jueves, 8 de septiembre de 2016

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DE 09 DE SEPTIEMBRE DE 2016


La información que más revuelo ha provocado esta semana en la opinión pública de El Salvador, es la relacionada con que el gobierno de Nicaragua ha otorgado asilo político al expresidente Mauricio Funes, quien ha asumido ser perseguido políticamente en su país.

Esto, luego de que en semanas anteriores la Fiscalía General de la República, en un hecho inédito e inusitado, realizara allanamientos a residencias e instalaciones vinculadas con el ex mandatario y a personas de su círculo cercano, sin que hasta el momento haya sido presentado algún requerimiento contra él por otras causales de categoría penal ante un juez.

A través de diferentes medios, y ratificado por entrevista concedida a la televisión nicaragüense este jueves, Funes ha explicado que la solicitud de asilo político ante el gobierno de Daniel Ortega, la realizó debido a que ha considerado que estaban en peligro su vida e integridad física, así como la de su familia, a consecuencia de sus acciones durante el gobierno que presidió entre 2009 y 2014.

Por la red social ha aclarado que el asilo sólo busca garantizar protección frente a la persecución; y que no ha renunciado a enfrentar el proceso judicial iniciado en una cámara de lo civil, ni a probar su inocencia, en referencia a los procesos judiciales iniciados en su contra por presuntos actos de enriquecimiento ilícito.

El expresidente ha agregado que tiene razones para asegurar que existe un plan de atentados de la extrema derecha en su contra, y que en El Salvador habría recibido mensajes provenientes de las fuerzas de derecha que le aseguraban que atentarían contra su integridad física, razón por lo que solicitó el asilo y la protección en Nicaragua.

Como era de esperarse se han desatado diversidad de opiniones al respecto, sobresaliendo las que provienen del partido de extrema derecha, la ex gobernante Arena, que señalan que no existe ninguna justificación para tal asilo político, y que Funes debiera regresar al país a enfrentar la demanda ante la justicia.

Por su lado, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, ha expresado su apoyo y comprensión ante la decisión tomada por Funes; hasta el grado de que la dirección de dicho partido, - que lo llevó a la presidencia en 2009 -, le hubiera sugerido que no regresara aún al país, con el fin de evitarle posibles humillaciones y su exposición pública, ante la eventualidad de su captura por reiteradas demandas de sectores poderosos que le adversan rabiosamente, tal como lo ha reconocido su secretario general, Medardo González.

Demás sectores han mostrado posiciones diversas, entre extrañeza, suspicacia y adhesión; resta todavía tiempo para dilucidar las consecuencias que estos acontecimientos tendrían en el mediano plazo al interior de la sociedad salvadoreña, confrontada por cualquier tema, y en el curso de las disputas abiertas por la conservación y conquista del poder político.

Para los amigos oyentes de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Para Radio Bahía en la Ciudad de Estocolmo, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, corresponsal de Radio Habana Cuba.


Para Radio Sur, desde Gotemburgo, en Suecia, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta, Corresponsal de Radio Habana Cuba.


No hay comentarios:

Publicar un comentario