jueves, 4 de agosto de 2016

Putin y Erdogan dialogarán sobre relaciones bilaterales y Siria

Erdogan ha indicado que espera conversar con Putin sobre la cooperación política y económica entre ambas naciones. | Foto: Sputnik

Telesur  -   4 agosto 2016

Las buenas relaciones entre Turquía y Rusia se congelaron cuando el primero derribó un avión ruso que luchaba contra el terrorismo en la frontera de Siria.

Los presidentes de Rusia y de Turquía se reunirán el próximo 9 de agosto en San Petersburgo (oeste), para dialogar sobre la situación en Siria y para evaluar la normalización de las relaciones bilaterales entre estos dos países. "Habrá un intenso intercambio de puntos de vista sobre los problemas regionales, incluido Siria", informó Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin.

Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan, los mandatarios de Rusia y Turquía respectivamente, han discrepado profundamente sobre la realidad de Siria en los últimos tiempos, porque el primero defiende la legitimidad del presidente Bashar Al-Assad, mientras que el segundo apoya abiertamente a la oposición armada siria, en muchos casos asociada con el terrorismo internacional.

No obstante, en junio pasado Erdogan dio un vuelco en su política exterior y emprendió causas para normalizar las relaciones con Rusia e Israel, así como reanudar la cooperación antiterrorista. Según analistas rusos, este cambio pudo motivar el intento de golpe de Estado ocurrido en Turquía.

Al respecto, Peskov recordó que "Rusia y Turquía estaban ligados por unas relaciones de asociación (...) y mantenían un diálogo político muy profundo", por lo que tras la recuperación del orden político en Ankara después de la intentona golpista, Putin llamó por teléfono a Erdogan para expresarle su apoyo y abogar por "el pronto restablecimiento del orden constitucional y la estabilidad" en Turquía.

De allí que el portavoz indicara que también aprovecharán este encuentro presencial en la antigua capital rusa para hablar del "ritmo" de restablecimiento de las relaciones políticas y comerciales, las cuales se habían congelado luego de que Turquía derribara un avión de combate ruso en la frontera con Siria el pasado mes de noviembre y de que este regresara de bombardear instalaciones terroristas en Siria.

En contexto

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, declaró que tiene previsto abordar en el encuentro con su homólogo ruso, Vladimir Putin, la cooperación económica entre ambas naciones, así como la crisis provocada por el derribo del caza Su-24 por parte de las fuerzas turcas en noviembre de 2015.

Como parte de las estrategias antiterroristas y de reconciliación hacia sus vecinos rusos y sirios, Ankara cerró el paso fronterizo de Bab al-Hawa, zona por la que militantes del Ejército Libre Sirio, grupo armado apoyado por Estados Unidos, accedían a Siria desde Turquía.

En este cambio de juego político, Ergodan acusó públicamente a EE.UU. de estar detrás de una compleja conspiración para derrocar a su gobierno: "El FBI y la CIA proporcionaron entrenamiento a los cuadros en los centros culturales pertenecientes al movimiento de (Fetulá) Gulen", un predicador islámico residenciado en el país norteamericano a quien señala como principal promotor de la intentona golpista iniciada en la noche del 15 de julio de 2015.


No hay comentarios:

Publicar un comentario