jueves, 13 de octubre de 2016

LA IZQUIERDA LIBERAL DE EEUU CON HILLARY

Por Manuel E. Yepe

The Nation, la acreditada revista liberal de izquierda de EEUU, que ofreciera un sólido apoyo a la candidatura de Bernie Sanders en las primarias del partido demócrata, anunció que endosará la aspiración presidencial de Hillary Clinton, “porque ve en ella un número de cosas positivas que podrían hacer de ella una buena  Presidente, aunque reconoce que la izquierda tendría que luchar con ella en diversas áreas si llega al cargo”.

El Consejo editorial de The Nation señala como positiva la oportunidad histórica de elegir Presidente a una mujer por primera vez en la historia de Estados Unidos. Argumenta que “a lo largo de su carrera pública, Clinton ha demostrado inteligencia, tenacidad, ética y seriedad de propósito. Como estudiante de derecho, le fue dado exponer la discriminación racial existente en las escuelas privadas de Alabama. Aunque se pueda discrepar de algunas de sus soluciones, Clinton ha sido una enérgica defensora de la reforma sanitaria desde la época en que quien gobernaba era su marido”.

Según The Nation, Hillary Clinton ha defendido a escala mundial por más de 20 años los derechos de las mujeres, las niñas y los discapacitados. Ha dicho que es partidaria de accionar en los temas del cambio climático, la reforma de justicia penal, la igualdad de los LGBT, el respeto hacia los inmigrantes, la libración de deudas a los estudiantes de la educación superior y la expansión de la seguridad social. Se ha pronunciado por una opción pública que no vea la atención de salud como negocio y por un impulso grande al salario mínimo. Gracias a la ola populista -y su disposición a escucharla-, Clinton propugna la plataforma más progresista del partido demócrata en la historia moderna. Habrá que ver si será ésta la que ponga en ejecución si resulta electa Presidente.

Según The Nation, Hillary no sólo debe derrotar a Trump,  tiene que demolerlo. Si no logra una victoria en grande y los demócratas no hacen avances significativos en el Congreso, la obstrucción se mantendrá en el orden del día, y todo progreso será bloqueado cuando el país más desesperadamente necesita alistarse para una renovación radical.

The Nation considera que los nuevos movimientos sociales, ya sean nacidos de Occupy Wall Street, la justicia climática, las lucha por el incremento del salario básico, o en respuesta a la violencia policial en las comunidades de color, deben ser animados y tenidos en cuenta, no apaciguados ni desatendidos. “Hillary no es una aliada perfecta para esto, nos preocupa su inclinación a la triangulación y el compromiso, pero a lo largo de la campaña, ella ha mostrado ser una hábil política, dispuesta a tomar la medida de los movimientos y el pulso de su partido y responder con propiedad.

Con palabras de Sanders, The Nation afirma que, "no vamos a decirles que Hillary Clinton va a ser buena en todos estos temas... Estamos diciéndoles que en muchos temas sus puntos de vista son progresistas y en algunas áreas incluso impresionantes. Donde no son progresistas, tendremos que empujarla."

La política exterior de Clinton también plantea serias dudas por sus viejos nexos con Wall Street y las corporaciones. Ha mostrado ciertos reflejos propios de halcones adoptando posiciones a la derecha del Presidente Obama. Ella ha apostado por los cambios de régimen en Honduras, Libia y Siria, ha defendido el criterio de que Estados Unidos es la "nación indispensable" con derecho a ser policía del mundo. Sus estrechos puntos de vista sobre Israel y Palestina no ofrecen tranquilidad alguna a quienes anhelan una paz justa en Medio Oriente. En lugar de buscar a Rusia como socio esencial para resolver la crisis en Siria y el conflicto en Ucrania, así como en la lucha contra la proliferación nuclear y el cambio climático, Clinton parece decidida a proceder a una nueva guerra fría. Aunque le apoyemos, entendemos que, como Presidente, debe romper sus hábitos propios de halcones y avanzar hacia un realismo nuevo y progresista.

“Para los progresistas, una victoria de Clinton debe ser motivo para la organización, no de celebración. A menos que nos tocara desempeñarnos en un lugar justo en la parte superior de su gobierno, tendremos que observar, protestar y  exigir de ella que no abandone sus recién descubiertas posiciones progresistas”.

The Nation reconoce que a algunos de sus lectores les será difícil votar por Hillary y les pide que reflexionen, que no renuncien a los avances que su gobierno podría aportar, porque una victoria del Trump representaría mucho más que un revés temporal.

La Habana, Octubre 10 de 2016

Exclusivo para el diario POR ESTO! de Mérida, México.


No hay comentarios:

Publicar un comentario