domingo, 11 de diciembre de 2016

LA PALABRA NEGRO…, le dio identidad, nacionalidad y ciudadanía, a unos seres que fueron estereotipados como no africanos

Por Brunilde Palacios y Antonio José Guevara

Prensa Alternativa y Comunitaria EL NEGRERO

No somos de color, somos negros, porque la frase de color como la utilizan los afro descendientes en Venezuela (“Negro es un color…, afro descendiente es una identidad”), tiene una connotación discriminadora y racista, ya que se basan en que esta frase está colmada de negatividades y pudiéramos afirma que es un término peyorativo que ofende a la gente que se caracteriza por poseer una piel negra (ya que su ceguera no les deja ver, que fue un apelativo positivo que les dio identidad, nacionalidad y ciudadanía, a unos seres que no la poseían y que fueron estereotipados sin identidad y como animales por los africanos, a pesar que se había dado la revolución industria y que las revoluciones en América estaban preñadas de sus fundamentos), puesto que hemos visto como se utilizan los términos como calificativos negativos para descalificar a seres humanos…, solamente porque su piel en negra u oscura y como se traslada y coloca a través del tiempo, como una matriz negadora de toda cualidad humana, con la misma connotación que se le dio en el pasada y que hoy, les dan los medios de información privados y los acólitos de la oposición en Venezuela para seguir calificándolos y para que no asuman el poder político y este quede siempre en manos de los europeos de piel blanca, caucásicos o de sus descendientes (euro descendientes) que vinieron América después de la Segunda Guerra Mundial (1936 a 1961. Se dio con el General Eleazar López Contreras quien comenzó el proceso migratorio a los interno del país, producto de que Europa quedó desbastada, cosa que la motivo,  la cual tuvo mucha repercusiones la cultura venezolana, puesto que modificó la estructura demográfica de los países donde estas se adecentaron) e internalizaron que vinieron a recobrar lo perdido, después que el hombre de las mil dificultades (Simón Bolívar) nos libertó y por ello no tuvieron ameno o pena para calificar al Prof. Aristóbulo Istúriz de mono, a pesar que dicho apelativo continúan haciendo historia, porque siguen mostrando (ya no con palabras), sino con hechos, cuán diferentes son de esos racismos cotidianos que impulsaron los europeos en América y que ahora quieren imponer los afro descendiente en Venezuela, quienes se han caracterizado por ser personas encerradas en sus mundos de descalificaciones, incapaces de mirar al otro lado y darse cuenta que los venezolanos de piel oscura o negra, son partes de una historia que no se caracteriza por la presencia de los africanos, sino por la de los seres humanos muy inteligentes que tuvieron la humildad y capacidad de comprender el momento histórico que estaban viviendo,  negociar con los mantuanos, blancos criollos y el caudillo de Boves (lo que no pudieron hacer con los africanos), y por ello se dieron a ocupar una presencia de prestigio en la Historia venezolana y americana.

Por ello o probablemente, a veces no encontramos que los medios de información de masa privados o públicos, no le hacen o resaltan las virtudes de  un negro o negra científico (a), o ducho en las artes, o en la política o en la ciencias en los diferentes medios de información de masa…, porque estos mecanismos mediáticos se han encargado de oscurecerlo, con el propósito de darle relevación solamente a los que poseen piel blanca y porque esos son los estereotipos que se venden y son aceptado por un gran porcentaje de la población venezolana, aunque muchos venezolanos y venezolanas que poseemos piel oscura, no lo aceptamos, porque no hemos convertidos en los artífice de tal negación y porque nosotros mismos nos hemos encargamos de negarlos, en el que podemos notar que la actitud asumida por los afro descendientes (venezolanos y venezolanas que poseen una piel negra y oscura), desdice mucha de que podamos tener una imagen diferente, porque ellos se han dedicado a vender esa imagen sutil (life) que solamente nos compromete como bailadores, buenos ejecutante de cualquier instrumento de  percusión, pocos ducho para cultivar la lectura, buenos para hacer el amor, y no nos damos cuenta que tenemos que vivificar el aporte que hicieron y estamos haciendo, en el campo de las ciencias, la política, deporte y las artes, a pesar que hay muchos, que las han cultivado y hecho aportes muy importantes, como es el caso del Decano/Prof. VENTURA ECHANDÍA LIENDO, Director de la Escuela Ciencia de la Universidad Central de Venezuela (UCV), oriundo del estado Vargas o el caso del Dramaturgo, Letrista, Pintor, Director de Teatro JUAN PÍRELA, o el de la Médico/Pediatra JOSEFINA  BRINGTOWN DE QUIJADA quien alcanzó el grado de POSTGRADO EN PEDIATRIA Y PUERICULTURA y fue la primera negra en alcanzar tal status en una época, donde predominaba el racismo en esencia en Venezuela e impuesto con mucho fuerza e hincapiés por los euro descendientes que se dieron a la tarea de tomar los partidos, Accion Democrático (AD) y Copey, graduada en la Universidad Central de Venezuela (UCV) o del Pintor ALIRIO PALACIOS (Pintor, Escultor, dibujante y maestro en el grabado, reconocido por su aporte internacional y por dejar muy bien parado a Venezuela, porque las galerías de prestigio en el Mundo, todas tienen una obra de este insigne venezolano) o el caso de JESÚS ESCOBAR, Presidente del Instituto Contra la Discriminación Racial  (INCODIR), profesor Universitario o el del Prof. ARISTÓBULO ISTURIZ: quien alcanzó el cargo de Vicepresidente de la República Bolivariana de Venezuela (Negro venezolano que alcanzo el mayor rango en materia política) o el Negro  OSWALDO PAPELÓN BORGES: docente y deportista venezolano y presidente del instituto nacional de deportes entre 1978 y 1983, durante su gestión se consiguió la sede para celebrar los Juegos Panamericanos de Caracas 1983, o CARL VÍCTOR HERRERA ALLEN: ex baloncestista venezolano, empezó a practicar este deporte a los 13 años de edad. MARCOS PALACIOS, uno de los licenciado en aeronáutica mecánica,. Buen basquetbolista, DR. ALBINO BOB, prime médico en el área del deporte, PEDRO LIENDO: sociólogo graduado en la universidad Central de Venezuela, quien ha hecho un gran aporte a la negritud y sus escritos son leídos a nivel internacional, HECTOR VIDAL SILVERA: quien cambio el estilo musical tradicional e introduce un nuevo estilo, llamado Tambor Urbano, Juan pablo Sojo: erudito escritor quien narró la historia de su pueblo Curiepe en diferente bibliografías y otros…, todos invisibilizados,  porque siempre nos vendieron que tales reconocimiento, solamente podían estar en manos de los blancos (euro descendientes)  y es lo que pasa cuando se participa dentro una sociedad desarrollada sobre la base de la exclusión, endorracismo  y otras formas conexas de racimos y discriminación, en base a una serie de parámetros que son copias del mundo occidental y que fueron trasmitidas por ello, en el que una clase social es la que constituye la normalidad  y los otros la excepción o una lucha entre contrarios en base a su realidad histórica.

Los negros y negras venezolanos, también vienen a forma parte de ese grupo que no es reconocido, porque no existen para la mayoría de los que se sienten auténticamente venezolanos las mismas oportunidades y ello lo podemos ver en quienes ocupan los diferentes cargos en las instituciones privadas, públicas o de producción social, etc., a pesar que muchos de esos negros, que están en puestos claves (como por ejemplo lo que se les dieron cargos de embajadores y cónsules en África y América -todos afros, a pesar de la existencia de muchos negros en Venezuela que poseen estudios de 4to. Y 5to. Nivel-, muchos de ellos, abandonaron sus obligaciones anteriores y se desligaron de estos movimientos en Venezuela que ellos mismos originaron para ocuparse de otros menesteres y dejar una estela de desagravio en estos movimientos que fueron utilizados para alcanzar sus objetivos personales, perdiéndose una gran oportunidad para hacer un gran movimiento que incluyera a todo aquel ciudadanos y ciudadana venezolana que se caracterizaran por poseer una piel oscura (negros, morenos, bachacos, etc.), y no solamente a los afro descendientes, puesto que este grupo representa el 0.7 de la población venezolana[1].  

Por ello La frase es tan disparatada (“Lo negro es un color…, afro descendiente una identidad”), que los movimientos que los integran, se olvidan de la responsabilidad jurídica que acarrea, cuando los vemos por los diferentes medios de comunicación de masa (Privados o públicos), expresando una serie de connotaciones racistas, endorracistas y discriminadoras, cuando se refieren a estos seres humanos que les tocó convertirse en desarraigados en contra de su voluntad y después en esclavos, por una circunstancia histórica diferente y es triste pensar, que sean unos venezolanos y venezolanas que después de haberse educado hasta conseguir la edad adulta en el país (Venezuela), hoy vengan a negar la presencia y papel jugado en América, cuando ellos mismos saben que de África salieron negros, no africanos, llevándolos asumir tal actitud y a pronunciar tal matriz negadora de todo derecho y todo principio humano, sin darse cuentan del daño que están produciendo …,  porque la expresan tan libremente…, que nos lleva a pesar que tal legitimidad la asumen, a pesar que no quieren reconocer los vacíos históricos y se niegan abrir un diálogo serio, constructivo, fuera de cualquiera postura banal, que nos lleva a creer que tienen miedo de enfrentar su realidad histórica y entender tal proceso, desde una perspectiva diferente[2], puesto que están utilizando a la historia como un recurso para conseguir prebendas personales ante el Gobierno Bolivariano, en el que dejan ver que Venezuela tiene una deuda histórica con los africanos, cuando es África que tiene una deuda histórica con los negros y negras americanos por haberlos cambiado por cualquier producto suntuario,  quitado su identidad africana y haberlos convertidos en desarraigados y desarraigadas; lo cual nos lleva a preguntamos…, ¿Si en diez y ocho años (18) de Gobierno Bolivariano, este movimientos en Venezuela han recibido una serie de beneficios para su fortalecimiento ¿Por qué en Venezuela no existen como movimiento, sino como un pequeño grupo?, ¿Por qué son rechazados en las diferentes regiones donde quieren imponer tal eufemismo? Y ¿Por qué tanta insistencia en imponer tal eufemismo que no tienen ninguna connotación en la realidad histórica venezolana?

Lo triste en este caso, es que ya no les ha bastado con imponer esta matriz negadora, en una sociedad de mayoría negra y morena (como la venezolana) que ha superado una serie de problemas discriminadora y que creó una Ley Orgánica Contra la Discriminación Racial (LOCDR), dirigida por los afros en Venezuela y donde no se ha comprendido que es una ley para contrarrestar el racismo y no para un grupo en especial que viene usurpado las diferentes instituciones que se crean para contrarrestar tal flagelo. Es por ello, que para algunos venimos reproduciendo así los errores del sistema hegemónico y no nos damos cuenta, que tenemos que abrir el panorama de la acción para que todos participemos, pero no es posibles que los afros se hayan dedicado asumir una actitud, que solamente veja, discrimina y ataca a los venezolanos y venezolanas que nos caracterizamos por poseer una piel oscura, con símbolos racistas y no atacan a los blancos criollos, mantuanos, eurodescendientes u occidentales que poseen piel blanca, cuando ellos saben que retardaron la eliminación de la esclavitud hasta 1854 y cuando se la dieron, esta se convirtió en un gran negocio para  clases social que tenía el mayor poder de fuego simbólico durante la época, menos…,  a los blancos occidentales o europeos, por haber originado y colaborado con los africanos en la creación e imposición de tal sistema tan macabro, como la Trata Negrera, como tampoco los hemos visto hacer mención a su origen americano y menos venezolano[3].

Por ello decir que somos todas o todos iguales en las discusiones raciales en momentos de enfrentamiento y no escuchar al otro, no nos ayuda para nada, porque nos siguen silenciando,  nos hacen sentir pena de los que somos y de nuestra historia negra (Como lo hemos visto en Venezuela…, por parte de los afros, quienes se dado a la tarea de imponer la frase “Negro es un color…, Afro descendiente es una Identidad”, es decir, negros que discrimina a negros y se apropian del apelativo  de afro descendiente, para reconocerse como descendiente de africanos y no, como negros americanos o negros venezolanos que superamos el trato inhumano que nos dieron los africanos, europeos, blancos criollos y mantuanos), por lo tanto, existe la necesidad de seguir elaborando una producción intelectual que sea capaz de traducir nuestras especificidades. Lo cual produce suspicacia y nos llama a la reflexión, por la manera como los afros en Venezuela quieren imponerla con insistencia y se olvidan que nuestras experiencias, nuestro cuerpo y ello solamente se puede hacer, construyendo redes de seres humanos que busquen empoderarse y proponer soluciones a sus dificultades, así como a dedicarse a crear espacios que permitan, distintas maneras de percibir el mundo, para ir a la búsqueda de una estética positiva, donde la re significación de nuestra historia se haga imprescindible, ya que nuestra estética es política, una política descolonizadora, que antes de todo, necesita de cuerpos descolonizados…, porque la individualidad fruto del modernismo occidental no nos sirve, y nos van enseñando que es necesario hacer políticas que vayan agrandando nuestra formas de aprecias las cosa concreta, como aquellas que son perceptibles solamente para nuestros sentidos y creemos que el afro común tienen mucho odio contra los negros/negras y más los tienen, quienes fungen como sus líderes, puesto que nos hemos dado cuenta que solamente disparan sus cañones contra todo aquel venezolano que posee una piel negra.

Por ello, no hemos dado a la tarea de construir un movimiento, dónde no deseamos destruir a ningún ser que piense distinto, por el contrario tratamos de que su verbo sea oído…, pues no somos misandrias y menos, contra quienes en Venezuela se reconocen como afro descendientes. Lo que necesitamos es parar con toda violencia y opresión que implica la imposición de símbolos en el habla que sean discriminadores y racista…, menos cuando estos tienen una carga peyorativa, porque lo que se busca…, es intentar crear puntos de diálogo donde personas que viven situaciones discriminadoras puedan confrontarse y puedan llegar a consenso, pero que tiene que comprenderse ya que son experiencias distintas, que pueden tener claves de diálogo y por ello tenemos que en Venezuela abrir, las oportunidades de construir un movimiento que  represente el todo, y el todo represente a cada una de nosotros y nosotras, puesto que ello nos va acercando al país, en el que deseamos vivir, libre de las opresiones raciales y de postura racistas que abran el campo de las oportunidades para cambiar en un espacio geográfico que ha tomado en cuenta  la participación, como un principio rector para organizarnos en sociedad (ruptura epistemológica[4] y ontológica[5]) y porque sabemos que la discriminación no solamente es racial, sino institucional, psicológica, política, social económica, cultural, etc.

Por tales razones sentimos que la Frase “Negro es un color…, afro descendiente es una identidad”, aparte de ser ofensiva, racista, discriminadora y xenofóbica por su carga peyorativa,  limita los intereses de los seres humanos que se caracterizan por su color de piel, en el que se tienen que comprender la connotación que se les dio para no ser reconocido como africanos y para ser intercambiados a los barcos negreros europeos como animales, como no africanos…, lo cual nos lleva a damos cuenta que las historias que contamos, que nos cuentan, contribuyen a que el receptor se crea una imagen mental o estereotipada que responden a quienes ejercen el poder mediático, porque  cuanto más desconocido y oscurecido es el tema, más posibilidades hay de contribuir a la creación de prejuicios y por ello cuando cualquier venezolano se refiere a los negros o negras, notamos que sus aseveraciones están fuertemente vinculada a la pobreza, subdesarrollo, hambruna… y a eso se reduce en nuestras mentes, porque se ha invisibilizado su aporte a la venezolanidad y porque se han vendido una imagen de los negros que no, nos  relaciona con el avance en las artes, ciencia, política, deporte y etc., y tal matriz no ha perjudicado, no ha contribuido a fortalecer nuestra vivificación, porque fue escrita (la historia) para resarcir solamente el aporte de los que en el país se reconocen como euro descendientes y no la de los negros que fueron la que la impulsaron tales rebeliones, porque la clase aristocráticas venezolanas siempre tuvieron miedos del que el poder político cayera en sus manos y por ello retardaron la eliminación de la esclavitud hasta el periodo presidencial de José Gregorio Monagas, puesto que eran mayoría y muchos de ellos eran muy cultos, duchos en la lectura y escritura, puesto que estuvieron al lado de los próceres bolivarianos, los cuales impregnaron sus diferentes ideales y vivencias porque fueron reconocidos como ciudadanos venezolanos. Desgraciadamente, durante mucho tiempo ha predominado entre los venezolanos, una sola historia, que ha sido escrita sin tomarlos en cuenta y cuando son tomados en cuenta (caso de Boves el URUGUAYO), entonces son minimizados y relegados a un segundo plano, por quienes la escriben, puesto que ellos se han dedicado a invisibilizar su participación en el proceso libertario vivido en Venezuela…, puesto que la historia de América, quienes la han escrito,  han asumido una posición de clase, que los ha llevado a desfigurar y no vaciar la participación de los otros estratos que participaron  (como ejemplo los de origen español que eran pobres o los indígenas) del resto de las otras culturas que han participado... por ello, todos aquellos que no nos hemos sentido identificados con la historia contada y sus héroes, nos hemos visto huérfanos de referentes que nos incluyan, porque los negros y negras, hemos sido eliminados cuidadosamente de ésta historia y eso se debe a que…, quien la escribe, lo hecho con una posición de clase y mezquina, porque ha sido escrita por quienes ha ejercido el poder hasta nuestros días y por ello, hay pocas obras de artes que haga referencia a su idiosincrasia, por ejemplo no entendemos el papel jugado por el negro José Palacios, mayordomo del Libertador Simón Bolívar (seis años mayor que el Libertador, era analfabeta, pero de memoria prodigiosa, lo acompañaría durante 38 años, en buenos o malos momentos y también en la desgracia. Junto viajaron a Europa en 1803, donde conoce diferentes ciudades, incluyendo a Roma, la clásica e histórica urbe, donde Bolívar lanzo su inmortal juramento en el Monte Sacro, el 15 de agosto de 1805 y en 1807 visitan a EE.UU y muchas partes del mundo. El 17 de diciembre de 1830, siendo la 1.07 de la tarde, al exhalar su último aliento el padre de la patria, se encontraba el fiel mayordomo, sollozando en una esquina de la habitación. En dic.de 1842, cuando los restos de Bolívar llegaron a Caracas, el noble Palacios estuvo en la ceremonia, Junto a la Negra Matea) no ha sido reivindicado y no se le ha dado el papel que le corresponde en la historia venezolana. Por lo tanto, las consecuencias de desfigurar de esta manera la historia son muy positivas para aquellos que no  la vivieron y la escriben, pues cuentan su versión y el peligro se manifiesta, en  aquellos que las leen, que las creen, la internalizan y la asumen como propia. Por ello, si desconocemos, si olvidamos, si desvalorizamos los logros que han conseguido cada una de los negros y negras, en la historia venezolana, estamos desconociendo, olvidando y desvalorizando nuestra capacidad para formar parte de ella y esto lo decimo como mucha sapiencia, porque también hemos sentido que  nos han vendido tal complejo…, para siempre tenernos humillados, avergonzados por la forma cómo llegamos a América y Europa, intercambiados por los propios africanos y esclavizados por los europeos.

Nos parece ridículo que haya que luchar simplemente por ser uno mismo…, pero entendemos que lo tenemos que hacer y aunque es una lucha necesaria, se vuelve bastante inútil, mientras haya seres humanos que se caracterizan por poseer una piel negra, prestándose para decirnos a las demás negros,  cómo deberíamos ser y se olvidan, que por nuestra sangre corre los genes de los negros que se convirtieron en icono libertarios en las América, a lo cual muchos quieren ignorar y no se dan cuenta que en la variedad está el gusto y que muchos de ellos, los viene reivindicando la Revolución Bolivariana…, hasta el punto, que los restos de Negro Primero, descasan en el Panteón Nacional, aunque faltan muchos, como el caso del negro José Palacios, tenemos que reconocer el esfuerzo hecho por la Revolución Bolivariana por sacarnos de la oscuridad. Reconocemos que no somos todos iguales, no queremos serlo, no hace falta, y ello lo podemos notar en los rasgos que nos caracterizan fenotípicamente, ni en el color de piel, la forma de los ojos, el pelo, las caderas ni los pies, ni tampoco en el pelo ensortijado…., ni mucho menos, haga falta que la cantante de turno, operada hasta las cejas, nos diga cómo se lleva el glúteo en esta contemporaneidad que estamos viviendo actualmente y donde los iconos musicales nos venden una imagen falsa de lo que somos.

      Ser negro o negra es un privilegio que no hay que negar, que más bien hay que enardecer y sentir como orgullo, porque todos los privilegios tienen que ser replanteados dentro de la lucha que llevamos. Es por ello que  a través de la Prensa Alternativa y Comunitaria EL NEGRERO para evitar la reproducción de la dominación, nos hemos dedicado a crear espacios seguros, dignificantes y dignos que sirvan para elevarnos como venezolanos y no para copiar lo que hacen los afros en Venezolanos en contra de los venezolanos y venezolanas que se caracterizan por poseer una piel negra, cuando nos estereotipan como un color y no se dan cuenta que  su silenciamiento está relacionado con la invisibilidad, ya que en él se aplica la misma mecánica que utiliza la mediática opositora, donde el modelo de actuación y pensar, de lo que es deseado, asume una personalidad hegemónica y todos los juicios son hechos a partir de esta visión de mundo que desconsidera la diversidad y dentro de esta, el papel jugado por los negros y negras.



[1] Es evidente que si eres negro y naces en Venezuela, tu idioma va a ser el castellano (no el africano, porque nuestra herencia negra desarraigada de África, nunca permitió su comprensión, manejo y menos…, que internalizáramos los idiomas africanos. Probablemente te identificarás con muchos de ellos, muy a pesar de ese estado de deslocalización que permite que no se te vea como foráneo o inmigrante con todo lo que ello implica.

[2]  Esa misma legitimidad que intentan imponer desde una serie de fundamentos foráneos que nada tienen que ver con la realidad venezolana, pero que se asume, para negar la de los demás y fraccionar a quienes con sacrificios, lo tuvieron que dar todo para ser reconocido como ciudadanos venezolanos y no quedarse con el estatus de esclavo.

[3] De esto trata el juego de la invisibilidad: en lo privado  sería dejar de ser y en lo  público.

[4] Se centra en el estudio del conocimiento científico y es considerada como una teoría acerca de la ciencia, la disciplina que se conoce.

[5] Ontología del Lenguaje: Hace referencia a nuestra comprensión genérica —nuestra interpretación— de lo que significa ser humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario