viernes, 24 de febrero de 2017

EU.- ¿QUE PASA USA (II)?

Por Dr. Néstor García Iturbe

“La sensación de cumplir con el más sagrado de los deberes,
luchar contra el imperialismo donde quiera que esté”
Che

Independientemente de todo  lo que leemos en la prensa relacionado con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, considero interesante analizar a que han dedicado él y su Vicepresidente, sus primeros días en la Casa Blanca, sobre todo en relación con los contactos y decisiones más importantes. Pudiera haber alguna conversación telefónica o contacto que se haya escapado, pedimos excusa por esto, pero ofrecemos a nuestros lectores todas las que tenemos.

El conocer  esto nos va a permitir analizar con que países ya han realizado contacto, ya sea personal o telefónico, pues evidente esos países aparecen en la agenda de su gobierno como priorizados o son aquellos en los que piensa apoyarse para lograr algunos propósitos en la política exterior. En cuanto a las conversaciones telefónicas de Trump o de Pence con distintos dignatarios, aunque podemos acceder a todas, trasladaremos un resumen de lo hablado en aquellas que consideramos resultan de mayor interés.

En cuanto al análisis de las  Órdenes Ejecutivas que Trump ha firmado, lo cual también nos permite tener una idea de cuáles son los temas a los que dio atención primaria por considerarlos vitales en su actuar como presidente, dedicaremos otro artículo, para  que este no se demasiado extenso.

Después de uso días de intensa actividad, firmando órdenes, analizando propuestas para el gabinete y recibiendo noticias de las protestas que su presencia en la Casa Blanca había provocado, el Presidente Trump, el día 22 de enero, dos días después de su investidura como presidente, realizó su primer contacto telefónico con un dignatario extranjero, al menos es el primero que está registrado.  Ese contacto fue con el Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu.

Quizás Netanyahu no lo sepa, pero él fue el primero y eso quiere decir que por parte de Trump y su gobierno, que recién comienza, Israel tendrá un lugar privilegiado en la decisiones que se tomen.

El segundo dignatario con que Trump conversó telefónicamente, el 24 de febrero, fue con la Primer Ministro de la India, Nerenda Modi.

En la conversación, Trump destacó que Estados Unidos consideraba a la India como un verdadero amigo y compañero en la lucha sobre distintos temas mundiales. Analizaron la posibilidad de ampliar los vínculos entre los dos países en relación con la defensa y la economía. También hablaron  sobre asuntos específicos de la seguridad en el sur y Asia Central. Ambos plantearon que lucharían hombro con hombro contra el terrorismo.

Es posible que esta llamada se realizó pensando en futuros problemas con China debido a varias manifestaciones de Trump y la cancelación del Acuerdo Trans Pacífico.

El día 26 el Vice Presidente Pence habló por teléfono con el Ministro de Relaciones Exteriores de Australia, Julie Bishop. Al parecer esto se va a convertir en un estilo de trabajo, cuando Trump no pueda llamar o necesite que le preparen la escena, llama Pence a un funcionario de nivel que pueda transmitir las ideas e intereses de Estados Unidos  al máximo dirigente de la nación.

El 28 de enero puede decirse que fue el día dedicado a las llamadas importantes. Ese día Trump habló  por teléfono con el Primer Ministro de Australia, Malcom Turnbull, el Presidente de Francia, Francois Hollande, el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, la Canciller de Alemania, Angela Merkel y al Primer Ministro de Japón, Shinzo Abe. No incluyó a China en las llamadas de ese día, es comprensible por la situación que existía.

Pudiera decirse que el día 29 fue dedicado a dos grandes asuntos, el problema con China y el petróleo.  Trump se comunicó por teléfono con algunos representantes de países.  Ellos fueron, el Presidente actuante de la República de Corea, Hwang Kyo-Ahn, el Príncipe Muhammad bin Zayid Al Nuhayyan, de los Emiratos Árabes y al Rey Salman bin Abd Al-Aziz Al Saud, de Saudi Arabia.

Después de un receso, provocado por asuntos internos del país que demandaron su total atención, el 2 de febrero no se realizaron llamadas telefónicas, solamente reuniones con representantes de otros países. Trump se reunió con el Rey de Jordán, Abdullah II y el Vice Presidente Pence con el Vice Canciller Alemán y Ministro de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel.

Pudiéramos decir que el día 4 de febrero Trump realizó dos conversaciones telefónicas donde el problema de la OTAN debió estar presente de una forma u otra, estas fueron con el Presidente de Ucrania, Petro Poroshenko y la otra con el Primer Ministro de Italia, Paolo Gentiloni. El tema de la Otan también debió estar en las conversaciones de Trump del día 5 de febrero,  pus estas se realizaron con el Primer Ministro de Nueva Zelandia, Bill English y con el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg. Cómo el tema continuaba sobre la mesa, también las conversaciones telefónicas  del día 7 hicieron referencia al mismo ese día el Presidente Trump habló por teléfono con el Primer Ministro de España, Mariano Rajoy y con el Presidente de Turquía, Erdogan.

El día 9  comenzó el proceso de relajamiento de las posiciones con China.  Ese día Trump realizó solamente dos llamadas telefónicas, una al Presidente de China, Xi Jinping y la otra al Presidente de la República Islámica de Afganistán.  Ghani, en la  que seguramente hablaron de la lucha contra el terrorismo.

El día 10, como Trump estaba bastante atareado, el Vicepresidente asumió la tarea de los contactos con América Latina y otros. Dentro de estos habló por teléfono con el Presidente Mauricio Macri, de Argentina.

En la conversación, ambos estuvieron de acuerdo en la necesidad de redoblar los esfuerzos para incrementar la creación de puestos de trabajo y el desarrollo económico de las dos naciones. Pence consideró que la decisión de Argentina de realizar en dicho país la reunión del G-20 del 2018 ofrecía una magnífica oportunidad de que Argentina juegue un papel importante en la economía global. Ambos líderes acordaron mantener frecuentes conversaciones sobre asunto s bilaterales y hemisféricos. Pence le informó a Macri que Trump hablaría con él dentro de poco tiempo.

Ese propio día Pence también habló por teléfono con Juan Manuel Santos, el Presidente de Colombia.

Ambos conversaron sobre la importancia de las relaciones bilaterales entre los dos países, que han existido por muchos años y se plantea profundizarlas y fortalecerlas, en especial en problemas de seguridad. El Vice Presidente felicitó a Santos por los pasos iníciales en la implementación de los acuerdos de paz. Ambos acordaron mantenerse en comunicación para analizar prioridades bilaterales y regionales.

También Trump realizó ese día algunas llamadas telefónicas. Seguramente en estas llamadas primaron dos aspectos, uno de ellos el petróleo y el otro el terrorismo. Habló con el Primer Ministro de Irak, Haider al-Abadi, con el Amir de Qatar, Tamin Bin Hamad al-Thani y con el Amir de Kuwait, Sabah Al-Ahman Al-Jabir Al-Sabah.

La visita a Estados Unidos del Primer Ministro de Japón, Shinzo Abe, realizada el día 11 de febrero, ocupó todo el tiempo de  Trump, tanto en la  atención que le dedico como en la firma de  una declaración conjunta con la que culminó la visita.

Otro día dedicado a la influencia en América Latina fue El 12 de febrero, ese día Trump habló por teléfono con el Presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski.

En la conversación se citaron las fuertes relaciones bilaterales que existen entre ambos países y la necesidad de profundizar estas. Los dos mandatarios coincidieron en la importancia de crear un estado que promueva el desarrollo económico permanente en ambos países.

Trump trasladó a Kuczynski su preocupación por la situación en Venezuela, incluyendo la situación humanitaria existente en dicha nación. Ambos líderes hablaron sobre la necesidad de promover gobiernos democráticos en el Hemisferio Occidental.  Los presidentes acordaron reunirse en un futuro próximo.

Continuando la ofensiva sobre América Latina, el día 13 de febrero, el Vice Presidente, Prince habló por teléfono con el Presidente de Brasil, Michel Temer.

En la conversación hablaron de vías para fortalecer las relaciones bilaterales entre los dos países. También hablaron de la importancia de compartir los mismos valores, incluyendo el respeto por las instituciones democráticas y el cumplimiento de las leyes, la disposición a garantizar la seguridad hemisférica y el interés común en crear empleos y estimular el crecimiento económico. Ambos quedaron en mantenerse en estrecho contacto para trabajar en la visión conjunta de mantener un hemisferio próspero y estable.

Ese mismo día el Presidente Trump conversó telefónicamente con el de Colombia, Juan Manuel Santos.

En la conversación se habló de la importancia de mantener la larga historia de cooperación entre Estados Unidos y Colombia, uno de los aliados más fuertes en el Hemisferio Occidental. Trump reiteró el valor que Estados Unidos le daba a esta relación y ambos analizaron el apoyo que Estados Unidos podía dar al esfuerzo de Colombia en lograr una paz justa y duradera, después de 52 años de conflicto armado con la fuerzas guerrilleras.

El Presidente Trump expresó su preocupación sobre la situación en Venezuela y ambos líderes consideraron importante promover el respeto a las instituciones democráticas y las normas establecidas en el Hemisferio Occidental.  Ambos líderes plantearon tendrían una reunión en el futuro.

Dentro de las actividades de Trump, el día 13 de febrero, estuvo la reunión con el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, con el que firmó un Comunicado Conjunto.

El día 15 de febrero Trump se reunió con el Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu.  Recuerden que este fue el primer país al que Trump llamó después de llegar a la Casa Blanca. No debe quedar dudas de que todo lo que necesite Israel, está asegurado. En ese propio día el presidente estadounidense habló por teléfono con el Presidente de Sur Africa, Jacob Zuma y con el de Nigeria, Muhammadu Buhari.   Además de esto le envió una felicitación al  Presidente electo de Alemania, Frank Walter Steinmeier.

La ofensiva hacia América Latina no había terminado el 16 de febrero y aunque la actividad diplomática no fue muy amplia. Trump  buscó un momento para hablar por teléfono con Mauricio Macri, Presidente de Argentina.

La conversación con Macri estuvo dirigida a enfatizar los lazos bilaterales existentes actualmente entre Estados Unido y Argentina, lo que Trump resalto como ejemplo de buenas relaciones.  Trump destacó el papel de líder que en estos momentos el presidente Macri está asumiendo en la región. También invitó a Macri para que  visitara  Washington en los próximos meses.

El 18 de febrero fue un día bastante atareado para el Vicepresidente. Aprovechando su estancia en una reunión internacional,  sostuvo reuniones con representantes de distintos países, el Primer Ministro de Turquía, Yildrim, los Presidentes de Lituania, Dalia Grybauskaite, Latvia, Raimonds Vejonis y Estonia, Kersti Kaljulaid. El presidente de la región Iraquí del Kurdistan, Masoud Barzani, El Primer Ministro de Iraq, Abadi, el Presidente de la República Islámica de Afganistán, Ghani y la Canciller Alemana, Angela Merkel.

El 19 de febrero se caracterizó por estar trabajando en dos frentes, Trump desde Washington y Pence desde Munich.  Trump habló por teléfono con Keith Rowley, primer Ministro de Trinidad Tobago. También habló por teléfono con el Presidente de Panamá, Juan Carlos Varela.

En la conversación entre Trump y Varela se habló de la cooperación entre ambos países y las responsabilidades compartidas en la región. Ambos confirmaron los fuertes lazos entre Estados Unidos y Panamá y aseguraron que continuaron la cooperación en problemas claves de seguridad, incluyendo el crimen organizado internacional y la guerra contra las drogas.

Ambos hablaron sobre la situación en Venezuela, incluyendo la importancia de exigir respeto por las normas democráticas y el proceso que se lleva a cabo en ese país. Trump invitó a Varela para que viajara a Washington próximamente.

Ese propio día, el Vice Presidente se reunió con el Presidente de Ucrania, Petro Poroshenko y con el Primer Ministro de Bélgica, Charles Mitchel.

El 21 de febrero el Vice Presidente se reunió con el Ministro de Relaciones Exteriores de Australia, Julie Bishop. Ese propio día Trump envió una nota de condolencia al gobierno Ruso por la muerte de su representante ante las Naciones Unidas.

Cómo pueden comprender, según lo conversado por los representantes de Estados Unidos con varios mandatarios de países de América Latina, se considera que Macri y Temer están realizando un magnífico trabajo.

La preocupación de Trump con la situación en Venezuela se ha puesto de manifiesto en varias de las conversaciones, donde al parecer,  todos los interpelados han estado de acuerdo con las preocupaciones de Trump.

“A LA IGNOMINIA, LA TRAICION ES GUIA”     José Martí.

La Habana, 23 de febrero del 2017

GRUPO EL HERALDO  sarahnes@cubarte.cult.cu


No hay comentarios:

Publicar un comentario