miércoles, 21 de diciembre de 2016

Navidad en alerta máxima antiterrorista

El atentado de Berlín desata un aumento de las medidas de seguridad en las calles de toda Europa

Barreras de hormigón para proteger un mercadillo navideño en Dresde. EFE / ARNO BURGI / EFE

EL PERIÓDICO  -  BARCELONA
MARTES, 20 DE DICIEMBRE DEL 2016 - 20:06 CET

Un camión lanzado contra la multitud en un mercadillo navideño de Berlín ha vuelto a sumir a Europa en el terror. Por más que la cancillera alemana, Angela Merkel, llamara este martes a no vivir “paralizados por el miedo”, el continente pasará estas Navidades conmocionado, en alerta y tratando por todos los medios de blindarse para no ser víctima del yihadismo. Es el terror signo de los tiempos: mientras un horror que no admite comparaciones devora Alepo, la inestabilidad global desatada en Siria (y en Irak, y en otros escenarios) hace imposible que Europa no se sienta concernida por lo que sucede en Oriente Próximo, si no ya por responsabilidad moral, sí por el impacto en nuestras vidas de ataques terroristas como el de este lunes. Del horror al terror, del terror al horror.

Alemania, Francia, el Reino Unido, la República Checa… El goteo de anuncios del incremento de las medidas de seguridad en espacios públicos abiertos en general y en mercados navideños muy en particular ha sido este martes constante. El presidente francés, François Hollande, ha recordado el “alto nivel de amenaza” terrorista y el “plan de movilización y vigilancia particularmente elevados” que debe  contrarrestarla.  Su ministro del Interior, Bruno Le Roux, ha concretado que se reforzará aún más la seguridad en los mercados navideños que se celebran en estos días en numerosas ciudades del país, y para los que desde el atentado de Niza ya estaba previsto un dispositivo con despliegue de fuerzas militares y agentes de civil. “Existe una voluntad inequívoca de atacar fiestas religiosas pero, sobre todo, populares”, ha explicado Le Roux, quien ha llamado a los ciudadanos a que extremen la vigilancia, “pero que sigan saliendo”.

Más de 700 ciudadanos franceses o residentes en Francia han pasado por Siria o Irak y todos ellos “están siendo vigilados”, al igual que los mensajes en las redes sociales “que persigan que individuos cometan actos” terroristas, ha añadido el ministro en declaraciones a la emisora Europe 1.

BLOQUES DE HORMIGÓN

En Berlín, los mercados de Navidad permanecían cerrados este martes por respeto a las víctimas. En Dresde, aparatosos bloques de hormigón protegían los accesos al Striezelmarkt, uno de los más antiguos de Alemania . El ministro checo del Interior, Milan Chovanec, anunció que desde este martes policías armados patrullan por las zonas con alta concentración de personas en todo el país.

Y no solo es Europa, claro. La policía de Nueva York ha reforzado las medidas de seguridad en lugares de gran afluencia como el tradicional árbol de Navidad del Centro Rockefeller y los mercadillos navideños de Bryant Park y Union Square, donde ha desplegado "equipos altamente capacitados, incluyendo el Comando de Respuesta Crítica", ha informado en una nota, a pesar de que no existen amenazas específicas. Y la de Chicago ha hecho lo propio en el de Daley Plaza.

VISIBILIDAD POLICIAL

La policía de Londres también revisa sus planes para proteger los actos públicos durante las fiestas. "Como una cuestión de rutina, como precaución, revisamos nuestros planes después de los ataques en el extranjero, y lo estamos haciendo en la actualidad después de los horribles incidentes en Berlín y Ankara", ha informado en un comunicado. .La "prioridad" es que "todo el mundo permanezca a salvo", ha subrayado el alcalde, Sadiq Khan. En Manchester, la policía ha reforzado asimismo la presencia de agentes en los 10 mercadillos navideños de la ciudad y en otros puntos clave. “Hemos dispuesto más patrullas visibles para que la gente se sienta a salvo en su día a día”, ha explicado la subcomisaria Debbie Ford.

Esta parece ser la clave, una visibilidad policial --evidente este martes, sin ir más lejos, en Santa Llúcia– que resulte reconfortante para los ciudadanos. Pero ¿son realmente efectivas estas medidas? “La visibilización de patrullas en estos espacios es solo parte de todo un programa de seguridad general. En muchas ocasiones solo se percibe una mínima porción de cuanto se hace para preservar la seguridad de la sociedad”, aclara el criminólogo David Garriga, especializado en yihadismo. “Nuestras fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia están haciendo un gran trabajo”, añade, y cita como ejemplos de ello el control de las redes de reclutamiento y adoctrinamiento

Con todo, Europol ha avisado reiteradamente del riesgo creciente de atentados en Europa “con la intención de causar bajas masivas entre la población civil” por parte del Estado Islámico (EI), terroristas inspirados en el EI u otros grupos de este cariz.”Es prácticamente imposible predecir cuándo y cómo tendrá lugar el próximo ataque”, admitía el organismo policial europeo el pasado enero. Esos ataques tanto pueden ser de gran complejidad y concienzudamente gestados como prácticamente espontáneos y sin apenas preparación, y la gama de objetivos posibles, “blancos fáciles” y de gran impacto, es interminable, añadía.

TENSIÓN CONSTANTE

Y esta tensión constante ante la amenaza terrorista no deja de ser también un inmejorable caldo de cultivo del discurso del miedo y del antiislamismo que alimenta a la cada vez más vigorosa extrema derecha. “Que el EI vincule su  ideología al islam sirve para crear un odio contra los musulmanes en general que divide a la sociedad y favorece los discursos radicales en un lado y el otro. Ante el terrorismo no debemos relajarnos, pero tampoco debemos permitir que el miedo que quieren inculcarnos condicione nuestras vidas”, concluye Garriga.

“Aunque en estos momentos parezca difícil, encontraremos la fuerza para vivir la vida que queremos en Alemania: libre, abierta y en convivencia”, ha afirmado Merkel. La que queremos en toda Europa, en todo el mundo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario