lunes, 28 de noviembre de 2016

Hasta Siempre Fidel

“¡Yunques sonad; enmudeced, campanas!” Se ha marchado Fidel. Hace dos días. La Habana, silenciosa, piensa en él. Los más viejos rememoran los días iniciáticos de le revolución, la lucha contra Batista, la alfabetización, el recibimiento de los guajiros en la capital—incluso por algunos de los burgueses que después se fueron--, la justicia ejemplarizante aplicada a los asesinos y torturadores, la nacionalizaciones de las empresas extranjeras, fundamentalmente yanquis; la reforma agraria, que enfureció al imperio; la cobarde agresión de los mercenarios, urdida por Eisenhower, ejecutada por Kennedy y derrotada en menos de 72 horas, en Playa Girón: ¡primera derrota del imperialismo en América! Y fuimos socialistas: martianos, marxistas, leninistas y, por supuesto, fidelistas. Pero, además, creamos un país donde todos tenemos acceso universal y gratuito a la educación, a los cuidados médicos, al deporte; libre de discriminaciones por el color de la piel, el credo o el género. ¡Un país de hombres de ciencia debe ser Cuba en el futuro, proclamó Fidel cuando aún teníamos un millón de analfabetos! Hoy tenemos más de un millón de graduados universitarios y ya los científicos aportan logros indiscutibles a la nación. Fuimos y somos internacionalistas, como lo fueron Céspedes, Maceo, Gómez  y Martí; como Mella, Rubén y Guiteras: Defendimos la independencia de pueblos africanos como la propia y la derrota de las tropas racistas sudafricanas en Angola estremecieron definitivamente el régimen  abominable del apartheid. En “los días luminosos y tristes” de la crisis de octubre, brilló Fidel como estadista: sus “cinco puntos” salvaron la honra de todo el pueblo. Nuestros médicos, técnicos, educadores han prestado—y prestan—servicios en numerosos países del mundo y han acudido prestos  a lugares de América, de Asia y de África en misiones de salvamento y curación. Cuando en áreas remotas uno proclamas orgulloso: soy cubano, una mujer, un hombre, un niño de la calle, responde: ¡Fidel! Somos el pueblo de Fidel, no hay duda. Hay quienes quieren solo ver manchas en el sol; pero las que pueda haber no alcanzan a opacar la inmensa luz que irradia. Por mucho que griten, conspiren y tramen desde la otra orilla, a la sombra por supuesto de nuestros enemigos seculares, Cuba jamás volverá a ser colonia yanqui. Nadie podrá quebrar nuestra dignidad, nuestro patriotismo. Con las ideas de Fidel construiremos una sociedad socialista, democrática, próspera y sustentable. Su pensamiento humanista y  liberador  nos guía. Su luz es inmortal.

Raúl Roa Kourí

La Habana, 27.11.16


No hay comentarios:

Publicar un comentario