domingo, 23 de octubre de 2016

EL SALVADOR: “La mayoría de los recursos del Estado provienen de quienes ganan menos y no de quienes ganan más”: presidente del BCR

APS  - 23 de octubre de 2016

El presidente del Banco Central de Reserva, Óscar Cabrera, afirmó que el 60% de los tributos que se recaudan en El Salvador son impuestos directos, lo que significa que la mayoría de los recursos obtenidos por el Estado provienen de las personas que ganan menos y no de las que ganan más.

La afirmación de Cabrera se dio en el marco del análisis de las mesas de diálogo político instaladas entre el gobierno y el opositor partido ARENA en Casa Presidencial, a fin de lograr acuerdos para sanear las finanzas públicas.

Cabrera fue enfático al señalar que se debe mejorar la progresividad de la tributación, en vista de que por ahora las personas de más bajos salarios son quienes más impuestos pagan al Estado y se hace necesario revisar ese tema en las mesas de diálogo entre el gobierno y ARENA.

El titular del BCR dijo que el 60% de los tributos que recoge el gobierno son impuestos directos. “Esto se debe evaluar en las mesas técnicas”, dijo el funcionario del gabinete económico del gobierno.

Cabrear explicó que la riqueza en El Salvador sigue concentrada en pocas manos y que los niveles de inequidad son muy altos, como lo constatan estudios internacionales. En el país 10% de la población obtiene arriba del 30% del total de los ingresos nacionales, dijo.

El funcionario coincide con economistas y entendidos que sugieren una transformación del sistema tributario del país, para reducir los niveles de inequidad y que quienes tienen más dinero paguen más impuestos que las personas tienen menos recursos.

El Departamento de Economía de la Universidad Centroamericana José Simón Cañas (UCA), hizo pública esta semana su posición sobre la actual crisis de las finanzas del gobierno y aseguró que ésta se debe a las políticas neoliberales instauradas por los gobiernos a partir de 1990 hasta 2009.

Además, reiteró sus críticas a los altos niveles de evasión y elusión, que impiden al Estado cobrar $1,500 millones de dólares al año, con lo cual el gobierno podría atender de mejor manera las necesidades básicas de la población y evitar el endeudamiento y la falta de liquidez como la que enfrente actualmente.

“A consecuencia de estos desajustes, se estima que el Estado deja de percibir anualmente cerca de $1,500 millones, cifra que tiene un relevante significado, si se toma en cuenta que la deuda pública de corto plazo asciende a un poco más de $1,000 millones”, afirmó el Departamento en un pronunciamiento de ocho páginas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario