miércoles, 29 de marzo de 2017

Alicia Alonso, homenajeada entre aplausos por universidad salvadoreña

Cubasí  -   PL  -  Miércoles, 29 Marzo 2017 17:59

La prima ballerina assoluta Alicia Alonso cautivó al público que colmó hoy el teatro de la Universidad de El Salvador para presenciar la entrega del Doctorado Honoris Causa a la legendaria artista cubana.

A sus 96 años, Alicia mostró la clase que la caracterizó al responder con una reverencia a la cerrada ovación que le prodigaron los presentes, y aunque habló poco, sus gestos y palabras fueron vitoreados.

De hecho, mantiene intacto su sentido del ritmo, tamborileando sobre una mesa al compás del himno de su país, cuyas notas finales remató con un 'ÂíViva Cuba!' que le valió otra sesión de aplausos de un auditorio fascinado por su sola presencia.

En el lunetario y los pasillos del teatro habían diputados, académicos, artistas, diplomáticos y estudiantes de todas las edades, incluso niñas como Emily Paola, que al ver a su ídolo rompió a llorar de emoción.

Otro muy emocionado fue el célebre diseñador Rossemberg Rivas, un balletómano confeso para quien esta condecoración marca un hito y constituye una reconciliación con la sensibilidad artística de esta universidad.

'Más que una opción, darle el Honoris Causa a Alicia era una obligación, porque las personalidades como ella merecen eso y mucho más', aseguró a Prensa Latina el versatil artista, recientemente condecorado por su aporte a la imagen del país.

Roger Arias, rector de la alta casa de estudios, consideró un honor homenajear a Alicia, y con ella al esfuerzo visionario de la Revolución cubana para llevar la cultura al pueblo y desarrollar la enseñanza artística.

Iliana Fonseca, embajadora de Cuba en El Salvador, coincidió en que este doctorado reconoce a Alicia como figura, al Ballet Nacional de Cuba como institución y al arte cubano y sus impulsores, como el líder histórico Fidel Castro.

En nombre de Alicia habló su esposo, Pedro Simón, quien agradeció a la Universidad de El Salvador por abrirle sus puertas al ballet cubano, cuyo éxito es la prueba irrefutable de que la tradición puede nutrirse de las esencias nacionales.

Simón, director del Museo Cubano de la Danza, destacó la capacidad latinoamericana de enriquecer los clásicos y envió un saludo especial al estudiantado universitario, público muy vinculado al ballet de Alicia Alonso desde sus orígenes.

Investida ya como Doctora Honoris Causa, la prima ballerina assoluta recibirá mañana de manos del presidente Salvador Sánchez Cerén la Orden del Libertador de los Esclavos José Simeón Cañas en el grado de Gran Oficial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario