lunes, 1 de agosto de 2016

Cuando Santiago se hace flores

La Ciudad Heroica demostró este 30 de julio que sus muertos sagrados no están olvidados; su huella es acicate en los combates de hoy. Jóvenes habaneros también marcharon para honrar a los mártires

Nuevamente al final de la tarde la ciudad toda abandonó sus quehaceres para revivir la multitudinaria peregrinación Autor: Miguel Rubiera Jústiz/ACN

Juventud Rebelde  -  Susana Gómes Bugallo
digital@juventudrebelde.cu
30 de Julio del 2016 23:13:56 CDT

SANTAGO DE CUBA.— Santiagueros de todas las edades, comprometidos con sus más entrañables tradiciones históricas, rindieron homenaje este 30 de julio a Frank País García y Raúl Pujols Arencibia, en el 59 aniversario de su vil asesinato, y a todos los mártires de la Revolución.

Nuevamente al final de la tarde la ciudad toda abandonó sus quehaceres para revivir la multitudinaria peregrinación con la que un pueblo enardecido llevara en hombros hasta el cementerio Santa Ifigenia el cadáver del Jefe de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio y del leal compañero que cumplió con su vida el compromiso de proteger al jefe.

Otra vez el abuelo con el pecho poblado de medallas, de la mano de los nietos; una vez más veteranos y bisoños, encabezados por sus principales dirigentes, desandaron por San Pedro, Martí, Crombet, la avenida Patria, calles pobladas de banderas, de cuyos balcones continúan lloviendo pétalos de rosas.

Ofrendas a nombre del líder histórico de la Revolución Fidel Castro y del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Raúl Castro, y del pueblo de Cuba fueron depositadas en la tumba de la familia País García y ante el Panteón de los Mártires del Moncada y Caídos en la Insurgencia.

Sendas ofrendas llegaron asimismo hasta la tumba de Raúl Pujols, los hermanos Díaz y de René Ramos Latour, el Comandante Daniel, quien sustituyera a Frank en su responsabilidad en el Movimiento 26 de Julio, y cayera en combate también el 30 de julio, pero de 1958, en el Jobal, en plena Sierra Maestra.

Sería este el clímax de un día hecho a la medida del homenaje, que comenzó mucho antes de que la ciudad se desperezara, con el depósito de flores en el Callejón del Muro, el sitio exacto donde cayeran Frank y Pujols, la guardia de honor entre banderas cubanas y del 26 de Julio, de sus compañeros de la clandestinidad y los versos declamados por pioneros santiagueros.

En la Placita de los Mártires, lugar de reunión de los revolucionarios, hubo igualmente flores, fueron entregados carnés a noveles militantes del Partido y la UJC y las nuevas generaciones, en voz de Yuniel Barrrientos, primer secretario de la organización juvenil en la Ciudad Heroica, ratificaron que jamás olvidarán la memoria histórica, pues ella marca el camino a seguir.

El tributo de recordación en esta patriótica jornada se extendió asimismo hasta otros sitios vinculados con la vida de Frank, como la casa natal de la familia País García, en San Bartolomé 226 y la colina de Punta Gorda, que supo de sus pasos de joven amante de la naturaleza, y hasta el monumento que perpetúa la memoria de Ramos Latourt en la barriada de Los Olmos. (Odalis Riquenes Cutiño)

Un abrazo a la joven historia

Les fue fácil morir por la Patria porque lo difícil era vivir sin ella. Con esta verdad pronunciada por Jorge Lozano, asesor de la Oficina del Programa Martiano, partieron del Mesón de la Chorrera, en La Habana, en apretada marcha por el Día de los Mártires de la Patria, alrededor de 200 jóvenes y familiares de los mártires con imágenes de los luchadores, banderas y consignas, hasta llegar al Parque de la Clandestinidad, en 23 y 32, en el Vedado capitalino.

Con un alto en la esquina de 24 y 19, sitio donde fueran apresadas las Hermanas Giralt, la juventud realizó por vez primera esta peregrinación, una iniciativa alentada por el club martiano Herencia Rebelde de la Sociedad Cultural José Martí y el Movimiento Juvenil Martiano, que tuvo el acompañamiento del Partido Comunista de Cuba, la Unión de Jóvenes Comunistas y la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

Según dijo a JR Lisandra Montero Vera, jefa del Departamento Ideológico del Partido en La Habana, aunque el acto en el Parque de la Clandestinidad se realiza por cuarto año consecutivo, es la primera ocasión en la que se parte del Mesón de la Chorrera, sitio escogido por su significación histórica, al ser la sede de reunión de jóvenes universitarios liderados por Julio Antonio Mella y luego servir de cuartel de tortura a los revolucionarios.

En la velada cultural realizada en el Parque, en la que estuvo presente Mercedes López Acea, miembro del Buró Político del Partido, Vicepresidenta del Consejo de Estado y Primera Secretaria del Partido en La Habana, se presentaron el Coro Infantil Solfa, el trovador chileno Tato Aires, el grupo Fragua, el dúo Jade, los repentistas Luis Paz y Yeni González y el trovador Raúl Torres.

Comprendemos que vale la pena luchar en los momentos actuales, dijo en nombre de la juventud habanera y de Cuba Ernesto Zayas Hernández, primer secretario de la UJC en el municipio Plaza de la Revolución.

Alba Márquez, miembro del club martiano Herencia Rebelde e hija del destacado revolucionario Juan Manuel Márquez, reafirmó el sentir de todos los familiares allí presentes, al destacar la importancia que tiene para el país que se conozcan las vidas ejemplares de estos luchadores. Incitó también a las nuevas generaciones a adentrarse en la historia para entender y seguir la valentía de sus héroes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario