jueves, 7 de julio de 2016

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DEL 08 DE JULIO DE 2016


A inicios de semana el Presidente del BCR, las siglas del Banco Central de Reserva, Óscar Cabrera Melgar, a través de un conocido programa radial de entrevistas ha asegurado que en El Salvador la economía ha empezado a crecer y, por tanto, se podría avecinar una época de vacas gordas, según expresó.

Muy en contra de los deseos o pretensiones de los sectores económicos conservadores y sus fuentes políticas, que quisieran ocurriera lo contrario; con el fin de desacreditar al actual gobierno que adversan públicamente.

Por tal motivo esta aseveración no ha podido ocurrir en peor momento, cuando dichos sectores agudizan sus campañas mediáticas en dicho sentido, como la de incitar públicamente a la población a participar en un apagón de energía eléctrica por el lapso de una hora, como muestra de apoyo a sus posturas antigubernamentales.

El tal apagón anunciado para la noche del 4 de julio, cuya fecha escogieron las gremiales asociadas a la ANEP, Asociación Nacional de la Empresa Privada, resultó ser un verdadero fiasco.

Desde los mismos momentos que debió haber ocurrido tal evento, muchos usuarios de las diferentes redes sociales enviaron infinidad de imágenes de sus zonas de residencia, o con la captura desde miradores elevados de grandes sectores de la capital, San Salvador, donde se visualizaba la total normalidad del curso de la vida nocturna salvadoreña.

Tan solo algunas imágenes provenientes de las mismas gremiales, o de sus integrantes, se publicaron en dichas redes, donde algunos edificios de sus propias instituciones, para el caso la fachada de la ANEP y la de algunos interiores de ciertos centros comerciales, aparecían con luces apagadas.

Con ello ha quedado demostrado que aunque algunos sectores de la población pudieran tener demandas u opiniones adversas respecto a la actual administración, son muy pocos los que consideran que dichos adalides empresariales debieran ser sus modelos a seguir ante una protesta; sobre todo por sus discursos y acciones abiertamente antipopulares y contra los intereses de la población con más necesidades y condiciones precarias.

El caso más notable es la posición intransigente de ellos en negar el incremento del salario mínimo, ofreciendo a penas una proporción indigna para las aspiraciones y necesidades de quienes sería sus beneficiarios. Por ello han fracasado esta vez que se erigían – contradictoriamente - como defensores de dichos sectores sociales ante un incremento de la cuenta de la energía eléctrica, anunciada inicialmente de manera poco clara por los responsables de la administración, creándose ante los rumores el clima de desaprobación generalizada, por ser catalogado como inoportuno ante la situación de dificultades que enfrenta en sus economías la mayoría de la población.

Más adelante se ha aclarado que dicho incremento, el 13 por ciento del valor actual del kilovatio consumido, que por cierto en los últimos meses había experimentado descensos considerables de más del 60 por ciento de la factura total, por las condiciones propias de la economía y la reducción del precio del petróleo; sólo iba a afectar al 30 por ciento de los usuarios, ya que el resto, más de un millón de familias correspondientes al otro 70 por ciento, no se vería afectado; además de seguirse favoreciendo por el subsidio implementado desde el primer gobierno del FMLN a tal sector de la población.

Es, pues, en esas condiciones que ocurre la solitaria campaña de protesta encabezada públicamente por empresarios y dirigentes políticos de la derecha más conservadora, principalmente de Arena, que pretendió convocar la participación de una gran mayoría que no cree o no confía en ellos.

Precisamente es en ese contexto que el presidente del BCR ha anunciado el mismo lunes 4 de julio, que la manufactura y la construcción son los sectores que más están creciendo. Para el caso del primero dijo que recibió la inversión extranjera directa de 307 millones de dólares en los primeros tres meses de 2016, de los cuales 100 millones resultan de inversión nueva.

Agregó que también está despegando el desarrollo logístico y las telecomunicaciones, así como la inversión en comercios, restaurantes y hoteles, en relación al crecimiento del rubro del turismo.

Ante las interrogantes de adónde quedaba ese crecimiento, el funcionario dijo que el problema es que el 10 por ciento de la población se queda con el 36 por ciento del total de ingresos, por lo que urgió a encontrar un mecanismo para reducir la pobreza y la elevada concentración.

De igual manera detalló que una buena parte de la población no llega bien a fin de mes, porque su salario es inferior a 200 dólares; es decir, no le alcanza para comprar todos los alimentos ni cubrir otros ingresos básicos. De ahí la necesidad de que se apruebe el incremento del salario mínimo que el gobierno propone, de al menos 300 dólares al mes, con lo que según sus cálculos, de ser aprobado dicho incremento, la economía puede crecer hasta el 2,6 por ciento del PIB, concluyó el presidente del Banco Central.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario