miércoles, 15 de febrero de 2017

A un mes de ser despedidos, gráficos argentinos continúan en protesta

Buenos Aires, 15 feb (PL) Los trabajadores de la planta argentina Artes Gráficas Rioplatentese (AGR), del conglomerado Clarín, encabezarán hoy una jornada de lucha en el emblemático Obelisco porteño, a un mes de ser despedidos. 

Pese a que han denunciado el silencio mediático sobre este conflicto gremial que comenzó el pasado 16 de enero, los operarios de la planta han tratado de romper la barrera para visibilizar su lucha por recuperar sus puestos.

Como acordaron el fin de semana último en una asamblea, en la que participaron varios sindicatos, los obreros realizarán al filo del mediodía una jornada de lucha y difusión.

Llevamos un mes de lucha, peleando contra despidos ilegales de Clarín, que ha dejado 380 familias en la calle, y que pretende volver a producir todas las revistas con trabajadores flexibilizados, declaró el secretario general de la Comisión Interna de AGR, Pablo Viñas.

'Venimos a los medios porque los medios no vienen a la planta', agregó el líder sindical el pasado lunes, a las puertas del canal C5N, donde un grupo de ellos se reunieron para defender su lucha, igual que lo hicieran en el canal América TV.

'Estamos reclamando que dejen de tapar la noticia, queremos que nos atienda el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y nos dé soluciones, que los medios dejen de ocultar informaciones a la población', sostuvo Viñas.

Los operarios de AGR, que han reiterado en varias ocasiones que no bajaran los brazos hasta ser reincorporados, se mantienen desde el mismo día en que recibieron la noticia con la fábrica tomada, donde permanecen día y noche. A las fueras de las rejas verdes de la planta, aguardan sus familiares, que los acompañan en esta lucha.

El lunes pasado esperaban una respuesta del ministerio de Trabajo para saber en qué fecha se reunirían con el titular del sector pero hasta ahora no tienen día preciso.

Clarín justificó los despidos bajo el argumento de la fuerte reconfiguración que atraviesa el sector de la impresión comercial, pero sus trabajadores apuntan que se tratan de un cierre trucho (falso), pues las revistas que ellos imprimen siguen llegando a los estanquillos.

Queremos una respuesta con soluciones. La empresa debe reabrir la planta y reincorporarnos. Tiene que funcionar no con trabajadores flexibilizados, sino con los que tenemos derechos gremiales. Vamos a insistir en este reclamo, subrayó en días recientes Viñas.

AGR es la empresa gráfica más grande del país, con 780 trabajadores, de los cuales los 380 despedidos pertenecen a la sede del barrio de Pompeya, que cuenta con cinco impresoras rotativas, donde salen a la luz revistas, guías telefónicas, libros, manuales escolares y folletería de supermercados.

arc/may


No hay comentarios:

Publicar un comentario