viernes, 2 de diciembre de 2016

Aquí en El Salvador también están tus hijos, Fidel

Por Odalys Troya

San Salvador, 2 dic (PL) Juana Avilés, mujer humilde, de a pie, no pudo contener las lágrimas al expresar su agradecimiento a Fidel por la oportunidad de formar a su hijo como un médico dedicado a los más desposeídos de El Salvador.

'Estoy muy agradecida con el Comandante Fidel y quiero decirle que aquí tiene hijos, aquí están hijos de Fidel Castro a los que él les dio estudios', dijo entre sollozos tras firmar el Libro de Condolencias en la embajada de Cuba.

Al dirigirse a la embajadora Iliana Fonseca con una bandera cubana en sus manos y acompañada de varios jóvenes, le comentó que su hijo atiende a las comunidades más pobres del país.

Está trabajando 'con la alcaldía del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional de Quezaltepeque, departamento de La Libertad, y hoy pidió permiso para venir y firmar el libro porque su trabajo termina a las cinco de la tarde', detalló en una grandiosa sencillez.

'Gracias Fidel Castro, te amamos y te llevamos en nuestro corazón", expresó Juana llevándose la mano a su pecho y consternada por la pérdida física del líder de la Revolución Cubana.

'Él (Fidel) fue un hijo de Dios porque nadie lo pudo matar, solo Dios se lo llevó y Cuba está bendecida y tiene nuestro apoyo', expresó conmovida esta salvadoreña que forma parte también de una organización social denominada Corporación de Comunidades Solidarias.

'Gracias Fidel Castro, te amamos y te llevamos en nuestro corazón", expresó Juana llevándose la mano a su pecho y consternada por la pérdida física del líder de la Revolución Cubana.'Gracias Fidel Castro, te amamos y te llevamos en nuestro corazón", expresó Juana llevándose la mano a su pecho y consternada por la pérdida física del líder de la Revolución Cubana.

La Corporación lucha para que el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén pueda tener recursos para mantener los programas sociales como el vaso de leche, los paquetes escolares y otros puntualizó.

Su joven hijo, Alexis Neftalí Galán, contó a Prensa latina que forma parte de la graduación Schafik Hándal que partió a Cuba en 2006 y regresó en 2013, uno de los grupos más grandes integrado por alrededor de 400 muchachos que estudiaron en la occidental provincia cubana de Pinar del Río.

Ahora trabaja en zonas rurales de difícil acceso a donde no van los médicos 'tradicionales' y los habitantes de allí tienen que viajar unas cinco horas para poder llegar a la capital, dijo.

'Allí organizamos dos jornadas médicas al mes y llevamos todas las especialidades y servicios a estas zonas que son las más desprotegidas y las más humildes por las que Fidel luchó, y por eso formó este ejército de batas blancas del cual me siento muy orgulloso de pertenecer', enfatizó.

Aseguró que para él el mayor legado del Comandante es la solidaridad, porque ayudó a otros pueblos, a los más pobres si cobrar nada a cambio.

arc/otf  


No hay comentarios:

Publicar un comentario