lunes, 23 de enero de 2017

Hammon-Valls, un enfrentamiento entre dos izquierdas en Francia

Por Luisa María González

París, 23 ene (PL) Militan en el mismo partido y se declaran de izquierda, pero en Francia muchos reconocen que el duelo entre Benoit Hamon y Manuel Valls, finalistas en las primarias socialistas, representa un enfrentamiento entre dos izquierdas.

Ambos políticos ganaron la primera vuelta de las primarias y protagonizan desde hoy la lucha por ganar el boleto hacia las venideras elecciones presidenciales, previstas en abril y mayo.

Aunque durante meses los analistas consideraron al ex primer ministro Valls como el favorito para imponerse en las primarias, en los debates televisivos Hamon comenzó a ganar apoyo y finalmente consiguió clasificarse en primer lugar con más del 36 por ciento, frente al 31 de su rival.

Ahora vendrán mítines, declaraciones a la prensa y un nuevo debate televisado en el que seguramente aflorarán las diferencias entre proyectos concebidos desde izquierdas diferentes, calificadas incluso de irreconciliables.

Por un lado, Valls llega como el candidato símbolo de la continuidad del gobierno de François Hollande.

En consecuencia, el ex primer ministro alega a su favor la experiencia en el Ejecutivo y se define como el representante de 'una izquierda responsable' capaz garantizar bases sólidas para el futuro del país.

Sin embargo, Valls también encarna la continuidad de un quinquenio que sembró decepciones y aprobó medidas muy impopulares, como una ley para el Crecimiento económico y otra del Trabajo que fueron ampliamente rechazadas por la mayoría de la población.

Incluso en el seno del Partido Socialista (PS) la oposición fue notable y estuvo encabezada por la llamada 'ala izquierda' de la formación, con el propio Hamon como una de las figuras principales.

Mientras Valls está considerado representante de la izquierda conservadora, por otro lado su contrincante se ubica en el ala radical y ejemplo de ello son sus propuestas de gobierno.

El político, que fue ministro de Educación en los primeros años del quinquenio Hollande, aboga por establecer una renta básica universal para todos los ciudadanos franceses, dirigida a contrarrestar la exclusión y marginalidad que afecta a una parte de la sociedad.

A las medidas de corte social se añaden otras ecologistas como impulsar la transición energética en los próximos años, pues para Hamon la prioridad está en el trabajo socio-ecológico como clave para promover un nuevo modelo de desarrollo nacional.

Tras conocerse los resultados y la clasificación Valls en segundo puesto, el ex primer ministro no demoró en salir a atacar a su contrincante precisamente en estos asuntos.

En referencia a la segunda vuelta de las primarias, el ex primer ministro estimó que los galos tendrán que elegir entre 'una derrota segura y una victoria posible, entre promesas irrealizables y una opción de gobierno responsable'.

Dadas las circunstancias, la disyuntiva se resume en decidir entre la continuidad y la renovación, entre lo conocido y lo esperanzador, entre la experiencia y el entusiasmo.

Paralelo a ello, otro de los puntos espinosos de la primaria de izquierda es la participación, cifrada en alrededor de 1,5 millones de votantes, muy por debajo de los 2,7 millones reportados durante las primarias de izquierda del 2011, previas a los comicios presidenciales de 2012.

Asimismo, el número equivale a menos de las mitad de los 4,2 millones contabilizados durante las primarias de la derecha realizadas en noviembre, como parte del actual proceso electoral.

Tal resultado es interpretado como una confirmación de la caída del apoyo al PS, tras cinco años de un gobierno que dejó una larga lista de inconformidades.

En consecuencia, los analistas indican que de cara a las elecciones presidenciales de abril y mayo, el socialista que resulte electo en la segunda vuelta podría verse afectado por el voto de castigo, a menos que logre verdaderamente reconquistar a sus electores.

lam/lmg


No hay comentarios:

Publicar un comentario