martes, 26 de julio de 2016

Culmina auditoría de firmas en Venezuela bajo control de autoridades

El Consejo Nacional Electoral ultima la auditoría e inclusión en el sistema digital de las 1,3 millones de firmas aprobadas de las 1,85 millones presentadas por la oposición

Tibisay Lucena ha sufrido constantes ataques de la oposición venezolana. Autor: AVN

Juventud Rebelde 
digital@juventudrebelde.cu
25 de Julio del 2016 21:53:52 CDT

CARACAS, julio 25.— La primera fase para convocar el referendo revocatorio contra el presidente venezolano Nicolás Maduro culminó este lunes bajo estricto cumplimiento de la Constitución, informó la rectora del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena.

Según la alta funcionaria, la institución ultima la auditoría e inclusión en el sistema digital de las 1,3 millones de firmas aprobadas de las 1,85 millones presentadas por la oposición, reportó PL.

Estamos en la culminación de la primera etapa que tuvo sus dos fases: la recolección de firmas y luego la validación.

Este primer momento exigía la recolección del uno por ciento del registro electoral (197 000 firmas), mientras que la etapa venidera precisa del 20 por ciento (3,89 millones).

A partir de este lunes la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) tiene tres días para recabar el 20 por ciento y presentarlo ante el CNE.

Luego, el máximo poder electoral necesita dos semanas para verificarlas y otros 20 días para definir cuándo, cómo y dónde ocurrirá la consulta popular, si se alcanza la cantidad establecida por ley. De ser así, para organizar la consulta el Poder Electoral cuenta con otros 90 días.

Una vez realizado el revocatorio, la MUD debe obtener una votación igual o mayor a la que consiguió Nicolás Maduro el 14 de abril de 2013, cuando se llevaron a cabo las últimas elecciones presidenciales (siete millones 587 mil 532 votos).

Lucena recordó que la oposición tenía derecho a comenzar el proceso para la consulta popular desde el 10 de enero, pero solo en abril dio los primeros pasos en este sentido.

Por tanto, la fecha más probable para las elecciones —si consigue las firmas necesarias— sería el primer trimestre de 2017.

La oposición apuesta por el revocatorio para sacar a Maduro del poder, pues, a juicio de sus líderes, es el principal causante de los males del país.

En junio fracasó un intento en la Organización de Estados Americanos para dejar a Venezuela sin apoyo externo y justificar una «intervención humanitaria» que hubiera favorecido al bando antigubernamental.

Tras más de seis meses dominando el Parlamento, la MUD ha sido incapaz de ganar terreno a nivel nacional e internacional, por lo que presiona obstinadamente para celebrar el revocatorio este año.

Mientras, el Ejecutivo apuesta por establecer una mesa de diálogo para zanjar diferencias y solucionar asuntos prioritarios como la crisis económica que enfrenta el país.

La Unión de Naciones Sudamericanas —mediadora entre ambos bandos— logró la semana pasada importantes avances en este sentido, al punto de que su secretario general, Ernesto Samper, se mostró esperanzado de lograr el diálogo en las próximas semanas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario