lunes, 26 de septiembre de 2016

El Deutsche Bank cae a mínimos en bolsa y arrastra a la banca en Europa

La banca española paga la factura con caídas en la bolsa. El gigante de inversión alemán se desploma un 7,5% hasta los 10,55 euros, las peores cifras en 24 años

El cuartel general del Deutsche Bank, en Fráncfort, fotografiado al anochecer. REUTERS / KAI PFAFFENBACH

EL PERIÓDICO  -  CARLES PLANAS BOU  @carlesplb
LUNES, 26 DE SEPTIEMBRE DEL 2016 - 17:55 CEST

Si hay malas noticias para el Deutsche Bank, hay malas noticias para Alemania. El banco de inversión alemán, el más potente del país y uno de los más importantes del mundo, se ha desplomado esta mañana en bolsa con una caída histórica del 7,54% que sitúa ahora sus acciones en un valor de 10,55 euros, el nivel más bajo en los últimos 24 años. Así, su valor en bolsa se ha desplomado a un total de 14.751 puntos.

Este nuevo golpe a los valores del Deutsche Bank ha arrastrado al sector bancario de toda Europa. A media mañana, el índice bursátil europeo EUROSTOXX estaba en números rojos y presentaba una caída conjunta del 1,86%. Eso ha hecho que otras instituciones financieras del continente hayan sufrido los constantes problemas del gigante alemán. Así, el italiano UniCredit se ha desplomado un 4%, el alemán Commerzbank un 3,9% y el francés Credit Agricole hasta un 2,9%. En España, el IBEX35 también se ha resentido y ha caído un 1,27% hasta los 8.711 puntos. El BBVA ha capitalizado las pérdidas en el parque madrileño con una caída del 3,15%.

El batacazo histórico del DB llega dos días después de que miembros del gobierno alemán asegurasen en el semanario Focus que la cancillera Angela Merkel no se planteaba el rescate de la mayor entidad financiera del país. El medio aseguraba que la líder conservadora, pendiente de las elecciones federales del próximo año, también había declinado entrometerse en los problemas legales que el banco afrenta en Estados Unidos.

Este 2016 el DB ha perdido hasta un 52,72% de su valor en la bolsa, unas cifras que preocupan seriamente al establishment político alemán. En su último informe el Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó que el banco que financió el milagro de la recuperación alemana de posguerra es ahora el prestamista de mayor riesgo a nivel mundial. Durante el 2015 el DB sufrió unas pérdidas estratosféricas de hasta 6.800 millones de euros.

DENUNCIAS EN ESTADOS UNIDOS

A principios de septiembre el Departamento de Justicia de los Estados Unidos abrió las negociaciones para establecer una investigación en profundidad del negocio de valores hipotecarios del banco con una demanda que se eleva a la astronómica cifra de 14.000 millones de dólares. La justicia considera que el banco alemán dio información errónea a sus inversores sobre la calidad de los valores hipotecarios que vendió en el país y que desembocaron en la implosión del sistema inmobiliario y en la crisis financiera del 2008.

A finales del mes de junio, tras verse asediado por los problemas financieros y legales, el DB aprovisionó 5.500 millones de euros para hacer frente a éstos, una cifra que ahora queda pequeña. Los analistas apuntan a que esta suma de complicaciones ha llevado al DB a sufrir fuertes problemas de financiación. Las dificultades para vender Postbank, su unidad minorista, tampoco ayudan.

La demanda estadounidense ha sido el último revés encajado por un gigante financiero en horas bajas. “Nadie cree que el DB termine pagando esa cantidad pero a algunos inversores les preocupa pensar que incluso el gobierno alemán está discutiendo la situación de su principal banco”, ha asegurado Daniel Regli, analista de la compañía de servicios financieros europeos Main First, en declaraciones a Bloomberg.

¿EL NUEVO LEHMANN BROTHERS?

Alemania ha sido la potencia europea que mejor resistió a la embestida financiera del 2008. A pesar de ello, el DB, su principal joya, se enfrenta a una posible quiebra que podría desembocar en otro tsunami económico. Las comparaciones con Lehman Brothers son muchas. El DB parece seguir la misma tendencia bajista que podría abocarla al colapso y su probabilidad de impago se ha acentuado un 150%. La caída en picado de sus acciones lo ilustra.

El pasado viernes, la agencia de calificación Fitch apuntó que los principales retos del sector bancario alemán son “los intereses muy bajos, la presión regulatoria del mercado, la intensa competencia y, en el caso del Deutsche Bank, la conducta inapropiada y los litigios legales”. La política de intereses bajos del Banco Central Europeo (BCE) ha perjudicado la rentabilidad del DB, lo que se ha ilustrado en las constantes críticas del ministro de Finanzas alemán Wolfgang Schäuble a la institución que preside Mario Draghi.

El tambaleo del DB no responde a una burbuja inmobiliaria sino a un entorno macroeconomico altamente inestable que el Brexit ha acentuado. Aun así, su alta exposición al mercado de derivados, que es cinco veces mayor que el producto interior bruto de toda la Unión Europea, abre una puerta muy peligrosa. Lehman Brothers representaba cerca del 3% del PIB estadounidense. Deutsche Bank es el 100% del PIB alemán.


No hay comentarios:

Publicar un comentario