miércoles, 3 de agosto de 2016

EU.- ELECCIONES.- ALGUNOS FACTORES QUE INCIDEN EN EL RESULTADO ELECTORAL ESTADOUNIDENSE

Por Dr. Néstor García Iturbe

"LA  SENSACIÓN  DE  CUMPLIR  CON  EL  MÁS  SAGRADO  DE  LOS  DEBERES,  LUCHAR  CONTRA  EL  IMPERIALISMO  DONDEQUIERA  QUE  ESTÉ"

CHE

Dentro de un poco más de tres meses se celebrarán elecciones en Estados Unidos. 

Considero importante ofrecer algunos datos a nuestros lectores, para que puedan tener una idea de ciertos factores que inciden en el resultado de las mismas. Obsérvese que he dicho algunos, ya que son muchos los que inciden y algunos  de estos no son controlables ni provocados por los aspirantes.

Iniciemos el análisis por exponer algunos datos de las dos últimas elecciones presidenciales cuyos resultado determinaron que Barack Obama ocupara la presidencia de la nación.

En el año 2008, Obama contra McCain, votaron 132,6 millones de personas, el 61,6 por ciento de los que podían haber votado. En el año 2013, Obama contra Romney, votaron 121,9 millones de personas, el 55,7 por ciento de los que tenían derecho al voto.  Aquí tenemos el primer factor que pudiera incidir en el resultado electoral del 2016, el abstencionismo. De una elección a la otra se incrementó el abstencionismo en cerca de 11 millones de votantes.

Sin embargo la abstención es mucho mayor que los 11 millones. En el año 2008 podían haber votado 231,2 millones , por lo que dejaron de votar un poco más de 98,5 millones de personas. En el 2012 los que tenían derecho al voto eran 237,6 y  dejaron de votar 109,5 millones.

El candidato que pueda movilizar al menos una cuarta parte de los que se abstienen de votar, pudiera tener asegurada su elección.  En mi criterio , en  la elecciones del 2016 disminuirá el abstencionismo. Algunos votarán para tratar de lograr un cambio en su situación económica y otros para tratar de asegurar que vaya la persona adecuada a la Casa Blanca. Ambos pensamientos pueden estimular a los que tradicionalmente se abstienen.

Cuando analizamos los resultados de las elecciones del 2014, estos nos están alertando ante un fenómeno que pudiera estar vinculado al aumento de la abstención. En estas elecciones Obama obtuvo 65,9 millones de votos, lo que representó una disminución del 5,2 por ciento con lo  recibido en el 2008. Esto traducido a Votos Electorales obtenidos, 332,  registra una disminución de un 9 por ciento.

En cuanto a Romney, el mismo obtuvo 60,9 millones de votos, que registró un aumento del 1,6 por ciento, esto implicó que los Votos Electorales alcanzados, 206, representara un aumento del 19,1 por ciento. Un partido registra disminución y el otro aumento.  Esta tendencia pudiera ser otro factor a observar, sobre todo cuando la diferencia en votos entre uno y otro es solamente de cinco millones.

Esto también  se pone de manifiesto en los estados que ganó cada uno de los aspirantes.  En el 2008 Obama ganó 28 estados y el DC, en el 2012 ganó 26 estados y el DC.  En el 2008 McCain ganó 22 estados y en el 2012 Romney ganó 24.

Si tomamos el dato de la población de Estados Unidos, por raza, con derecho al voto, en noviembre del 2012 tendremos. (Debe haber aumentos para el 2016 )

                                               Blancos       173,4 millones, registrados para votar  124,7
                                               Negros           26,9 millones, registrados para votar    19,7
                                               Hispanos       23,3 millones, registrados para votar    13,7

Este análisis nos indica que la población blanca continúa teniendo una gran fuerza electoral, el 78,9 por ciento de los votante, los negros representan el 12,4 por ciento y los hispanos el 8,6, lo que se ratifica cuando llegamos al dato de los que se han registrado para votar de otras razas u origen étnico. En ciertas ciudades, los no blancos pudieran tener fuerza, pero en relación a la nación,  indudable que los blancos representan una amplia mayoría.

 Los resultados electorales nos indican que las razas no están polarizadas por partido y que los dos partidos tradicionales tienen simpatizantes en todas, en algunos casos con mayor significación que en otros.  Si observamos las personas con derecho al voto, los que se registran para votar y los que en definitiva votan, volvemos a notar el efecto del abstencionismo en los resultados finales. Si algún candidato lograra motivar un número mayor de votantes, pudiera eso ser una carta de triunfo para el mismo.                               

En cuanto al por ciento de personas que votaron por cada candidato, analizando esto por raza´, en el 2008 Obama obtuvo el voto del 43 por ciento de los blancos y en el 2012 el 39. Los republicanos obtuvieron en el 2008 el 55 y en el 2012 el 59.

En relación con el voto negro, en el 2008 Obama obtuvo el 95 por ciento y en el 2012 el 93.

Los republicanos obtuvieron en el 2008 el 4 por ciento y en el 2012 el 6.

Tomando en consideración el voto hispano, en el 2008 Obama obtuvo el 67 por ciento y en el 2012 el 71. El partido republicano obtuvo el 31 por ciento en el 2008 y el 27 en el 2012.

La clasificación de los electores incluye otros grupos étnicos, pero de menor importancia electoral, salvo los asiáticos que representan cerca del 10 por ciento del electorado.

Un factor importante, al que no hemos hecho referencia hasta el momento es el problema del sexo. En Estados Unidos existen más mujeres que hombres.  En el año 2012 tenían derecho al voto 103,0 millones de  hombres y 112,0  de mujeres.  Se inscribieron para votar 71,4 millones de hombres y 81,7 de mujeres. Votaron 61,5 millones de hombres y 71,4 de mujeres.  Este factor, en una elecciones en las que se enfrentan una mujer y un hombre, es algo que debe observarse y que puede reflejarse en los resultados electorales.

La situación económica en que viven los votantes es algo importante, que sin duda se toma en consideración cuando los mismos están frente a las urnas De acuerdo con el Buró de Estadísticas del Departamento de Trabajo del gobierno de Estados Unidos, la clasificación de empleo de los votantes es la siguiente:

No incluidos en la Fuerza de Trabajo        75,2 millones
Desempleados                                                 9,8
Fuerza laboral Civil                                     139,8
Trabajadores del Gobierno                         20,1
Industria Privada                                         101,2
Trabajadores por cuenta propia                   8,7

De acuerdo con estas cifras, el total de personas sin empleo asciende realmente a 85 millones, el 24 por ciento del total de la fuerza laboral, calculada en 354 millones de personas.  La práctica de la Secretaría del Trabajo, es que cuando una persona lleva un año en la clasificación de Desempleado y no ha conseguido trabajo se pasa a la de  No incluidos en la Fuerza de Trabajo.  Esto disminuye el desempleo de un plumazo, pero el que no tiene empleo continúa con sus sufrimientos y limitaciones económicas y seguramente espera a las elecciones para tratar de hacer algo porque su situación cambie.  El que tenga un plan para incrementar los empleos pudiera gana muchos de estos votos.

Aunque el desempleo se muestra como una cifra a nivel nacional, considero necesario señalar algunos estados, que las propias estadísticas del gobierno estadounidense registran como por encima del promedio nacional, siempre en la seguridad de que el por ciento será mayor que el publicado, pero evidentemente, esto también debe tener su reflejo en los resultados electorales.

Los estados que hemos tomado como muestra, de acuerdo a lo publicado, tenían en junio del 2016 el siguiente por ciento de desempleo. Alabama 6,0, Alaska 6,7, Arizona 5,8, California 5,4, Connecticut 5,8,Distrito de Columbia 6,0, Georgia 5,1, Illinois 6,2, Kentucky 5,0, Louisiana 6,2, Mississippi 5,9, Nevada 6,4, New Jersey 5,1, New Mexico 6,2, Ohio 5,0, Pennsylvania  5,6,  Rhode Island  5,5, South Carolina 5,4, Washington  5,8, West Virginia 6,0, Wyoming 5,7. 

Son 20 Estados y el Distrito de Columbia. Estos representan 250 votos electorales, prácticamente la mitad de los votos electorales totales. En el 2012 Obama alcanzó la presidencia por haber obtenido 332 votos electorales.

Cómo es evidente, el desempleo será uno de los factores que inciden y en especial dentro de estos estados. Recuerden que la presidencia se gana en función de los votos electores que recibe el candidato, por lo regular, estos tratan de asegurar los estados que cuentan con una mayor cantidad de votos electorales y es donde realizan la mayor parte de la campaña, incluyendo las Convenciones.

Dentro de las categorías para los que tiene empleo, se incluyen aquellos que trabajan y cobran menos de 8 horas diarias, al igual que aquellos que tienen empleos temporales o los que están trabajando por un salario menor del que cobraban en sus empleos anteriores. Muchos de estos problemas de falta de empleo se deben al traslado de industrias completas a otros países donde la mano de obra es más barata, lo cual perjudica al trabajador estadounidense, los sindicatos están planteando la necesidad de que se establezcan regulaciones para invertir en el exterior y ventajas para los que mantengan sus fábricas en Estados Unidos, como una fórmula para disminuir realmente el desempleo.

Uno de los componentes del “sueño americano” se ha visto seriamente afectado por la situación económica. En estos momentos las familias estadounidenses que son dueñas de su casa son solamente el 62,9 por ciento, el nivel más bajo desde 1965. En cuanto a los jóvenes, la situación es peor, solamente poseen una casa el 34,1 por ciento de los que se encuentran en las edades comprendidas entre 18 y 34 años.

Esta situación se pone de manifiesto debido a que el costo de las casas ha aumentado en un 5.2 por ciento y los salarios disminuido. Las personas no tienen dinero suficiente para hacer el pago inicial de la casa y continuar pagando los plazos de la hipoteca. Algunos perdieron la propiedad de sus casa debido precisamente a no poder pagar dichos plazos, más el interés que  devengaban.  Como resultado de todo esto, los precios de los alquileres también han subido, debido a que más personas quieren alquilar un lugar donde vivir, pero los que desean alquilar se reproducen más rápido que los lugares que se encuentran en el mercado, la famosa ley capitalista de la oferta y la demanda.

En algunos casos la situación es tan crítica que las personas sencillamente no tienen donde vivir y eso provoca los llamados “homless”, (los sin casa) una realidad que el sistema no puede ocultar y todos conocen porque la  ven a diario.  Se ha calculado que existen cerca de 500,000 personas que sencillamente viven en parques, portales y otros lugares públicos. Un número algo mayor tiene como vivienda los túneles y subterráneos fuera de uso que existen en la ciudades. Otros viven en autos y camiones abandonados.  Este grupo de los sin casa regularmente no tiene ni donde votar, pero algunas organizaciones que luchan porque esto se elimine y dichas personas tengan una vida más agradable, si votan y saben que si mejora la situación económica de Estados Unidos, esta aspecto también mejorará.

A los problemas del desempleo deben sumarse el de los salarios, cada día más bajos y con mayores diferencia según la raza y el sexo de la persona que se encuentra empleada, lo que refleja la discriminación existente en dicha sociedad.

El salario promedio semanal de un hombre de la raza negra, que trabaja tiempo completo es de 704 dólares, mientras que el de la raza blanca es de 941. Entre las mujeres la diferencia es menor, una mujer de la raza negra gana como promedio semanal 646 dólares, menor que el de la mujer de la raza blanca que gana 759. Las mujeres hispanas gana como promedio 618, estas últimas  son las que menos ganan.

En las elecciones que se efectuarán en noviembre del 2016 se está tratando de estimular a los hombres blancos, de bajo nivel escolar y menores salarios a que voten. Recuerden que los votantes de la raza blanca representan el 78,9 por ciento.

Los votantes de la raza blanca, de más de 25 años de edad, que tienen un trabajo tiempo completo, pero no tienen nivel escolar de preuniversitario, ganan como promedio 499 dólares semanales. Compare esto con los promedios semanales mencionados en párrafos anteriores, para blancos, negros e hispanos, incluyendo el de las mujeres.  No hay duda de que este grupo es el que menos gana y el que más dificultades confronta.

Los programas de cuidados médicos financiados por el empleador, según se establece en el Obamacare, en marzo del 2016, beneficiaban solamente al 52 por ciento de los trabajadores civiles. Esta cifra está formada por el beneficio al 49 por ciento de los que trabajan en la industria privada y el 73 por ciento de los que trabajan en los gobiernos estatales y locales. Otra solicitud sin resolver por años, de que toda la población tenga derecho a los cuidados médicos que necesita.  Aunque algunos políticos en sus discursos electorales ni mencionan esto y otros plantean que ya está resuelto, la triste realidad es la que presentamos, de prácticamente la mitad de la población sin poder resolver este asunto.

Podemos agregar, que de los trabajadores con el salario semanal más bajo, solamente el 41 por ciento tiene derecho a que se le paguen días por enfermedad, el 51 por ciento tiene derecho a vacaciones y el 53 por ciento a que se le paguen los días festivos.  Si usted compara esto con la situación existente en Cuba encontrará una significativa diferencia.

Este sector de la población está entre los que reciben los salarios más bajos y por lo tanto, los que sufren mayores necesidades, los que con mayor interés desean un cambio en su situación económica y los que pudieran ser la carta de triunfo electoral para el que pueda entusiasmarlos.

En múltiples oportunidades el señor Obama ha planteado resolver este problema de los salarios distintos por trabajos iguales, pero no ha tenido la capacidad o quizás el deseo de hacerlo. Solucionar este problema costaría miles de millones de dólares a la clase dominante, que recibe mayores beneficios si la situación se mantiene.  Sobre esto han hablado los candidatos a la presidencia en las elecciones del 2016, cada cual ha planteado su fórmula, el electorado tendrá que analizar lo que le proponen, votar por la que considere lo beneficiará más y sobre todo por la que tiene esperanzas de que se cumpla, pues históricamente todos los inquilinos de la Casa Blanca han dicho que resolverían el problema.

Dentro de las situaciones que realmente inciden en la elecciones está la inmigración ilegal, sobre lo cual también se han planteado distintas formas para controlar la misma.  El  inmigrante ilegal no tiene derecho al voto, pero los familiares que ya han legalizado su situación si lo tienen y aspiran a que los otros también lo tengan. El inmigrante ilegal recibe un salario mucho menor que aquellos que ya han legalizado su situación, los que normalmente utilizan la mano de obra del inmigrante ilegal en su actividad no tienen deseo alguno de que estos legalicen su situación, pues tendrían  que pagar salarios más altos y cumplir con ellos todas las prestaciones sociales que tiene un residente en Estados Unidos. Evidentemente que esto también influye en el resultado de las elecciones.

Las encuestas son otro factor de influencia.  La encuesta, se supone que refleja la opinión de los votantes, pero también la encueta crea opinión.  Por lo regular se publican muchas encuestas que son financiadas por los candidatos o su partido, en ellas no hay que decir quién es el que está al frente, siempre lo está el que paga.  Existen empresas que se dedican a realizar encuestas, de ellas solamente una o dos son serias y realmente reflejan la situación de la contienda. El resultado de las encuestas puede determinar que un grupo apoye a un determinado candidato, que le haga donaciones de dinero para su campaña, o que sencillamente considere que todo está perdido y no acudan a las urnas.

No podemos olvidar dentro de los factores de influencia los medios de comunicación.  Regularmente los votantes reciben una lluvia de mensajes en sus celulares y computadoras, además de los anuncios que pueden ver en la televisión y en la prensa. La campaña publicitaria del candidato está en las manos de una empresa que esta acostumbra a influenciar sobre la población, para que compre una pasta dental, un tipo de carro, un equipo que no necesita, pero que al final lo compra por la influencia de la propaganda recibida.  Todas esas técnicas y recursos también se utilizan para crear en la población una imagen favorable del candidato, para que el  ciudadano vote por él, aunque en realidad este nunca le resolverá los difíciles problemas que sufre.

Aunque pudiéramos continuar citando elementos, quisiéramos terminar este artículo haciendo referencia a los debates presidenciales.  Este es el momento en que los candidatos se enfrentan ante la población de la nación y tratan de que la misma se sienta influenciada por lo que cada cual dice.  El debate presidencial lleva una preparación como si fuera una pelea de boxeo, se discute y acuerda todo, desde el tipo de ropa que cada uno llevará, el color de esta, quién comienza y quien termina, quién  está a la derecha y quien a la izquierda, en ocasiones cuando los candidatos han tenido una altura distinta, el de menor altura ha pedido tener un suplemento para que ante  las cámaras de televisión ambos  se vean iguales. Cómo ambos candidatos por lo regular tienen situaciones que no desean salgan en el debate, esto se discute y se acuerda.

Cuando el debate termina, por lo regular los candidatos tienen medios de prensa y personas que lo apoyan para que sean entrevistadas y digan lo bien que le quedó todo por encima del otro candidato.  Al debate y sus resultados se le considera de crucial importancia para determinar por quien votan aquellos que todavía no se han decidido, que regularmente son una cantidad apreciable de personas cuyos votos pudieran inclinar la balanza hacia un lado u otro.

Repito que estos son algunos factores, en específico los relacionados con la situación en que vive la población o un segmento de esta, factores históricos o de influencia específica en ciertos y determinados  estados, que los dos partidos consideran con relativa seguridad votarán por su candidato. Otros no son controlables, como si el día de las elecciones cae una nevada que paraliza el estado, o algún otro fenómeno natural.

Tomando en consideración  todas esas variables que pueden afectar el resultado electoral y otras más, siempre resulta  interesante, evaluar cómo está todo cuando la fecha de las elecciones esté cercana, para tratar de definir, si saldrá el más malo o saldrá el peor.

La Habana, 2 de agosto del 2016

GRUPO EL HERALDO  sarahnes@cubarte.cult.cu



Bibliografía:

Distribución del voto electoral  2014, WIKIPEDIA

Elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2012, WIKIPEDIA.

Homeownership Rate in the US Tumbles to the Lowest Since 1965, NEWSMAX, Thursday, 28 Jul 2016
Labor Department. EMPLOYEE BENEFITS IN THE UNITED STATES - MARCH 2016

Labor Department. Reported Voting and Registration of the Citizen Voting-Age Population, for States: November 2012

Labor Department.  Unemployment rates by State, seasonally adjusted  June/2016

Labor Department.  USUAL WEEKLY EARNINGS OF WAGE AND SALARY WORKERS  --  SECOND QUARTER 2016


No hay comentarios:

Publicar un comentario