jueves, 8 de septiembre de 2016

Nuestra amada Caridad

Editado por Maite González Martínez  -  RHC 

Foto/cubahora.cu

Por Guadalupe Yaujar Díaz

Una fiesta venerada a una deidad del color cubano, surgida como imagen del mar por humildes pescadores, es amada cada 8 de septiembre.

En Cuba, nación antillana, la Virgen de la Caridad con su color de cobre transita en cada hogar bajo un festejo único que celebran los católicos y los creyentes de religiones de origen africanos.

La fecha motiva la asistencia o peregrinación de sus devotos, quienes a lo largo del país acuden, en especial este día, a rendirle homenaje en templos y altares o pidiendo sus favores y bendiciones.

De igual manera la religiosidad del pueblo se manifiesta en muchos hogares en donde podemos encontrar cuadros e imágenes de la virgencita con el Niño Jesús en los brazos y una cruz.

Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, la Virgen de la Caridad del Cobre, Caridad del Cobre, Oshun o simplemente Cachita, como algunos la conocen es la Patrona de los cubanos. Así, en solemne nombramiento fue proclamada por el Papa Benedicto XV en el año 1916. Y en reconocimiento al pueblo, durante su visita a la Isla el 4 de enero de 1998, el Papa Juan Pablo II coronó y bendijo la imagen de la Patrona de Cuba durante la tercera misa que ofició en nuestro país, celebrada en la Plaza Antonio Maceo de la ciudad de Santiago de Cuba, el 24 de enero de 1998.

También, es conocida como “La Mambisa” su bella imagen es custodiada en la Parroquia de Santo Tomas en la Arquidiócesis de Santiago de Cuba, llamada así por estar vinculada a la historia patria, pues durante las Guerras de Independencia de Cuba iniciadas en 1868 la devoción por la Virgen de la Caridad acompañó a las tropas del Ejército Libertador en los campos de guerra contra la colonia española.

La leyenda que acompaña la llegada de la Virgen a Cuba dice que en 1613 dos hermanos descendientes de indígenas, Juan y Rodrigo de Hoyos, y un negrito de nueve o 10 años, llamado Juan Moreno, buscaban sal en la bahía de Nipe, la mayor de Cuba, situada en el extremo este de la oriental villa de Santiago de Cuba, cuando avistaron la imagen, flotando en el mar con una tablilla donde podía leerse la frase "Yo soy la Virgen de la Caridad del Cobre".

Más tarde, ante la preocupación por las continuas desapariciones de la Virgen, esta fue trasladada al Hato de Barajagua en donde se encontraban las autoridades de aquel lugar; su segunda estación sería el poblado Real de Minas -en las minas de Santiago del Prado muy cerca de la villa de Santiago de Cuba, donde se abre una de las mayores vetas de cobre a cielo abierto de América- para ser llevada luego, en el año 1648, a una nueva ermita construida en lo alto de la serranía de las minas. Los vecinos recibieron el hallazgo como una buena señal del cielo y construyeron de inmediato la ermita para que sirviera de templo a la imagen y al borde de la mina, los mineros levantaron el primer santuario, en el mismo sitio donde hoy se encuentra la iglesia.

La Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, donde cada mañana se oficia una misa, conserva la imagen original de la virgen, con su capa de oro -que puede verse desde todos los ángulos del templo- constituye uno de los sitios más religiosos y venerados por el pueblo cubano. Está ubicada en lo más alto del Cerro de Maboa, a 27 kilómetros de la oriental ciudad de Santiago de Cuba.

El primer santuario del Cobre en 1906 se desplomó producto a las explosiones y excavaciones de las minas y es proclamado como Basílica el 22 de diciembre de 1907 por el Papa Pablo VI. A la construcción actual, inaugurada el 8 de septiembre de 1927, se accede a través de una escalinata que tiene tres grupos de escalones flanqueados por una muralla baja que tiene faroles que de noche permanecen encendidos. Posee naves rematadas por torres donde se enseñorean campanarios en un nivel más bajo, con una fachada principal simétrica y su estructura central concluye en una cúpula.

La iglesia, está decorada en tonos ocre y blanco y la virgen que está guardada en el interior de estos muros es de oro y se alza en un altar móvil que puede verse desde todos los rincones de la nave principal, este altar es de mármol y plata maciza y está decorado con objetos de enorme valor.

Debajo del Camarín de la Virgen está la denominada Capilla de los Milagros, un pequeño recinto donde los creyentes y no creyentes ,nacionales o extranjeros, que visitan el sitio depositan disímiles ofrendas personales: joyas de oro y piedras preciosas, cadenas, vestuarios, medallas olímpicas, ropitas de bebé, muchos objetos comunes pero que entrañan una riqueza para los fieles. Otros retornan a sus hogares con diminutas piedras donde brilla el cobre de la mina, llevándolas como especial protección para la salud y contra los males o guardianes de un futuro mejor.

El 26 de marzo de 2012 el Papa Benedicto XVI le otorga la Rosa de Oro de la Cristiandad, con motivo del cuadringentésimo aniversario de la aparición de la imagen y el Papa Francisco, en su vista a la Isla, en septiembre de 2015, y con motivo la conmemoración de los 100 de la consagración de Cuba decretó el Año Santo Excepcional de la Misericordia.

La imagen de la Virgen de la Caridad ha salido de su santuario sólo en cuatro ocasiones:

1936 cuando fue coronada por el Arzobispo de Santiago de Cuba.

1952 en el Cincuentenario de la República.

1959 asiste al Congreso Nacional Católico en La Habana.

1998 es coronada por el Papa Juan Pablo II en la plaza Antonio Maceo.

2011 - 2012 - Recorrido por todo el país en celebración de los 400 años de la aparición de la virgen.

Este, otro nuevo Día de la Caridad para todos los cubanos, en cualquier latitud que se halle, se le rinde homenaje a la Patrona con devoción y espiritualidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario