sábado, 4 de marzo de 2017

EU.- ¿UN DONALD TRUMP DIFERENTE?

Por Néstor García Iturbe

Algunos comentaristas  y periodistas estadounidenses han destacado que el discurso del presidente Trump en la Sesión Conjunta del Congreso, el día 28 de febrero, fue bastante distinto a lo que normalmente ha estado diciendo desde el día que llegó a la Casa Blanca. La diferencia ha estado principalmente en la forma y en algunos casos en el contenido.

SE ha planteado, inclusive, que es posible el edificio del Capitolio ejerza una influencia positiva sobre el presidente. Recuerden su discurso inaugural, donde habló de que negros, mulatos y blancos todos eran iguales, de acabar con la política de injerencia en otros países, de mejorar las condiciones de vida de los estadounidenses, de crear empleos y de luchar contra el crimen y la droga. Ahora en este otro discurso, también  en el Capitolio, nos muestra una imagen distinta y ciertas ideas nuevas sobre su gestión presidencial, que agradan a una buena parte de la audiencia.

Quizás el asunto sea que Trump se ha comenzado a comportar como un presidente de Estados Unidos, como uno de los tantos que lo precedieron. De esos que llega a realizar acuerdos secretos hasta con sus enemigos para ver beneficiado sus intereses, o que le aprueben algo que presentó al Congreso. Es decir, que se metió de lleno en la politiquería.

Veamos la esencia de lo que dijo Trump.

Sus primeras palabras fueron sobre la necesidad de respetar los derechos civiles de los estadounidense, la celebración de la conclusión del Mes de la Historia de los Negros y las amenazas frecuentes contra la Comunidad Judía, lo que le permitió decir que la nación debía luchar contra todo lo siniestro y condenar el odio en todo tipo de forma.

Señalo que hoy existe un nuevo optimismo y que el espíritu de Estados Unidos se están renovando y los aliados estarán de acuerdo que el país está listo para dirigir ( el mundo). Todas las naciones del mundo encontraran un Estados Unidos fuerte, orgulloso y libre. No dejaré que los errores de  décadas recientes determinen  el curso de nuestro futuro.

(En esta parte del mensaje expone una política de lucha contra todo lo siniestro, centrándola principalmente en la Comunidad Judía, uno de sus principales aliados, al igual que Israel y posteriormente menciona lo que criticó de Obama, que ha sido una política de todos los presidentes anteriores, el “excepcionalísimo” estadounidense, que fundamenta la Doctrina del Destino Manifiesto, cuando dice que Estados Unidos está listo para dirigir el mundo. Volvemos al pasado, no se auguran cambios, al menos por lo que dijo Trump)

Continuó su discurso hablando de la política de rescatar los empleos que se han enviado a otros países, el cierre de fábricas en Estados Unidos para abrirlas en el exterior. El financiamiento de proyectos globales (TPP) en otros países, que costaron trillones de dólares, mientras las ciudades de Estados Unidos carecían de fondos para sus necesidades.  La defensa de las fronteras de otros países mientras las estadounidenses las cruzaba cualquiera y era una vía para introducir las drogas. Todo esto en el 2016 se volvió un clamor popular y comenzó la rebelión de personas de todas las razas y credos, familias que desean una mejor forma de vida para ellos y sus hijos.

Recalcó que las industrias volverían a funcionar, que los veteranos tendrían la atención debida, que las fuerzas armas contarían con todo lo necesario que esos valientes guerreros se merecen, que la decadente infraestructura del país se mejorará con nuevos túneles, puentes y carreteras, la epidemia de la droga se eliminará, las ciudades serán más seguras y sobre todo siempre pondremos a Estados Unidos y al estadounidense en primer lugar.

(Aquí podemos decir que no ha dicho nada nuevo, ha repetido mucho de lo que dijo en la campaña electoral y lo que ha mantenido en distintos discursos.  Todo esto no puede cambiarlo de un día para otro, requiere tiempo y sobre todo que la mayoría de la población comience a sentir el beneficio de lo que realice, todo lo cual además requiere una menor oposición por parte de la prensa y los demócratas.)

En el campo de la Economía, destacó que un gran número de empresas anunciaron que invertirían billones de dólares en Estados Unidos que crearían miles de nuevos empleos (entre estas empresas están la que cancelaron sus inversiones en México). Explicó que la Bolsa de Valores había aumentado casi tres trillones de dólares desde su elección. Que le había ahorrado billones de dólares a los contribuyentes con las cancelaciones del F-35 ( además del Air Force One) y de otros contratos en distintas agencias del gobierno. El congelamiento de la contratación de nuevos empleos en el gobierno Federal y otras medias para luchar contra el aumento del gobierno y la corrupción.

La eliminación de regulaciones que actuaban contra la creación de nuevos empleos. La autorización de los oleoductos Keystone and Dakota Access Pipelines, la salida del acuerdo Trans Pacífico que actuaba negativamente sobre la creación de empleos en Estados Unidos.

(Algunas de estas nuevas medidas resultan de beneficio para las grandes empresas, sobre todo las que tiene que ver con la eliminación de regulaciones y el aumento de valores en la bolsa. Otra de ellas como la de los oleoductos tiene una fuerte oposición por parte de los ambientalistas y las tribus nativas.

Los acuerdos del TPP no pueden considerarse totalmente muertos, es posible que se inicie una negociación individual con algunos países para modificarlos y dar una ventaja aún mayor a Estados Unidos. Especialmente con Canadá y México, países fronterizos con los que es conveniente tener las mejores relaciones posible. En particular México es un país al que debe dársele un tratamiento especial.

La economía de México se encuentra en un estado caótico, con la eliminación de las inversiones por empresas estadounidenses la situación será más explosiva. Para millones de mexicanos la oportunidad de vivir y de que su familia viva, está en cruzar a Estados Unidos y trabajar por el salario de hambre que les pagan a los ilegales, que siempre es más de lo que pudieran obtener en México. El problema de la droga procedente de México se estimula por el mercado existente en Estados Unidos y para algunos representa una forma de vida, criticable, pero es una forma de vida.

El muro, el cual mencionó nuevamente en este discurso,  es un impedimento físico, pero otras motivaciones pudieran ser más fuertes que el muro, la Gran Muralla China no fue un impedimento cuando las motivaciones promovieron el cruzarla, el año 1644 cuando los Manchu Qing marcharon a través de las puertas del Paso Shanhai, entraron en China y sustituyeron el gobierno de los Ming. Algo similar puede suceder con el muro fronterizo entre Estados Unidos y México. ¿No sería más inteligente tratar de mejorar la situación económica de México? Algunos dirían que entonces el muro sería necesario en la frontera entre México y Guatemala.)

Hablo de las instrucciones impartidas a distintos órganos del gobierno para reducir los crímenes violentos, desmantelar las organizaciones criminales que se encuentran esparcidas por toda la nación, detendrá el tráfico de drogas y hará un programa para curar a los adictos, vigilará el cumplimiento de las leyes de inmigración y seguridad de la frontera, lo cual plantea que ayudará a elevar los salarios, disminuir el desempleo, ahorrar billones de dólares  y hacer las comunidades más seguras para todos.

( En relación con estas promesas se ha planteado que se está analizando la forma de aplicación de las leyes de inmigración, no ya para deportar a todos los indocumentados sino aquellos que han estado involucrados en crímenes y en violar las leyes, lo cual es una nueva perspectiva sobre el asunto. También sobre el Obamacare se plantea que los estudios del sistema que se implantará deben tomar un tiempo, pues no puede dejarse a una buena parte de la población sin protección médica de la noche a la mañana. Además el nuevo sistema que se ofrezca debe otorgar ventajas evidentes a la población estadounidense. Como dijo en su discurso, los malos tienen que irse del país) 

Otro serio problema del cual habló es el del presupuesto de Defensa, al parecer muchos de sus propios compañeros del Partido Republicano no están muy de acuerdo con su propuesta. Siempre el presupuesto de Defensa provoca discusiones con el fin de llegar a una  cifra aceptable para todos, especialmente para el Departamento de Defensa y los componentes del Complejo Militar Industrial.  La cifra que se está discutiendo al parecer será aceptable para todos los interesados, pero la misma amenaza con disminuir el presupuesto del Departamento de Estado en un 37 por ciento.

Según se plantea por los Senadores Lindsey Graham (R-SC) y Mitch Mc Connell esa propuesta no será aceptada.

Analicemos un poco la propuesta de Trump,  la cual no puedo negar que me agrada. No es precisamente que me sienta feliz porque el Departamento de Defensa tenga más dinero para gastar en armas y aventuras militares, lo que me agrada es que la rebaja al presupuesto del Departamento de Estado se plantea  afectará los fondos disponibles para la USAID, lo cual quiere decir, que muchos de los proyectos de esa agencia, subvencionando la oposición en distintos países, fortaleciendo los mecanismos de subversión creados por Estados Unidos, no contarán con los fondos necesarios para continuar los mismos o sufrirán una disminución.

Realmente Trump está cambiando su estilo, aunque el contenido casi es el mismo, con ligeras modificaciones, lo que pudiera satisfacer los intereses de más miembros de la clase dominante y por lo tanto incrementar los niveles de aceptación del mismo, que buena falta le hace.

La Habana, 3 de marzo del 2017


No hay comentarios:

Publicar un comentario