jueves, 8 de diciembre de 2016

Cuba espera que gobierno de Trump continúe proceso de normalización de relaciones

Editado por Julio Pérez

Josefina Vidal

La Habana, 8 dic (RHC) Cuba espera que el nuevo Gobierno tenga en cuenta los resultados alcanzados desde el restablecimiento de las relaciones y tiene la disposición de continuar avanzando en una convivencia civilizada y sobre la base del respeto, dijo Josefina Vidal, directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Durante una rueda de prensa en la que dio a conocer los resultados de la quinta reunión de la Comisión Bilateral Cuba-EE. UU., celebrada el miércoles 7 de diciembre en La Habana dijo Vidal que para Cuba ese es el camino, reafirmar la voluntad de continuar avanzando en la construcción de vínculos de convivencia pacífica, sin hacer dejación de los principios en los que Cuba cree firmemente; y seguir identificando temas de interés y de beneficio para ambos.

Josefina Vidal dijo que ambas delegaciones habían reconocido los avances en los ámbitos diplomático y de la cooperación en temas de interés común, entre ellos, la concreción de visitas de alto nivel; la adopción de un nuevo acuerdo en materia de salud, específicamente para la colaboración en el área del control del cáncer; la reanudación de los vuelos regulares de los Estados Unidos a La Habana; la realización de encuentros técnicos sobre seguridad aérea y de la aviación, salud, protección del medio ambiente, hidrografía y otros asociados a la aplicación y el cumplimiento de la ley.

También significó la celebración de diálogos sobre asuntos de interés bilateral y multilateral, como la migración, los derechos humanos, el desarme y la no proliferación, y la aplicación y cumplimiento de la ley.

Anunció la diplomática que para las próximas semanas, las delegaciones de los dos países acordaron trabajar en la organización de nuevas visitas de alto nivel; avanzar en la negociación y eventual suscripción de varios acuerdos de cooperación en esferas como sismología, meteorología, áreas terrestres protegidas, contaminación marina por derrames de hidrocarburos, aplicación y cumplimiento de la ley, búsqueda y salvamento y la delimitación de la Zona Oriental en el Golfo de México.

Además acordaron celebrar encuentros técnicos sobre aviación y entre Tropas Guardafronteras de Cuba y el Servicio de Guardacostas de EE. UU.; así como desarrollar las reuniones de los grupos de trabajo sobre temas regulatorios, energía, comercio e inversiones y propiedad intelectual que, dijo, forman parte del Diálogo Económico Bilateral.

Puntualizó que, teniendo en cuenta que ya culmina la administración del actual ejecutivo de Estados Unidos, también hicieron el balance de los 15 meses transcurridos desde la primera reunión de La Habana hasta ahora, y enumeró algunas cifras: 24 visitas de alto nivel, 12 acuerdos de interés común y se negocian otros 12 más con la intención de rubricarlos en fechas cercanas.

A ello se suman 41 encuentros técnicos y acciones de cooperación y 16 reuniones vinculadas a los diferentes diálogos.

Aseguró que seguimos experimentando un aumento sostenido de los viajes de estadounidenses a la Isla, con 208 000 en lo que va de este 2016 y un poco más de 48 000 de cubanos residentes en Estados Unidos que han llegado en los vuelos directos (4 por ciento de incremento).

Totalizan más de 1 200 acciones de intercambios culturales, académicos, deportivos y otros, afirmó.

A pesar de esos avances en el proceso de mejoría de las relaciones y el reconocimiento a la utilidad del mecanismo para resolver situaciones que propicien el proceso, la jefa de la Dirección General de Estados Unidos de la Cancillería, subrayó que también en esta quinta reunión bilateral, la parte cubana insistió en que a pesar de las medidas positivas adoptadas por el Gobierno estadounidense, su carácter limitado y la persistencia del bloqueo han impedido mostrar resultados significativos en el área económico-comercial.

Por ello, reiteró que para que Cuba y Estados Unidos puedan tener relaciones normales, será esencial que se levante el bloqueo; y agregó que para avanzar en la normalización de las relaciones, deberá devolverse el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de los Estados Unidos en Guantánamo y tendrán que eliminarse otras políticas injerencistas y lesivas a la soberanía cubana, todavía vigentes.

La parte estadounidense estuvo presidida por la secretaria adjunta para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Mari Carmen Aponte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario