domingo, 4 de diciembre de 2016

Fidel, ¡Hasta la victoria siempre!

Radio Rebelde - 2016-12-03 21:48:09 / web@radiorebelde.icrt.cu / Angélica Paredes López



Fidel está en Santiago y es inspiración para miles de cubanas y cubanos que otra vez se reunieron en la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo. Parece que el Comandante va a hablar, porque la multitud es inmensa, mucho más que aquel día de su inauguración el 14 de octubre de 1991, con la presencia del líder de la Revolución.

Miles de santiagueros, acompañados por compatriotas de las provincias orientales, así como de Camagüey, dan la bienvenida, no el adiós, al Comandante invicto que sigue pasando revista a cada misión cumplida, a cada combate todavía por librar.


Junto al Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, están los dirigentes del Partido, el Estado y el Gobierno, personalidades, líderes de la región latinoamericana y caribeña, y del continente africano, Héroes de la República de Cuba, combatientes cercanos a Fidel durante décadas de lucha revolucionaria.

Y en la primera línea, los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro; de Bolivia, Evo Morales; y de Nicaragua, Daniel Ortega. También lo acompañan su amigo de tantas batallas, el ex mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y la ex presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

Banderas cubanas y el brazalete rojo y negro del Movimiento 26 de julio colman e iluminan una Plaza enardecida y comprometida con el futuro de Cuba.


El primer orador fue el Secretario General de la Central de Trabajadores de Cuba, (CTC), Ulises Guilarte De Nacimiento, quien calificó a Fidel como el gigante político del siglo XX; entretanto llamó a fortalecer la unidad de la clase obrera cubana inspirada en el ejemplo del líder de la Revolución. “De él aprendimos que sólo los que luchan tienen derecho a triunfar”, destacó.

“Su obra estará siempre viva en el corazón de los trabajadores, con su lucha incansable usted nos ha demostrado que un mundo mejor es posible”, subrayó el dirigente sindical.


Por su parte, Rafael Santiesteban Pozo, Presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), recordó la huella que deja Fidel en el campesinado cubano.

“Desde la Sierra Maestra los campesinos confiaron en Fidel”, evocó el presidente de la ANAP, quien destacó la Ley de Reforma Agraria firmada en 1959, “dando independencia y libertad a los hombres y mujeres del campo, acabando con los desalojos y latifundios”.

“Tu pensamiento siempre será faro y guía para los campesinos cubanos, estarás en el esfuerzo y sacrificio de cada jornada”, aseveró Santiesteban Pozo.


El General de División José Antonio Carrillo Gómez, presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC), destacó su legado y enseñanza permanente.

Señaló que “la Revolución que soñó, inició y realizó, a la que dedicó sin descanso toda su vida, la llevaremos adelante con absoluta lealtad y unidad”.

Reafirmó que la mejor forma de rendir tributo a Fidel es mantener la unidad a cualquier precio. “Fidel quedará inscrito como hijo digno de la Patria. El ejemplo de Fidel se mantendrá como bandera de lucha y victoria”, concluyó.


Y en nombre de otra de las organizaciones que fundó Fidel para defender el país, habló el Coordinador Nacional de los Comités de Defensa de la Revolución, Carlos Rafael Miranda Martínez, quien expresó que “Fidel es Cuba”, y preguntó: ¿qué cubano no conserva para sí, en su casa, su trabajo o su altar personal, una foto de su líder?

“Sigue estando junto al pueblo, ese que convocó a unirse para fundar la organización y probar el valor de los cubanos frente a las amenazas de los enemigos de la naciente revolución”, enfatizó en nombre de los cederistas.

Añadió que “sus valores humanos son nuestro chaleco moral, son nuestros baluartes y los que nos impulsan a seguir luchando. Todos los cederistas somos Fidel, ocho millones de cubanos que estamos en los barrios, cuidando la unidad, como nos pidió siempre nuestro líder”.

Por su parte, la Secretaria General de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), Teresa Amarelle Boué, recordó que Fidel definió a la participación de las mujeres a partir de 1959, como “una Revolución dentro de la Revolución”.

“Con la conquista de una verdadera emancipación, por primera vez, las mujeres cubanas fuimos protagonistas de nuestro propio destino. La Revolución ha dignificado a las mujeres cubanas y nos ha llevado a sitiales más altos que ningún otro proceso nacional. Tú inmortalizaste el concepto de que cuando en un pueblo pelean los hombres y pueden pelear las mujeres, ese pueblo es invencible”, aseveró.



En una noche conmovedora de recordación permanente a Fidel, el intelectual Miguel Barnet, presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, (UNEAC) lamentó profundamente la ausencia física de Fidel, “un hombre que rompió el esquema del político tradicional con una estatura de gigante quien definió para nuestro país un nuevo concepto de nación”.

“Fidel fue a las raíces de la historia para extraer su savia. Fue un incansable luchador por la paz, con una ética acompañada de una dignidad a toda prueba que lo convirtió en un referente para Latinoamérica. Ningún contemporáneo puede medirse con él. Fue a las raíces de la historia para nutrirse de ella. Fue líder por vocación martiana y ejemplo para sus coetáneos”, aseguró el intelectual cubano.

Barnet dijo que “Nada lo detuvo. Ni las contingencias de un revés militar. Desde siempre fue artífice de la unidad. Nadie lo superó, ni su más acérrimo enemigo, porque combinó sus habilidades de estratega militar con su amplia cultura con lo cual le dio a la Revolución cubana gran dimensión en el mundo. Su visión geopolítica fue su arma más eficaz para enfrentar todas las armas del enemigo”.


En representación de los estudiantes de la enseñanza superior pronunció su intervención Jennifer Bello Martínez, Presidenta de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).

“Reunidos en esta Plaza le decimos hasta siempre al quijote de todos los tiempos, al revolucionario completo, al padre, el hermano, al amigo de la universidad, de los estudiantes, su pueblo de América Latina y de todos los luchadores por las causas justas”, exclamó.

La líder estudiantil universitaria afirmó que “Fidel dejó en nosotros el aliento para seguir existiendo y batallando. En la Universidad se formó. Difícil resultará alejarnos de las historias que tejió con su presencia en la Universidad de La Habana”.

Agregó que “Fidel, para los estudiantes cubanos, simboliza fuerza, energía. La necesidad de sentirlo se ha acrecentado en estos días, pero dejó con nosotros el aliento para seguir batallando. En la universidad se hizo revolucionario, en la misma universidad donde hoy los jóvenes se forman en permanente compromiso social. Allí no solo se hizo martiano, marxista y revolucionario sino que forjó la libertad de todo el pueblo”.

“Fidel está y estará, porque el Comandante en Jefe somos todos. No dejaremos caer jamás la espada y la bandera. Los universitarios no le fallaremos. Las universidades cubanas son nuestro Moncada, nuestra Sierra, nuestro Girón…. Ante usted, Comandante, que nos alienta, queremos ratificar que seremos fieles”, concluyó la Presidenta de la FEU.



El mensaje de la juventud cubana, en la que siempre confió Fidel, fue trasmitido por Susely Morfa González, primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

“Los pueblos del planeta hemos aprendido de nuestro Comandante en Jefe. Aprendimos que los principios no se negocian, que el antiimperialismo es la esencia de nuestras luchas, que todas las glorias del mundo caben en un grano de maíz y que no debemos mentir jamás”, dijo la líder de la UJC.

Precisó que “las nuevas generaciones de cubanos ratificamos que jamás dejaremos de ser fieles a su legado. Hoy debemos decir que los niños, jóvenes y adolescentes aspiramos a ser como Fidel”.

“Esta juventud es fruto de tu lucha, asumimos una sola orden, cuidar la revolución y juramos luchar mientras exista imperialismo”, concluyó Susely Morfa.


Y cerrando la sobrecogedora jornada, mientras Santiago exclamaba Raúl, Raúl, Raúl… el presidente cubano, General de Ejército Raúl Castro Ruz, ocupó el podio en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo.

Habló con el dolor de la pérdida del Líder, el Jefe, el Hermano; pero con la entereza del hombre valiente que seguirá guiando a todo un pueblo.

Confirmó que este domingo las cenizas de Fidel serán inhumadas en una sencilla ceremonia en el cementerio Santa Ifigenia, cerca de José Martí y sus compañeros del Moncada, la Sierra Maestra, la Clandestinidad y las luchas internacionalistas. A pocos pasos se encuentran las tumbas de Carlos Manuel de Céspedes y la legendaria Mariana Grajales. Allí también está el panteón con los restos del inolvidable Frank País, asesinado por esbirros de la tiranía batistiana con apenas 22 años.

Raúl recordó las jornadas de tristeza y dolor que hemos vivido los cubanos. Subrayó que “desde que se conoció ya tarde en la noche del 25 de noviembre la noticia del deceso del Líder Histórico de la Revolución Cubana, el dolor y la tristeza se adueñaron del pueblo, que demostró entereza, convicción patriótica, disciplina y madurez al acudir de forma masiva a las actividades organizadas y al hacer suyo el concepto de Revolución expuesto por Fidel el primero de mayo del año 2000”.

“En medio del dolor de esas jornadas nos hemos sentidos reconfortados y orgullosos, una vez más por la impresionante reacción de los niños y jóvenes cubanos que reafirman su disposición a ser fieles continuadores de los ideales del Líder de la Revolución”, aseveró Raúl.

También expresó que “fiel a la ética martiana de que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz, el Líder de la Revolución rechazaba el culto a la personalidad y fue consecuente con esa actitud”.


Insistió Fidel en que “una vez fallecido, su nombre y su figura nunca fueran utilizados para nombrar plazas, avenidas, calles y otros sitios públicos, así como erigir bustos y estatuas u otras formas similares”.

“En correspondencia- aseguró Raúl- presentaremos al próximo período de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, las propuestas legislativas requeridas para que prevalezca su voluntad”.

Raúl evocó que “el 26 de julio de 1989, en la ciudad de Camagüey, el Comandante en Jefe predijo con dos años y medio de antelación, la desaparición de la URSS y el campo socialista y aseguró ante el mundo que, si se dieran esas circunstancias, Cuba continuaría defendiendo las banderas del socialismo”.

“La autoridad de Fidel y su relación entrañable con el pueblo fueron determinantes para la heroica resistencia del país en los dramáticos años del período especial”, destacó el General de Ejército.

“En ese entonces- recordó Raúl-pocos apostaban por nuestra capacidad de resistir y vencer, ante el reforzado cerco enemigo. Sin embargo, nuestro pueblo bajo la conducción de Fidel, dio una lección de firmeza y lealtad a los principios de la Revolución”.



Raúl aseveró que “Fidel nos demostró que sí se podía llegar a las costas en el Yate Granma, que sí se podía resistir al enemigo, al hambre y al frío; organizar un ejército revolucionario en la Sierra Maestra tras la debacle de Alegría de Pío; que sí se podían abrir nuevos frentes guerrilleros en oriente; que sí se podía derrotar con 300 fusiles la ofensiva de más de 10 000 soldados; que sí se podía repetir la epopeya de Maceo y Gómez con las columnas del Che y Camilo hacia el occidente de la isla; que sí se podía con el respaldo de todo el pueblo derrotar a la tiranía batistiana”.

“Aquel que nos enseñó que sí se podía derrotar en 72 horas o menos la invasión de Playa Girón y proseguir la campaña de analfabetismo como se logró; que sí se podía proclamar el carácter socialista de la Revolución a 90 millas del imperio cuando sus naves avanzaban hacia Cuba tras las tropas mercenarias; que sí se podía mantener con firmeza los principios de nuestra soberanía; sin temer a los chantajes estadounidense en la crisis de los misiles; que sí se podía enviar ayuda solidaria a otros pueblos hermanos en lucha contra la opresión colonial y la agresión externa y el racismo; que sí se podía derrotar a los racistas surafricanos, salvando la integridad territorial del Angola y forzando la independencia de Namibia”, enfatizó el presidente cubano.

Raúl sostuvo que “la permanente enseñanza de Fidel es que sí se puede; que el hombre es capaz de sobreponerse a las más duras condiciones si no desfallece su voluntad de vencer, hace una evaluación de cada situación y no renuncia a sus nobles y justos principios”.


Y Raúl concluyó: “Ante los restos de Fidel, en la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo, en la heroica ciudad de Santiago de Cuba, juramos defender la patria y el socialismo, y juntos reafirmamos la sentencia del Titán de Bronce: “Quien intente apropiarse de Cuba recogerá el polvo de su tierra anegado en sangre, sino perece en la lucha “.

“Fidel, Fidel, ¡Hasta la victoria siempre!”, exclamó Raúl.

Y “Fidel es Raúl” coreó el pueblo en la Plaza Mayor General Antonio Maceo tras concluir el discurso el presidente de Cuba. “Raúl, amigo, el pueblo está contigo”, continuaron exclamando miles de santiagueros reunidos para rendir tributo a Fidel.

Las notas del Himno del 26 de Julio cerraron el acto multitudinario, el más doloroso que nos ha tocado vivir, pero con la gloria y el honor de ser hijos eternos de Fidel.


No hay comentarios:

Publicar un comentario