martes, 7 de marzo de 2017

Estados Unidos irrita a China al empezar el despliegue de un sistema antimisiles en Corea del Sur

El operativo se produce horas después del nuevo ensayo de misiles de Corea del Norte

Un camión que transporte partes del sistema antimisiles, a su llegada a la base militar de Osan, en Corea del Sur, en una imagen facilitada por el Ejército de EEUU. AP

EL PERIÓDICO  -  PEKÍN  -  ADRIÁN FONCILLAS
MARTES, 7 DE MARZO DEL 2017 - 14:04 CET

Son días convulsos en Asia. A Corea del Sur han llegado ya las primeras piezas del escudo antimisiles estadounidense que solivianta por igual a Pyongyang, Pekín y Moscú. Su finalidad declarada son los misiles norcoreanos pero China y Rusia sospechan que también fiscalizará su territorio. Las presiones chinas en las últimas semanas no han sido escasas ni tibias. Ha prohibido las célebres producciones televisivas surcoreanas, cancelado actuaciones de sus artistas y su prensa oficial ha espoleado el boicot a sus empresas.

Pekín ha repetido este martes su “firme oposición” al escudo y amenazado con acciones sin especificar. “China tomará las medidas necesarias para defender sus propios intereses de seguridad. Todas las consecuencias serán achacables a Estados Unidos y Corea del Sur”, ha explicado en rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Exteriores, Geng Shuang.

Estados Unidos había insistido durante una década a Seúl para que le permitiera desplegar la Terminal de Defensa Aérea de Alta Altitud (THAAD, por sus siglas inglesas) en su territorio. El ritmo de lanzamientos de misiles norcoreanos se dobló en el último año y convenció a Seúl de la necesidad de blindarse a pesar de las presiones chinas. Estados Unidos ha acelerado los trámites porque es más que probable que el proceso de impeachment de la actual presidenta, Park Geun-hye, devuelva a los liberales al Gobierno. La oposición y buena parte de la población surcoreana se oponen al escudo por el deterioro de las relaciones con China y Rusia y por los temores a que las instalaciones se conviertan en un objetivo prioritario de los misiles norcoreanos.

PROVOCACIONES PERMANENTES

"Las continuas provocaciones de Corea del Norte, que incluyen el lanzamiento de misiles de este lunes, confirman la prudencia de nuestra decisión de desplegar el sistema antimisiles", ha subrayado el comandante en jefe para el Pacífico, Harry Harris. Las primeras piezas han llegado esta madrugada a la base aérea de Osan, en Corea del Sur, según muestran imágenes facilitadas por el Ejército estadounidense.

Los THAAD, en servicio desde 2008, están formados por un radar, seis plataformas de lanzamiento montados sobre camiones, 48 misiles y un panel de comunicaciones. Los 4.000 kilómetros de alcance de su radar cubrirían una buena porción del suelo ruso y chino, lo que concedería a Washington una información muy valiosa y podría también inutilizar sus misiles. El radar también cubre el Mar del Sur de China, donde las fuerzas militares chinas y estadounidenses acumulan roces.

La plataforma ha estimulado el debate entre los expertos. Se discute si China es el objetivo principal o secundario del THAAD e incluso su eficacia contra la amenaza norcoreana. Muchos argumentan que sería inútil para interceptar buena parte de los misiles norcoreanos porque carece de la velocidad y el alcance necesarios.

El sistema podría quedar anulado si Pyongyang lanzara misiles simultáneos y no es eficaz contra los que parten desde submarinos, según la web especializada 38 North. Esas dudas sobre su funcionamiento apuntalan las sospechas de que su objetivo real es China.

NUEVA FASE DE LA ESCALADA

Tres de los misiles norcoreanos lanzados ayer cayeron en el Mar de Japón. El presidente de EEUU, Donald Trump, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, han hablado por teléfono sobre el tema. "Japón y EEUU consideran que el lanzamiento de misiles por parte de Corea del Norte va en contra de las resoluciones de la ONU y es una clara provocación hacia la región y hacia la comunidad internacional", ha subrayado Abe. "La amenaza de Corea del Norte ha entrado en una nueva fase", ha añadido.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha convocado una reunión urgente para el miércoles a petición de EEUU y Japón. Pyongyang aseguró que estaba en la "fase final" de desarrollo de un nuevo misil intercontinental, a lo que Trump respondió que "Corea del Norte nunca tendrá misiles que puedan alcanzar EEUU".


No hay comentarios:

Publicar un comentario