jueves, 12 de enero de 2017

Corte Suprema de Brasil evalúa crisis del sistema penitenciario

El encuentro fue convocado por la titular del Supremo Tribunal Federal (STF). | Foto: Folhadacidade

Telesur  -  12 enero 2017

La máxima corte de justicia de Brasil busca analizar la situación en las cárceles de ese país tras las matanzas registradas recientemente.

La Corte Suprema de Brasil se reunirá este jueves con los presidentes de los 27 tribunales regionales de ese país para debatir y examinar la crisis del sistema penitenciario brasileño, a raíz de la matanza de al menos 93 reclusos en diferentes cárceles desde comienzo de 2017.

El encuentro fue convocado por la titular del Supremo Tribunal Federal (STF), Cármen Lúcia Rocha, quien se reunió con los máximos representantes de los juzgados de la región norte de ese país suramericano, para evaluar la rebelión en la cárcel, Anísio Jobin de Manaus.

El encuentro para este jueves, según la Agencia Brasil, es un intento de dar continuidad a los esfuerzos del poder judicial para encontrar soluciones a la crisis.

El dato: 56 personas murieron durante un "sangriento" motín en la cárcel brasileña Anísio Jobin de la ciudad de Manaos, capital del estado de Amazonas, tras el enfrentamiento de dos facciones criminales rivales, según confirmaron las autoridades de ese país el pasado lunes.

A cuatro días de la masacre en Manaos, unos 33 cadáveres fueron encontrados en una cárcel del estado brasileño de Roraima, en el norte del país. 

Y más recientemente, otra matanza dejó al menos cuatro muertos en la cárcel Raimundo Vidal Pessoa, en el centro de la ciudad brasileña de Manaos, capital del estado de Amazonas

El doctor en Ciencias Sociales y profesor de la Pontificia Universidad Católica de Minas, Robson Sávio Reis Souza, explicó que la situación del sistema penitenciario brasileño responde, entre otras cosas, al hecho de que en ese país se practica “una justicia selectiva”, que se aplica casi exclusivamente a personas afrodescendientes y pobres.

La sobrepoblación carcelaria es uno de los problemas fundamentales del sistema penitenciario brasileño, duramente criticado por especialistas de Naciones Unidas por el trato cruel, inhumano y degradante que reciben los reclusos.

Según estudios recientes, en todo Brasil guardan prisión en la actualidad más de 668.000 ciudadanos, cuando en las cárceles la capacidad existente está concebida para encerrar apenas a 394.800 procesados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario