problema ha comenzado a sentirse en los grupos de blancos, principalmente los de menos nivel educacional y como es natural menos ingresos, que han visto afectada su forma de vida y las posibilidades que en un momento tuvieron dentro del sistema.

Este fenómeno ha promovido el conservadurismo en un buen número de personas que en noviembre deberán votar por el nuevo presidente de la nación. Eso pudiera explicarnos el apoyo que Donald Trump ha encontrado dentro de los blancos de menores ingresos, que como el lema del candidato republicano VAMOS A HACER GRANDE  NUEVAMENTE A  AMERICA ( Estados Unidos) quieren que el país vuelva nuevamente a ser grande, pero internamente.

Estas personas están penando que los inmigrantes se roban los empleos que ellos pueden obtener. Que las guerras en que Estados Unidos se involucra en otros países, para salvar la democracia de estos, deben ser sufragadas por los que van a recibir el beneficio de que Estados Unidos le salve la democracia existente en el mismo, no por los estadounidenses.

Que no entienden como se otorgan becas a estudiantes extranjeros, cuando ellos no pueden enviar a sus hijos a las universidades, pues no pueden sufragar estas.

Que la mencionada ayuda enviada por  Estados Unidos a otros países para resolver problemas alimentarios, sanitarios y educacionales, debe quedarse en el país y distribuirla entre los residentes estadounidenses que tienen esas necesidades.

Que las grandes corporaciones realizan inversiones millonarias en otros países, las cuales solucionan parte de la situación económica de estos, disminuyen el desempleo en ellos y promueven un nivel de vida más alto para los ciudadanos de los mismos, mientras que prácticamente no realizan inversiones en suelo estadounidense y privan a los ciudadanos del país de esos beneficios.

Las fuerzas armadas se gastan miles de millones de dólares en bases militares en prácticamente todos los continentes, sin embargo se tratan de cerrar bases militares existentes en Estados Unidos de las que dependen negocios y poblaciones enteras, esos millones se deberían gastar dentro de Estados Unidos.

Que deben eliminarse los programas del Pentágono de ayuda a otros países mediante los cuales se les entrega a los mismos, sin costo alguno, armamento y toda clase de suministro.   Dichos países deben pagar por lo que reciben, que eso no sea un gasto que asuma el contribuyente estadounidense.

Estas ideas no son nuevas dentro de Estados Unidos, se promovieron después de terminada la Primera Guerra Mundial en la llamada Era de la Normalidad, en la imperó el aislacionismo como filosofía, pero el ciudadano estadounidense disfrutó de prosperidad.

¿Sera eso lo que Donald Trump quiere implantar si gana la presidencia?

Ahora entiendo el por qué ambos partidos lo han declarado su enemigo.

La Habana, 30 de marzo 2016


No hay comentarios:

Publicar un comentario