jueves, 6 de octubre de 2016

Brigadas médicas cubanas en Haití y Bahamas se aprestan a atender a damnificados y heridos por Matthew

Editado por Julio Pérez

La Habana, 6 oct (RHC) Brigadas médicas cubanas radicadas en Haití y Bahamas tratan ya de prestar atención a los damnificados y heridos por el huracán Matthew en Haití y Bahamas.

Las brigadas de rescate intentaron llegar a poblados aislados en Haití para evaluar el daño causado por el hu­racán Matthew, mientras en Bahamas y en la costa este de Es­tados Unidos se daban órdenes de evacuación de los ciudadanos.
Al menos 13 personas fallecieron por la potente tormenta du­rante su travesía en el Caribe.

Con un importante puente des­truido, carreteras intransitables y sin comunicaciones telefónicas, el extremo occidental de Haití es­taba aislado. Las autoridades elec­torales de ese país a­nun­cia­ron que se pospondrán los comicios presidenciales del próximo do­mingo debido a los da­ños ocasionados por el huracán.

En esa nación, la ayuda internacional quedó interrumpida por la imposibilidad de acceder a las áreas más golpeadas, según AP.

Mourad Wahba, representante adjunto especial del secretario ge­neral de las Naciones Unidas ante Haití, dijo que al menos hay 10 000 personas en refugios, mientras que los hospitales estaban sa­turados y quedándose sin agua.

En su comunicado, Wahba co­mentó que la destrucción dejada por el paso del meteoro «es la ma­yor crisis humanitaria» en Haití des­de el devastador terremoto de ene­ro del 2010.
«Lo que sabemos es que mu­chas, muchas casas han sido da­ñadas. Algunas perdieron los te­jados y tendrán que ser reemplazadas, mientras que otras resultaron totalmente destruidas», dijo Fran­cois Anick Jo­seph, ministro del In­terior.

Granma estableció nuevamente contacto con el doctor Lorenzo Mojena, jefe en funciones de la brigada médica cubana en esa na­ción, quien aseguró que lo más preocupante en estos mo­mentos es justamente la obstrucción  de las vías de acceso hacia el Sur.

«Los compañeros de la brigada médica que están ubicados en la zona norte ya se han incorporado a trabajar inmediatamente, para prestar servicios a la población», refirió, en tanto, a pesar de la inestabilidad de las comunicaciones, se ha mantenido el contacto con el resto de los que se encontraban en las zonas más afectadas.

El doctor Mojena precisó que se reactivaron las medidas relacionadas con el abastecimiento que co­rresponde a inicios del mes, las cuales se detuvieron con el paso del huracán. Estas acciones incluyen la distribución de com­bustible, productos bá­sicos de limpieza y aseo y medicamentos. «Eso será po­sible por el momento en la zona norte y a me­dida que se despejen las carreteras habrá más posibilidad de re­cursos en otras áreas, y tendremos  una valoración más objetiva de lo que pasa en estos lugares».

Agregó que de conjunto con el Ministerio de Salud Pública haitiano ya se comienza a trabajar muy fuerte para implementar todas las medidas de prevención, en aras de aminorar las consecuencias sanitarias que acompañan estos fenómenos en el orden epidemiológico.

«La comunicación con Cuba no ha fallado ni un minuto, a través de la Unidad Central de Coo­peración Mé­dica » agregó el doctor Mojena, quien valoró el es­fuerzo de las autoridades de sa­lud cubanas para mantenerlos, además, informados del paso del huracán por nuestro país.

Matthew posiblemente se con­vierta en amenaza para Flo­rida el jueves en la noche y después para otras áreas de la costa este de Es­tados Unidos.

Tras pasar por Haití, azotó el extremo oriente de Cuba y comenzó a castigar el sur de Bahamas con vientos de 195 km/h y fuertes lluvias, en curso para impactar la capital, Nassau.

El primer ministro de Baha­mas, Perry Christie, expresó la inquietud por el posible impacto del meteoro en el archipiélago, ubicado al este de Florida. «Es­ta­mos preocupados porque no po­demos controlar la naturaleza», manifestó.

Un total de 114 colaboradores cu­banos prestan servicios en esta na­ción, y de acuerdo con el doctor Tomás Reinoso, jefe de la brigada médica cubana en ese país, nuestros médicos y demás cooperantes «es­tán preparados para el paso de Matthew».

Los cooperantes, informó a este rotativo estaban ya a buen resguardo y se ha decidido por medidas de seguridad agruparlos en algunas casas. De ese grupo, por las funciones que realizan «hay trabajando un total de diez y lo hacen en los centros asistenciales donde ellos laboran. No van a salir de ahí hasta que termine de transcurrir todo el even­to meteorológico y se despejen las vías. Se garantiza que no tendrán problemas por estar en estos lugares donde dispondrán de comida, agua, donde asearse, y dormir, has­ta que concluya todo», apuntó.

El doctor Reinoso precisó que desde la embajada cubana en Ba­hamas se ha activado un puesto de mando para enfrentar cualquier si­tuación que se presente; y existe transporte disponible de la misión estatal para poder trasladar con las personas en caso de emergencia. Acotó que de acuerdo con la información de los medios locales se supone que el huracán azote a Baha­mas al menos por un lapso de 12 horas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario